Empate histórico de la Selección femenina de fútbol.

Igualó sin goles con una gran potencia de esa especialidad hoy profesional en nuestro país, Japón.

31
Compartir

El 0-0 ante el poderoso Japón corona las luchas de un equipo que, entre otras cosas, peleó contra el olvido y la indiferencia.

¿Por qué festejan un empate? ¿Por qué Vanina Correa, una arquera con experiencia mundialista, se arrodilla y se agarra la cabeza? ¿Por qué las suplentes caminan por el túnel de regreso al vestuario agitando las pecheras y la japonesa Hina Sugita -joven promesa del fútbol de su país y campeona Sub-17 en 2014- camina a su lado indiferente? Porque es el primer punto que Argentina logra en una Copa del Mundo femenina y porque enfrente estuvo el último subcampeón. Porque hace menos de dos años le hacían un paro a la AFA después de dormir en el mismo micro que las había llevado a Uruguay a jugar un amistoso. Porque en dos presentaciones mundialistas les habían convertido 33 goles y solo habían anotado dos. Festejan porque, como dijo su capitana y mejor jugadora del partido para la FIFA, Estefanía Banini, apenas consumado el 0-0, “representan la lucha de la mujer argentina por la igualdad”. Festejan porque pueden y porque se lo merecen.

Selección Argentina   
✔@Argentina
 
 
#SomosArgentina

Así se vivió la igualdad ante #Japón. ¡Pura sonrisas para nuestras jugadoras!

 
4.286
15:25 – 10 jun. 2019
 
664 personas están hablando de esto
 
Información y privacidad de Twitter Ads

En Francia no solo jugaban contra Japón, campeón en 2011 y en pleno recambio tras los títulos Sub-17 en 2014 y Sub-20 en 2018, también lo hacían contra el olvido. En 2018, del otro lado de la Cordillera, muchos argentinos se enteraron de que estaban jugando la Copa América de Chile cuando viralizaron una foto en la que posaban con sus manos detrás de sus orejas, en alusión a aquel Topo Gigio que Juan Román Riquelme le había hecho a la dirigencia de Boca en 2001. Ellas, entonces, también pedían ser escuchadas, aunque su problema era estructural y de larga data.

Un año después del oro en los Juegos Odesur 2014, el seleccionado terminó último en los Juegos Panamericanos de Toronto y no volvió a jugar en 18 meses, lo que provocó, además, que Argentina no apareciera en el ranking de la FIFA. En el medio, la Selección se quedó sin entrenador: Julio Olarticoechea dejó el cargo para asumir en aquel convulsionado seleccionado olímpico masculino de Río 2016.

Recién en julio de 2017 alguien recordó que el equipo no tenía quién lo entrenara. Carlos Borrello, el DT en las dos presentaciones mundialistas anteriores de Argentina (Estados Unidos 2003 y China 2007), volvió para ocupar el banco y rearmó una Selección. Entre sus medidas, convenció a la arquera Vanina Correa -que había dejado el fútbol para dedicarse a la maternidad- de volver. Pero algo había cambiado en ese grupo que antes aceptaba la ropa descartada por los otros seleccionados masculinos y se entrenaba en las canchas de césped sintético, esas que nadie quiere usar porque dañan las articulaciones y el físico. Estaban dispuestas a luchar por lo que les correspondía.

Con la promesa de un cambio, fueron a Chile y consiguieron el tercer puesto en la Copa América que les dio un pasaje a los Juegos Panamericanos de Lima y la posibilidad de buscar la clasificación a Francia a través del repechaje contra Panamá. Apoyadas por un movimiento feminista activo en el país, golearon 4-0 en una cancha de Arsenal repleta; y el martes 13 de noviembre consumaron como visitantes (1-1) el regreso a un Mundial después de 12 años.

Aunque llegaron a Francia con dos giras a cuestas (Oceanía y Estados Unidos este año) y tres semanas de concentración en el predio de Ezeiza, los nervios del debut se notaron en el inicio del partido contra Japón, con algunos errores luego compensados más con garra que con juego. Tampoco se puede dejar pasar un detalle: jugaron ante 25.055 personas en el Parque de los Príncipes -estadio que habían pisado por primera vez el domingo-, cuando en sus clubes usan las canchas auxiliares y son vistas por un puñado de hinchas.

“Ojalá sea el inicio de un fútbol profesional argentino. Espero que esto entusiasme a todos para empezar a creer”, dijo Borrello después del 0-0 y casi al mismo tiempo en que el hashtag #VamosLasPibas se transformaba en tendencia en Twitter y el doodle de Google (el dibujo que aparece en el buscador de Internet) estaba dedicado a la Selección femenina.

El que plantea Borrello es, sin dudas, el gran interrogante: qué impulso puede darle esta actuación de Argentina al fútbol local. El primer paso -el compromiso dirigencial- ya se dio en marzo cuando Claudio Tapia anunció una liga (semi) profesional y antes cuando la FIFA delineó su primer plan estratégico para el desarrollo de la actividad, que apoyó hace unos días en París al realizarse la primera Convención Mundial de fútbol femenino.

El Mundial de Francia no solo representa un punto de inflexión para el fútbol femenino argentino; el cambio es y debe ser global. En tiempos en que la mujer lucha por la igualdad y la reivindicación y en contra del machismo, las pibas que llevan en los botines revolución y que pasaron tanto tiempo en las sombras piden también que las apoyen. Por eso tampoco sorprende que, minutos después de un logro histórico, agarren sus celulares y se sorprendan con la repercusión de su debut en un Mundial. “23 argentinas en el Mundial respaldadas por todo un país. Gracias a todos por bancarnos y vamos Argentina”, escribió en sus redes sociales Belén Potassa, una de las referentes y sobrevivientes del último Mundial. Después de tanto tiempo de pedir que las alienten, la hora de alentarlas ya está acá. (Por Sabrina Faija para Clarín // Foto: Cometti (L) celebrates with Argentina’s goalkeeper Vanina Noemi Correa at the end of the France 2019 Women’s World Cup Group D football match between Argentina and Japan, on June 10, 2019, at the Parc des Princes stadium in Paris. (Photo by Kenzo TRIBOUILLARD / AFP)

ADNbaires