Abierto de Australia: Schwartzman debutó con un triunfo sobre Krajinovic

El argentino, 13° del ranking mundial, ganó en sets corridos en Melbourne.

38
Compartir

Diego Schwartzman empezó su campaña en el Abierto de Australia con un triunfo sobre el serbio Filip Krajinovic; sólido en el desempeño y firme en los números, pero con una mueca de preocupación por un desenlace en el que mostró molestias físicas. El argentino, 13° del ranking, se impuso con parciales de 6-3, 6-4 y 7-5 en 2 horas y 29 minutos de acción. En la próxima etapa, se enfrentará con el australiano Christopher O’Connell, que derrotó al francés Hugo Gaston por 7-6 (7-4), 6-0, 4-6 y 6-1.

El cotejo, al sol de la mañana en el 1573 Arena, comenzó con una muy buena actuación del argentino, que dominaba desde el fondo con paciencia para tejer su juego, mientras Krajinovic empezaba a sumar errores no forzados. En el segundo parcial, el Peque comenzó a sumar más fallos en su cuenta, pero le alcanzó un quiebre para tomar dos sets de ventaja.

El Peque tenía el encuentro bajo control, y se disponía a sentenciar el duelo con ventaja de 5-2 en el tercer parcial. Pero comenzaron a aparecer molestias en la pierna derecha, y cedió dos games de manera consecutiva, al 5-4, cuando solicitó la presencia del fisioterapeuta. “No me puedo mover”, le dijo a sus allegados. Desde la tribuna, miraban con preocupación el coach Alejandro Fabbri, el preparador físico Martiniano Orazi, y Eugenia De Martino, novia del jugador. Schwartzman recibió masajes en el cuádriceps derecho, pero en la reanudación le costaba mantener la movilidad.

Con el score 5-5, Schwartzman ajustó como pudo su tenis; buscó más las líneas y arrinconó a un adversario al que le costaba lo básico en estas situaciones: poner la pelota en juego. Mantuvo el argentino para adelantarse 6-5, y presionó sobre el servicio del europeo para terminar el cotejo: un revés paralelo lo dejó match-point, y Krajinovic hizo su parte con una doble falta. Así, con un éxito por 6-3, 6-4 y 7-5, el Peque sacó pasaje a la segunda vuelta.

“De físico terminé bien. Tuve calambres, pero creo que fue los nervios. No es algo que tenga nada que ver con la preparación del partido ni con la hidratación, que son dos cosas que hago bien. No sé por qué se dio. Fui teniendo un par de tirones, hasta que esos calambres pasaron a mayores y me perjudicaron mucho para cerrar el partido más rápido. Por suerte, entre los errores de él y algunos aciertos míos lo pude terminar en tres sets. Si se alargaba, me iba a terminar complicando. No es la primera vez que pasa, pero no me cambia mucho, tengo casi 48 horas para descansar hasta el próximo partido”, comentó Schwartzman tras el encuentro.

Dentro de un cotejo de extraña resolución, Schwartzman terminó con un alto porcentaje en la devolución (ganó el 46% de los puntos); en el balance hubo paridad en los tiros ganadores (27 del argentino, por 20 de Krajinovic), pero los errores no forzados marcaron el desequilibrio: el serbio totalizó 53 desaciertos, contra 36 del Peque, que recién sumó varios en la parte final, cuando el físico lo limitó.

“Siempre hay un punto para mejorar, pero eso te lo terminan dando los partidos. La mayoría de los jugadores no llegamos acá con muchos partidos; es el torneo el que te termina de poner a punto después de que la mayoría hace la pretemporada, y son los partidos los que te dan el ritmo y la velocidad. Pero siento que empecé bien, en Sydney me sentí muy rápido, pegando rápido, la de hoy era para una victoria buena y al final se me complicó”, aceptó el Peque, que con este éxito sobre Krajinovic llegó a 107 triunfos sobre canchas duras e igualó la cantidad de éxitos de Guillermo Vilas en esta superficie.

Diego Schwartzman avanzó con algunos apuros a la segunda rueda en el Open australiano; su próximo rival, el local O'Connell

Diego Schwartzman juega una devolución de derecha ante Filip Krajinovic, de SerbiaAndy Brownbill – AP

En la próxima etapa lo espera O’Connell, de 27 años y 175° del ranking, que ingresó en el torneo merced a una invitación especial de la organización, y que aprovechó su oportunidad al superar al joven Gaston en el debut. “Va a ser un buen desafío porque no lo conozco; lo vi jugar varias veces y me gusta su estilo, se anima, va para adelante, tiene buen revés a una mano. Ojo, que ganó un buen partido, y con la gente a favor y en su país va a sacar un plus. Pero me gusta el reto y ahí estaremos para dar batalla”, consideró el 13° del mundo.

Por último, y ya sin el nueve veces campeón Novak Djokovic en el cuadro, Schwartzman le contó a LA NACION sus candidatos para el Open. “Sin ver el cuadro, pero por lo que vienen haciendo, los favoritos son Medvedev y Zverev. A Stefanos Tsitsipas lo hubiera puesto ahí también. Viene agarrando ritmo, pero hay que ver bien como está, es muy peligroso. Y también Rafa… Arrancó bien Nadal, lleva varios partidos acá. Compartí vestuario con él, lo vi entrenarse y está con las ganas de siempre, se lo ve más prendido que nunca… y eso impone mucho respeto. Tiene un plus que puede sacar, y eso lo hace también uno de los candidatos”.

(Imagen principal: Diego Schwartzman festeja; el Peque consiguió un sólido triunfo sobre el serbio Filip Krajinovic en su estreno en el Abierto de AustraliaAndy Brownbill – AP)

ADNbaires