Daniil Medvedev le impidió hacer historia a Novak Djokovic

El ruso se consagró campeón del US Open.

6
Compartir

El ruso se tomó revancha de la final de Australia y se quedó con el triunfo por 6-4, 6-4 y 6-4. El serbio no pudo ganar los cuatro Grand Slam en un año, algo que no sucede desde 1969.

Todo estaba listo para la fiesta de Novak Djokovic, pero allí apareció Daniil Medvedev para cancelar esos planes y establecer su propia celebración. Este domingo, el ruso se impuso ante el serbio en la final del US Open y se alzó con el primer título de Grand Slam de su carrera. No solo se tomó revancha de la derrota que había sufrido ante el mismo rival en el partido decisivo del Abierto de Australia de este año, sino que le impidió a Nole alcanzar su gran objetivo de quedarse con los cuatro torneos grandes de la temporada.

La victoria fue para Medvedev, de 25 años y número 2 del ranking mundial, por 6-4, 6-4 y 6-4 ante un líder del escalafón que estuvo lejos de su mejor versión en lo tenístico, en lo físico y en lo psicológico.

Medvedev golpeó de arranque y sacó una diferencia fundamental. El ruso quebró el servicio de Nole en un primer juego que tuvo varios peloteos largos. Tras confirmar el quiebre, Daniil pudo volver a quedarse con el saque de su rival, pero esta vez el serbio estuvo firme en la defensa. Apoyado en la firmeza de su saque, Medvedev mantuvo la diferencia hasta el final y cerró el parcial por 6-4 en 36 minutos.

Parecía que la furia por estar en desventaja iba a ser el mejor aliado para Djokovic en el inicio del segundo parcial. De hecho, el serbio se puso 1-0 con su saque y en el juego siguiente tuvo tres oportunidades para quebrar. Sin embargo, Medvedev apeló a su solidez para salvar ese punto. De a poco, el buen desempeño del ruso empezó a hacer mella en el ánimo de Nole, que hasta destrozó una raqueta por la impotencia ante las buenas decisiones de su rival y los errores propios. Luego de esa escena que montó el número uno del mundo, Daniil quebró y tomó la delantera que le permitió, una vez más, quedarse con la manga con otro 6-4.

La superioridad de Medvedev a esa altura era total: manejaba todas las variantes del partido, incluso desde lo psicológico. Fue así como quebró de arranque en dos ocasiones consecutivas. Todo estaba a su favor, pero los nervios lo iban a traicionar en el 5-2. Con su saque, se dispuso a cerrar el partido y llegó a estar match point, pero Djokovic tuvo una reacción acorde a un tenista de su talla y quebró por primera vez en la tarde. Luego, ganó su juego de saque y se acercó, pero el esfuerzo del final no alcanzó. Medvedev retomó la concentración y, con algo de suspenso por una nueva doble falta en un punto para torneo, cerró el set que le dio el título en el Abierto de Estados Unidos.

La previa:

“Voy a tratar este partido como si fuera el último porque podría decirse que es el más importante de mi carrera”, dijo Djokovic, ganador de 20 Grand Slams. “La emoción está ahí”, admitió en la previa y adelantó: “La motivación está ahí, sin lugar a dudas. Probablemente más que nunca. Pero me falta una más”.

Laver, de 83 años, está en las gradas para ver si Nole puede terminar el cuarto Slam en la historia de los hombres después del estadounidense Don Budge en 1938 y Laver en 1962 y 1969. El último Slam de singles en general fue de Steffi Graf en 1988.

Por su parte, Medvedev jugó con este escenario: “Seguro que va a sentir un poco la presión. Desde el otro lado, eso es lo que lo hará ser aún mejor en los momentos difíciles”.

Djokovic también persigue su cuarto título del US Open después de los obtenidos en 2011, 2015 y 2018. Una victoria le daría 21 títulos importantes y, por primera vez, lo pondría en la cima de la persecución histórica de los Slams, adelantándose uno al récord que comparte con Roger Federer y Rafael Nadal.

El serbio de 34 años lidera a Medvedev 5-3 en la rivalidad de su carrera. El ruso, de 25 años, busca su primer título major, subcampeón del torneo en 2019 recordó loo que fue su derrota ante el serbio en el úlimo Abierto de Australia: “Siempre doy lo mejor de mí, pero siento que no dejé mi corazón en la cancha de Melbourne. Eso es lo que voy a intentar hacer con Arthur Ashe. No importa el marcador, solo voy a subir la temperatura y tratar de hacer mi mejor esfuerzo”.

Nole, que viene de eliminar a Alexander Zverev en semifinales, lleva ganados 27 partidos consecutivos de en Gran Slams, tres menos que su racha récord de todos los tiempos de 2015 y 2016: “Probablemente todos estos grandes partidos que gané, grandes títulos a lo largo de los años, han creado ese aura a mi alrededor que los jugadores saben que hay un espíritu de nunca morir conmigo, especialmente cuando juego Grand Slams”, declaró.

ADNbaires