Historia de Buenos Aires con aroma a café.

75
Compartir

La mística de los cafés notables porteños por dentro.

Tienen más de 100 años de antigüedad y son íconos de la Ciudad de Buenos Aires. Un recorrido por los bares y cafés más antiguos y tradicionales de San Telmo, Monserrat, San Nicolás, Boedo y Colegiales.

CAFÉ TORTONI.- Café Tortoni, fundado en 1858 en el barrio porteño de Monserrat. En el 2018, este mítico café-bar cumple su 160 aniversario. Obras de arte, cuadros pintados, arañas colgadas en el techo, mesas de mármol, sillas de madera con cuero, columnas al estilo francés y el techo decorado con vidrios pintados.

BAR FEDERAL.- Bar El Federal se inauguró en 1864 como un almacén de barrio y hoy funciona como bar-restaurante. El 25 de noviembre de 2004 fue declarado “Sitio de Interés Cultural” por la Legislatura Porteña. Sus puertas de madera con manijas de acero. Decoraciones de botellones con años de antigüedad y grandes historias detrás. Sigue manteniendo la fachada, sus ventanales y puertas originales. La famosa barra. Con reloj de agujas y una llamativa estructura de madera y vidrio de color, allí los clientes habitúes del lugar toman asiento para disfrutar de los tradicionales platos de la casa.

LOS 36 BILLARES.-Los 36 Billares, el café bar notable que está ubicado en Avenida de Mayo, fue inaugurado en 1894 cuando recién se abría esa avenida. Hoy es todo un ícono del barrio de Montserrat. Rica comida, rico café, buen juego y también clases de billar. En 2013 cerró tras ser comprado por una cadena de pizzerías. En 2014 reabrió sus puertas luego de un trabajo de remodelación y restauración. El subsuelo fue reciclado a nuevo, conservando las características y el estilo propios.

LA POESÍA.- La Poesía está abierto desde 1982 cuando el poeta Rubén Derlis lo inauguró en la esquina de Chile y Bolívar y lo convirtió en un ámbito de referencia de la Generación de los Sesenta. Su interior está intacto, bien cuidado por los clientes y quienes trabajan allí. Mesas y sillas de madera, estanterías con botellones y ventiladores de techo. En las paredes del bar notable no faltan poesías escritas por los mejores autores y retratos de las celebridades habitúes del lugar.

BAR DE CAO.- Bar de Cao está desde 1915 en una esquina disputada entre los barrios San Cristóbal y Balvanera.Portaretratos con fotos de personalidades que pasaron por el bar y recuerdos de los primeros años del bar.

(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)

CAFÉ MARGOT.– En Boedo, desde 1904 en la esquina de San Ignacio y Avenida Boedo está Café Margot, un ícono del barrio. La especialidad de la casa el sándwich de pavita al escabeche. 

(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)

CELTA BAR.- Celta Bar, desde 1915. Con mesas en la vereda y en el interior. Picadas, aperitivos, cervecería y cafés, todo en un mismo lugar para disfrutar con amigos. Cocina a la vista. Pizarrones con promociones y el menú que ofrecen a diario. Maquinarias antiguas, botellones, sifones, entre otros objetos que decoran el interior de Celta Bar. Decoraciones pintadas a mano, coloridas y de flores, molduras con vidrios y colores neutros y madera.

(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)

EL GATO NEGRO. La fachada de El Gato Negro, con el clásico toldo negro, y las letras doradas. En la mitad de la cuadra está este mítico café experto en cafés y tés en hebras. En El Gato Negro no solo se puede consumir en el lugar, sino que también existe el sistema take away para comprar los granos de café y distintos tipos de té. Piso cuadrillé en amarillo y negro, mesas y sillas de madera, un ícono del bar.

(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)
(Guillermo Llamos)

CAFÉ 8 ESQUINAS.-Un ícono de Colegiales sobre la Avenida Forest 1186. El interior del café está decorado con botellas y portaretratos de personalidades de la música y sobre todo del tango. Café y medialunas, una pareja que no falta en los pedidos de los clientes que concurren a 8 Esquinas.

ADNbaires