Atlético de Madrid, finalista.

66
Compartir

Con gol argentino derrotó al Barcelona en Arabia Saudita.

Un gol a los 19 segundos del segundo tiempo y dos malas decisiones de Pique dejaron a los de Valverde con las manos vacías. Se sabe, los de Simeone no perdonan.

Antoine Griezmann​ intenta explicar la dura caída y, con cierta lógica, no puede. “No sé analizar la derrota. Ha habido algunos errores nuestros y ellos al final han tenido más piernas. A nosotros nos ha costado. Hay que volver a ver el partido, pero tenemos que mejorar y trabajar. Sólo con eso podemos estar ahí arriba”, dijo el delantero francés. Y siguió: “En el tercer gol del Atlético yo fallo un pase anterior. Al final hay errores que te hacen perder un partido, una Liga, una Champions, un título… A trabajar y ya está”.

Si de errores se trata Barcelona tuvo muchos y ante un equipo que suele exprimir las pocas situaciones de gol que tiene, lo pagó carísimo. Así, un partido que parecía encaminarse a una goleada cómoda derivó en una derrota dolorosa.

Los ejemplos más claros se dieron en los goles. En el arranque del segundo tiempo, después de una primera mitad en la que el equipo de Ernesto Valverde dominó, generó pero no supo definir, llegó un baldazo de agua fría a los 19 segundos.

Arturo Vidal dividió una pelota en el medio, se la dejó servida a Saúl que tocó rápido y frontal para Joao Felix, el delantero se acomodó y profundizó con Correa, que extendió perfecto para Koke y el recién ingresado metió el 1-0. Todo ocurrió ante un desacople generalizado de la defensa del Barcelona: Piqué salió lejos y no cortó, Umtiti cubrió mal y Sergi Roberto no alcanzó a cerrar.

Luego llegó el tramo de reacción, coraje y fútbol de Barcelona para dar vuelta la historia de la mano de Messi, los dos goles anulados por VAR que frenaron la goleada y abrieron camino al final inesperado. Allí otra vez los errores.

Vitolo entró solito al área y generó el penal que Morata transformó en 2-2. Otra vez Piqué salió lejos y Sergi Roberto quedó a mitad de camino. Al arquero Neto no le quedó otra que derribar al mediocampista.

Y el 3-2 final fue la tercera pesadilla de Piqué. Nuevamente lejos de su área, fue a dividir muy débil la pelota con Morata, perdió y dejó al equipo al desnudo. El delantero de Simeone filtró la pelota al mismo lugar por el que había entrado Vitolo en el segundo tanto. Esta vez fue el argentino Angel Correa el que le ganó a Sergi Roberto y definió ante la salida del arquero. (Foto principal: El delantero argentino del Atlético de Madrid Ángel Correa celebra mientras Piqué y Sergi Roberto terminan dentro del arco. EFE)

ADNbaires