El español Joaquín supera a Di Stéfano.

El extremo del Betis, con 38 años y 140 días, mete tres goles al Athletic en veinte minutos y se convierte en el jugador más veterano de LaLiga en hacer un triplete.

49
Compartir

“Es el primer triplete que he hecho en mi carrera y creo que será el último. No soy de hacer muchos goles”, afirmaba Joaquín con una enorme sonrisa dibujada en su rostro poco después de escribir una de las páginas más bonitas de su larga y fecunda trayectoria. También de todo el fútbol español. Fue en su partido de club 770 como profesional cuando Joaquín dio un nuevo empujón a su carrera. En 20 minutos le había hecho tres goles al Athletic, que llegaba a Heliópolis, la ciudad del sol, como el equipo menos goleado de LaLiga con nueve dianas en contra. Un reto más superado por este futbolista singular, con alma de torero y genética privilegiada, que se ha llevado por delante nada más y nada menos que a Alfredo Di Stéfano. El bético ha desbancado al genial jugador del Madrid como el futbolista más veterano en hacer un triplete en LaLiga. La extraordinaria actuación de Joaquín se produjo con 38 años y 140 días, dejando atrás al mito del Madrid, quien hizo tres goles en un partido con 37 años y 255 días en 1964.

Una irrupción majestuosa, asentada en tres acciones de una enorme calidad, con las que Joaquín destapó su magnífico tarro de las esencias. Quizás, porque él mismo es pura esencia del Betis, derramada con una fuerza inusitada para barrer a un buen equipo como es el Athletic. Palabras mayores para un futbolista incansable en su temporada número 20 como profesional, en las que ha anotado siempre en cada una de ellas de manera consecutiva. Su felicidad ante los micrófonos que lo buscaban como a una estrella demuestra su perfecto ensamblaje con la épica y el sentimiento.

Joaquín ha trascendido la historia del Betis para ocupar un puesto de honor en la del fútbol nacional. Su longevidad le ha convertido en el futbolista con más victorias de LaLiga (217) sin haber pertenecido a Madrid, Barcelona o Atlético. Con 103 goles, es el futbolista en activo con más partidos en LaLiga (533). Es el quinto de todos los tiempos por detrás de Buyo (542), Eusebio Sacristán (543), Raúl (550) y Zubizarreta (622). “Alcanzar a Zubizarreta me parecen palabras mayores”, afirmó el propio jugador. El podio sí está muy asequible incluso en este curso.

Renovación inminente
Futbolista con un corazón enorme, que llegó al partido después de una semana llena de actos benéficos después de los entrenamientos, puede certificar en unos días su renovación con el Betis de su alma hasta los 40 años. Los tres golpeos de rosca que destrozaron al Athletic sublimaron el aroma del talento de Rogelio, la seda de Julio Cardeñosa, el corazón de Javier López, el tobillo de goma de Rafael Gordillo o el fútbol total de Luis del Sol, los otros mitos de la historia del Betis.

Muy atrás quedaron los tiempos en los que Joaquín llegaba a los entrenamientos sin haber descansado lo suficiente. Tiempos en los que entrenadores como Víctor Fernández o Lorenzo Serra Ferrer hacían la vista gorda. Fue justo después de su boda, en 2005, cuando Joaquín se tomó muy en serio su carrera. Perfeccionó una genética única, que su padre, Aurelio, siempre achacaba a que había tomado la teta de su madre hasta cerca de los siete años. Comenzó a cuidarse, se convirtió en padre de dos hijas y solo se permite algún pequeño desliz con un buen vino junto a su inseparable Juanito, campeón de Copa también con el Betis en 2005. Tras jugar en el Valencia, el Málaga y la Fiorentina, regresó al Betis en 2015. Su estrella no quiere decaer. Este Joaquín es eterno.

EL NO A MOURINHO, LOS FLIRTEOS CON FLORENTINO Y EL DOLOR CON LUIS

Joaquín debutó en la primera plantilla el 3 de septiembre de 2000 en un Compostela-Betis de Segunda División con 19 años. En el vuelo de ida, el capitán Juan Merino le escondió las botas. Joaquín las encontró y delante de todo el mundo le dijo al capitán que algún día le tocaría limpiárselas. Siendo juvenil, en 1999, dio los cuatro goles con los que el Betis, posterior campeón, eliminó al Barcelona en semifinales de la Copa (1-4). El presidente Núñez y el técnico Van Gaal fueron al vestuario a felicitarle. Joaquín, que en sus 20 cursos como profesional anotó ante el Athletic por vez primera en tres jornadas consecutivas, jugó el Mundial de Corea y Japón con 20 años, la Eurocopa de 2004 con 22 y el Mundial de 2006 con 24.

A Luis Aragonés nunca le perdonaría que lo dejase fuera de la Eurocopa de 2008 cuando había jugado toda la fase de clasificación, incluido el 1-3 en Dinamarca que prácticamente selló el pase. En diciembre de 2004 se reunió con Mourinho en Sevilla para decirle que no se iba al Chelsea. Con el Betis ganó luego una Copa (2005) y disputó la Liga de Campeones. Estuvo a punto de fichar por el Madrid de la primera época de Florentino Pérez, pero el arroz se le pasó. Ganó una Copa con el Valencia (2008), con el que jugó la Champions y luego en el histórico Málaga de 2013 que rozó las semifinales de este torneo.

(Por Rafael Pineda para El País // Foto: Joaquin celebra el tercer gol ante el Athletic. En vídeo, declaraciones del jugador tras el partido. GETTY | ATLAS
CRÓNICA)

ADNbaires