El sueño culé: Neymar y Lautaro Martínez.

143
Compartir

Con ellos, Lionel Messi y Luis Suárez quiere volver a reinar en Europa.

El coronavirus cambió todas las reglas de juego en un mercado de pases del fútbol mundial que había inflado los precios de los jugadores. Pero el Barcelona dio pasos claros y precisos sobre su gran ambición para la próxima temporada: armar un mega equipo con Lionel Messi y las incorporaciones de Neymar (28 años) y Lautaro Martínez​ (22). ¿Está en condiciones de lograr sumar a los dos delanteros? ¿Hará el esfuerzo?

El plan A es tener una delantera de lujo para volver a ser el gigante que arrasó en Europa. Así se lo prometieron a Messi. Y en ese rumbo andan por estas horas, sobre todo porque la Pulga tiene una cláusula de salida en mayo próximo y la idea es que esté a gusto y con objetivos deportivos altos.

El director técnico Quique Setién ya aclaró que está encantado de que le consigan a dos jugadores de primer nivel. Desde que el brasileño decidió irse al PSG, en cada libro de pases los futbolistas del Barsa son los que piden públicamente el retorno de Ney.

En varias entrevistas, Messi ​dudó de que el club haya hecho lo necesario para repatriar a su amigo paulista. El argentino por ahora prefiere quedar al margen y se llamó a silencio.

Luis Suarez, Neymar y Lionel Messi celebran un gol en Barcelona. Foto: Reuters
¿Qué harán en París? Hace tiempo que la relación entre el ex delantero del Santos y el club está desgastada. El presidente del club, el multimillonario Nasser Al-Khelaifi, sabe que el jugador se quiere ir a Cataluña. De hecho, hace unos días el diario Mundo Deportivo informó en su tapa que Neymar está dispuesto a cobrar un 50% menos de lo que le ofrecieron en Francia, con tal de volver a jugar con Messi y Suárez.

Leonardo, director deportivo del equipo del Parque de los Príncipes, le propuso renovar el contrato hasta 2025 (vence en 2022), a cambio de 38 millones de euros anuales. Por ahora no respondió. El futbolista regresará a París el 11 de mayo y les diría que no va más.

¿Cuánto vale Ney? Los especialistas aseguran que todas las fichas se van a devaluar entre un 10 y un 30%, debido al Covid-19. Transfermarkt, sitio especializado en cotización de futbolistas, lo tasó en 130 millones de euros, mientras que el Observatorio CIES lo hizo entre 120 y 160 millones. Lejos quedaron los 222 millones que pagó el PSG para llevárselo en el 2017. Pero el PSG podría aceptar un jugador a cambio  (¿Griezmann?).

La gran apuesta del Barcelona es Lautaro Martínez. Y ya fueron al ataque. La primera oferta, según la prensa italiana, fue de 70 millones de euros, más Semedo y Vidal. Pero el Inter, en el contacto directo entre clubes, está duro: quiere los 111 millones de la cláusula de rescisión. Igual, habría sondeado incluir otros jugadores de peso y hasta se nombró un trueque por el francés Griezmann.

Setién fantasea con un ataque que tenga a Luis Suárez con Lautaro y unos metros más atrás el talento de Messi y de Neymar. En el Betis, usó un sistema con tres en el fondo, tres volantes de despliegue, dos creativos y dos puntas. No sería extraño que lleve esa idea a Cataluña.

La insistencia por Lautaro es clara: es joven, talentoso y con todo el potencial para ser el “9” que algún día asuma el papel de Suárez. Además, cuenta con el visto bueno de quien sería el DT en un tiempo no muy lejano: Xavi Hernández.

Barcelona tiene casi vendido a Coutinho al Chelsea en 90 millones. Ya no vería con malos ojos desprenderse de Dembélé (vale entre 70 y 80 millones) ni de Griezmann. También aparecen como moneda de cambio Vidal (20 millones), Semedo (32 millones), Aleñá (18 millones) y hasta Sergi Roberto (rechazaron 65 millones).

¿Y Messi? ​Tiene una cláusula que le permitiría salir del Barcelona sin costo alguno. Eso sí, debe avisar en mayo, antes de que abran los mercados. El argentino les puso la vara alta a los dirigentes, que cada fin de temporada deben trabajar para armar proyectos ambiciosos.

La relación entre el presidente Bartomeu y el plantel está deteriorada. La oposición habla de corrupción, hubo renuncias y las elecciones que iban a ser en el 2021 iban a adelantarse para este año. El coronavirus llegó para enfriar un clima político complicado.

ADNbauires