Boca quedó eliminado por penales y con un VAR polémico

Racing también fuera de la Libertadores.

5
Compartir

En el Mineirao, terminaron 0-0. El local se impuso 3-1 en la definición. Fallaron Villa, Rolón e Izquierdoz.

Ya tenía demasiado Boca con enfrentar a Atlético Mineiro, el mejor de la fase del grupo. Pero tuvo que jugar también contra el VAR. Empataron 0-0 contra los brasileros los dirigidos por Miguel Russo, pero perdieron por goleada con el VAR. Sí, otra vez se hizo presente la tecnología y otra vez Boca fue el gran perjudicado. Al escandaloso gol que le anularon en la ida en la Bombonera, en Belo Horizonte se sumó otro no menos sospechoso por una presunta posición adelantada de Diego González en el gol de Marcelo Weigandt. Después, en los penales, el arquero Everson se vistió de héroe y le dio la clasificación a los locales. Pero la polémica seguirá por mucho tiempo. ¿A Boca lo sacaron de esta Copa Libertadores?

Lo que mejor hizo Boca en la serie fue minimizar a Atlético Mineiro. El conjunto de Belo Horizonte llegaba al duelo como el mejor de la fase de grupos y como el gran cuco de la competencia. Pero los dirigidos por Miguel Angel Russo lograron plantear partidos duros, cortados, de mucho achique de espacios. Es cierto que pensó mucho en proteger su arco y poco en atacar el rival. Pero eso tampoco es una aberración.

Le costaron los primeros minutos a Boca. No tanto por lo que hacía Atlético, sino por las condiciones de la cancha. El césped estaba malo y demasiado mojado; los jugadores no hacían pie. Al minuto, un desborde de Mariano encontró la llegada solitaria de Dodo, que remató débil a las manos de Agustín Rossi. Segundos después, el arquero le tapó un mano a mano a Matías Zaracho, que ingreso solo por entre los centrales. Fueron momentos de zozobra. Todo hasta que Cristian Medina pudo bajarle el ritmo al juego poniendo la pelota abajo del botín. También fueron importantes las apariciones de Cristian Pavón, con remates desde lejos o centros a la carrera. Se calmó Boca y se adelantó unos metros en la cancha. Norberto Briasco siguió estando solo arriba; pero los defensores dejaron de jugar cerca de Rossi. Y hasta tuvo una clarita la visita, con un disparo lejano de Villa que atajó Everson.

En el segundo tiempo el protagonista fue el VAR y el perjudicado nuevamente Boca. Le anularon un gol insólito al elenco argentino por un supuesto off-side del Pulpo González en el centro de Villa que terminó con el festejo de Weigandt tras un enorme error del arquero Everson. Se tomaron 8 minutos los árbitros para determinar que el volante de Boca estaba medio centímetro adelantado. Una jugada de la tecnología que atenta contra el espíritu del deporte. No debería existir margen para las protestas en estas acciones porque lo que interviene es una máquina que define al detalle las posiciones de los futbolistas. Aunque ojo: quienes manejan esas líneas son seres humanos. Igual, lo llamativo es que de la cabina llamaron a Ostojich a revisar el off-side, cuando esa es una cuestión automática. Otro papelón, sí. Otro escándalo, también.

Fueron a penales y ahí Everson se hizo gigante: les atajó los remates a Villa y a Rolón y metió el último para definir. También había fallado Izquierdoz en Boca; solo convirtió Rojo. Ganó 3-1 el local en la definición por penales. Pero lo determinante fue el accionar del VAR…(Imagen: Carlos Izquierdoz le reclama al árbitro uruguayo Esteban Ostojich. (EFE)

RACING TAMBIEN ELIMINADO

Racing cayó por 3-1 ante San Pablo, que se clasificó a los cuartos de final de la Copa Libertadores. Emiliano Rigoni -2- y Marquinhos anotaron los goles de la visita (descontó Correa para el local). Los de Juan Antonio Pizzi, que habían empatado 1-1 en la ida, se quedaron afuera del torneo demasiado temprano.

ADNbaires