Cavani le dijo “no” a Boca

27
Compartir

El delantero uruguayo tenía hasta este lunes para responder el ofrecimiento del Consejo de Fútbol, encabezado por Juan Román Riquelme.

El llamado llegó temprano, justo cuando desde Uruguay algunos periodistas hacían guardia en el aeropuerto de Carrasco y en el aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires había hinchas en la dulce espera. Edinson Cavani se comunicó con Juan Román Riquelme, le dijo “gracias” y declinó la propuesta de jugar en Boca.

Los contratos que le había acercado el Consejo de Fútbol no cerraban en algunas condiciones. Detalles que se estaban conversando. No obstante, el delantero de 35 años priorizó la coyuntura familiar. A pesar de que está de vacaciones en Salto y siempre manifestó su deseo de vestir la camiseta azul y oro, decidió esperar una oferta del mercado español. Y en ese sentido, Valencia podría acelerar en las próximas horas.

El hashtag #CavaniABoca, a esa altura del mediodía, ya era tendencia. Así como hicieron los hinchas de Nacional con Luis Suárez, los Xeneizes plagaron las redes sociales con el fotomontaje de Edi en la camiseta de su equipo. Hace tiempo que Riquelme venía hablando con Cavani, pero nunca había estado tan cerca como ahora. Es más, desde ambos lados le confirmaron a Clarín que avanzaron las charlas. Incluso, hace dos semanas estuvo en la Argentina el hermano y representante del jugador, Walter Guglielmone.

Hinchas y medios de comunicación esperando al jugador Edinson Cavani. Foto Rolando Andrade Stracuzzi - CLARIN

Hinchas y medios de comunicación esperando al jugador Edinson Cavani. Foto Rolando Andrade Stracuzzi – CLARIN

Había algunas trabas que se estaban negociando porque siempre había voluntad de las dos partes. Es más, Cavani le había bajado el pulgar a una propuesta de Tigres de México, no le cerraba el ofrecimiento de Borussia Dortmund (contrató a Antonhy Modeste para reemplazar a Sébastien Haller, quien se someterá a un tratamiento de quimioterapia) y ya sabía que la posibilidad de Villarreal, donde dirige Unai Emery, su entrenador en el PSG, estaba lejana. Entonces, empezó a mirar con otros ojos la chance de Boca y cumplir ese sueño de colgarse del alambrado de la Bombonera como Sergio Martínez, el popular Manteca.

Quedaban detalles por resolver, más allá de la decisión familiar, de acuerdo a la información que surgió de parte de Boca. Cavani quería una cláusula de salida para junio de 2023 y Riquelme pretendía que el jugador permaneciera en el club hasta diciembre, cuando finaliza su mandato como vicepresidente. También se estaba hablando por los derechos de imagen. Edi se maneja con mucha responsabilidad sobre este tema. Y el dólar, claro, era un condicionante. Justamente lo que falta en la Argentina del cepo y las escuálidas reservas es liquidez.

Con todo este panorama, y una evaluación que llevó 48 horas, desde España llegó el rumor de que Valencia lo tiene en los planes. Y como a Boca tenía que responder hoy mismo, porque mañana cierra el libro de pases, terminó rechazando la oferta. Hasta fin de mes, el goleador tendrá tiempo para negociar los términos del contrato y elegir un club de La Liga.

Desde Montevideo informaron que tenía una reserva en el vuelo 1381 de Aerolíneas Argentinas. Nunca llegó, claro. La ilusión de Boca duró un suspiro. Como con Arturo Vidal, que juega en Flamengo. Por eso el Consejo se encargó de deslizar por lo bajo que “no había nada resuelto”. La bomba del mercado de pases terminó volviéndose humo.

(Por Daniel Avellaneda para Clarín // Imagen principal: Edinson Cavani tenía hasta este lunes para responder el ofrecimiento del Consejo de Fútbol. Foto: Pablo Porciuncula / AFP)

ADNbaires