El container de Maradona y sus tesoros deportivos

31
Compartir

Se trata de las pertenencias que trajo de Dubai, regalos de personalidades como Fidel Castro o Andrés Calamaro, camisetas y prendas emblemáticas del Diez.

En un espacio de almacenamiento de la localidad de Béccar hay un tesoro escondido y bajo custodia, que perteneció a Diego Maradona. Los objetos y bienes que habitan el contenedor son invaluables. Viajaron desde Dubai a Buenos Aires luego de que el astro dejara de dirigir al Fujairah FC. Y representan el sueño de todo fanático del fútbol. Infobae tuvo acceso al inventario y cada prenda, pelota o mueble tiene una historia o un valor sentimental que incluso excede al de por sí oneroso valor material.

En efecto, cuando el Diez dejó definitivamente Dubai (tras el Mundial de Rusia 2018), su círculo íntimo realizó un inventario de todo lo que quedó en Emiratos Árabes. Acto seguido, se llevó a cabo la mudanza de los objetos, a bordo de un contenedor. En Asia permanecen los autos, dado que para su traslado era necesario desarmarlos y luego armarlos en suelo argentino. El costo de la operación era incluso más cara que el valor de los vehículos. Se trata de un Rolls Royce Ghost, valuado en 300.000 euros, y un BMW i8, tasado en 145.000.

El resto, tras la escala en la Aduana, pasó a quedar custodiado en la baulera Unibox, de Zona Norte. Pelusa era muy celoso de sus objetos, muchos de ellos regalos de distintas personalidades o de los jeques. Por eso, tras la muerte de Maradona, su abogado, Matías Morla, convocó a una escribanía para notariarlos y el container fue fajado y quedó bajo custodia hasta que comiencen los trámites judiciales de la herencia.

Según el inventario, hay alrededor de 200 objetos en el contenedor. “En la mayoría de los casos, es imposible calcular cuánto cuestan. ¿Cuánto pagaría un coleccionista, por ejemplo, por una camiseta de Hristo Stoichkov del Barcelona dedicada para Diego?”, cuentan quienes tuvieron acceso al tesoro.

Entre los bienes hay una carta escrita y firmada por Fidel Castro. O la guitarra con la que Andrés Calamaro le compuso su canción, aquella que reza “Maradona no es una persona cualquiera, es un hombre pegado a una pelota de cuero, tiene el don celestial de tratar muy bien al balón,. es un guerrero…”. O un balón de platino que la FIFA les entregó a las leyendas del fútbol.

La carta de Fidel Castro, que Diego mandó a enmarcarTambién hay pelotas de todos los colores, de Napoli, Boca y Barcelona. Hay una casaca del Xeneize firmada y dedicada por todo el plantel. Dos camisetas del Kun Agüero del Manchester City especialmente rubricadas para su ex suegro, una del Tottenham gentileza de Harry Kane. Otra de la selección de Brasil, regalo de Ronaldo Nazario, y otra que le envió Lula Da Silva. También los sillones que tenía en su mansión en Dubai, un presente de los jeques.

Y también hay prendas de vestir de Maradona que utilizó en momentos emblemáticos de su vida. Trajes con los que concurrió a entregas de premios. El pijama con animal print con el que celebró su cumpleaños en 2016, un saco con su silueta en la espalda y el N° 10; camisas y remeras únicas. Por caso, una con su rostro y la leyenda “nunca mentí, cero corrupción”. Y otra estampada con su imagen y la de Benjamín, su nieto, hijo de Gianinna y de Sergio Agüero.

¿Otras curiosidades ocultas en el container? Botines que le regalaron distintas estrellas del deporte, una camiseta de las Leonas firmada por todo el plantel de la selección de hockey sobre césped y la plaqueta que la FIFA le entregó durante el Mundial de Rusia 2018, en el que desde su palco fue casi tan protagonista como el combinado nacional.

El contenedor es sólo un lugar donde moran los tesoros de Diego. Otro tanto hay en la casa del barrio cerrado Campos de Roca, en Brandsen. Y poco llevó a la propiedad en el Tigre donde falleció. Cada uno de ellos puede ser tasado, claro. Pero el verdadero valor lo pone el corazón. (Por Pablo Cavallero para Infobae)

ADNbaires