Cómo viven los españoles el superclásico argentino.

34
Compartir

River-Boca: para Madrid es un show más, pero de gran prestigio
La gente lo vive con más interés, optimismo y curiosidad que miedo.

Madrid está viviendo este Superclásico como una fiesta. Por supuesto que hay aprensión entre los vecinos, porque los medios informan del historial de violencia que rodea a los clásicos en la Argentina, y al fútbol argentino en general. Por eso hay gente que se imagina un escenario de desorden y disturbios, pero es una minoría.

Los españoles suelen vivir el presente, no suelen medir las consecuencias de las cosas. Tienen un espíritu festivo para recibir este tipo de acontecimientos. Y así lo miran, con espíritu optimista, y sobre todo con mucha curiosidad. Se vive con más optimismo y curiosidad que miedo. Es un show más, una oferta de ocio, cultura y espectáculo que ofrece la ciudad, y la gente se lo ha tomado de esta manera.

El River-Boca supone una ocasión de disfrutar de un espectáculo único, que trasciende el fútbol y que le da muchísimo prestigio a la Real Federación Española (RFEF), al Real Madrid y a la Policía Nacional, que se ha tomado la organización del partido como un desafío más deportivo que administrativo.

No hay tanta preocupación entre la Policía por lo que dicen los compañeros que trabajan con las fuerzas del orden. Lo que sí trasladan, es que hay un gran entusiasmo por estar a la altura de las circunstancias, ante lo que consideran el partido de mayor riesgo que se ha celebrado nunca en la historia de la comunidad de Madrid.

Si para un Madrid-Barcelona se organizan operativos de 2500 policías, ahora se esperan unos 4000. Si bien esta cifra aún no es oficial, se espera esa cantidad de efectivos en la zona entre el Santiago Bernabéu y el Aeropuerto de Madrid-Barajas, en donde se va a establecer una especie de cordón de acceso, para distribuir a las hinchadas en dos zonas, y así tenerlos aislados y separados hasta que llegue el partido.

Estas dos zonas están en pleno centro de Madrid. Porque el Bernabéu es un estadio céntrico, ubicado en Chamartín, barrio que está atravesado por una de las avenidas más importantes de Madrid, que es el Paseo de la Castellana. Los hinchas de Boca y River van a estar localizados en dos Fan Zones, que estarán distribuidos a lo largo de dicha avenida, y separados por unos 500 metros.

Está confirmado que Lionel Messi estará presente en el Bernabéu. Por otro lado, Cristiano Ronaldo habló con el Real Madrid para pedir entradas, pero finalmente ha desistido y no asistirá. Esto demuestra el prestigio que tiene este partido, casi tanto como una final de Champions League, por el relieve social que puede alcanzar. Aquí en España hay más de 300 mil argentinos, y los españoles ven al fútbol sudamericano con bastante interés, sobre todo porque muchos jugadores acaban en equipos de España.

Lo que impregna el partido es prestigio. El Gobierno, la Policía, el Real Madrid, la RFEF, todas las instituciones, están interesadas en organizarlo y en colgarse la medalla que supone poder armar un Superclásico en Madrid, con todas las dificultades de logística que entraña esto.

A todos les inspira mucho más interés que temor, vale la pena asumir el riesgo que pueda haber de un incidente violento, por el prestigio que supone organizar este partido. Por eso, a los españoles les llama la atención gente que en la Argentina, especialmente la AFA y el Gobierno, hayan hecho tan poco esfuerzo por insistir en organizar el partido en Buenos Aires.

El Superclásico sigue siendo aquí, en España, una especie de acontecimiento mítico. No por nada al Barcelona-Real Madrid le empezaron a decir “clásico” porque en Argentina llamaban así al Boca-River. Fue una importación más del fútbol argentino. Una más. (Por Diego Torres para El País de España)

ADNbaires