Fuerte sanción de la UEFA al Manchester City.

70
Compartir

Se queda dos años fuera de Europa por incumplir el juego limpio financiero.

La UEFA impone una sanción ejemplar al club inglés, propiedad de un jeque emiratí, al considerar que falseó las cuentas e infló sus ingresos por patrocinio.

Bombazo en el fútbol europeo. El Manchester City fue excluido este viernes de las competiciones europeas para las dos próximas temporadas (2020-2021 y 2021-2022) y multado con 30 millones de euros. Ese fue el durísimo castigo de la UEFA al club inglés por incumplimiento del fair playfinanciero entre los años 2012 y 2016. El máximo organismo del fútbol europeo considera que el club, propiedad del jeque emiratí Mansour bin Zayed Al Nahyan desde 2008, falseó e infló los ingresos que percibió de sus patrocinadores —el principal es Etihad— con el fin de aumentar artificialmente de este modo su nivel de ingresos y poder como contrapartida invertir más dinero en la compra de futbolistas. El City anunció que apelará contra la decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS en sus siglas en inglés). La sanción no afecta a la temporada actual, en la que el conjunto entrenador por Pep Guardiola se enfrentará al Real Madrid en los octavos de la Champions, el 26 de febrero en el Bernabéu y el 17 de marzo en el Etihad Stadium. Sin embargo, según la sanción, aunque ganara esta competición o se clasificara a través de la Premier, no podría participar en ninguna competición europea.

En 2014, el City ya fue castigado con una multa de 20 millones de euros después de que la UEFA investigase las presuntas irregularidades cometidas por el club. En noviembre de 2018, la revista alemana Der Spiegel, con la ayuda de los documentos de Football Leaks, publicó que la UEFA, en la época de Gianni Infantino como presidente, pactó esta sanción con directivos del equipo inglés, minimizando el hecho de que se había sobrepasado con creces el límite financiero. Por entonces, la herramienta del fair play financiero era algo novedoso y el acuerdo se basó en el posible desconocimiento de los clubes sobre los mecanismos de funcionamiento. En aquel pacto también entró el PSG. En su caso se escondía un claro conflicto de intereses económicos que ponía a la UEFA en un brete. En medio del asunto estaban las relaciones comerciales del organismo europeo con Qatar a través del canal Al Jazeera, presidido por el presidente del PSG, Al-Khelaifi, y matriz de Bein Sports, plataforma que posee los derechos de retransmisión de la Liga de Campeones.

El club parisino, como el citizen, es considerado otro club-Estado, en su caso por la inversión desde 2011 de Tamim bin Hamad Al-Thani, emir de Qatar. El City reaccionó este viernes con contundencia: “Decepcionados, pero no sorprendidos”, dijo el conjunto inglés en un comunicado oficial. “El club ha anticipado en todo momento la necesidad última de acudir a un organismo y a un procedimiento independientes, para que tomen en consideración el completo conjunto de pruebas irrefutables que defiende nuestra posición”, rezaba la nota. El club acusa al responsable del proceso investigador de la UEFA, Yves Leterme, de haber anticipado ya en diciembre de 2018 cuál iba a ser el resultado de sus pesquisas y la sanción que se impondría al City “antes siquiera de que comenzara la investigación”. La entidad cuestiona todo el proceso por “defectuoso” y por haber sido filtrado a los medios constantemente. “En pocas palabras, fue un caso iniciado por la UEFA, impulsado e instruido por la UEFA y juzgado por la UEFA. Finalizado este procedimiento prejudicial, el club perseguirá un juicio imparcial tan pronto como sea posible y dará comienzo, en primera instancia, a un procedimiento ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo”, expresó el City.

Dinero del petróleo
La exclusión del campeón inglés, que entrará en vigor a partir del curso que viene, es un tremendo varapalo para un club diseñado para competir en Champions y que ha gastado casi 2.000 millones de euros en fichajes desde que llegó el actual propietario en 2008. Campeón de la Premier las dos últimas temporadas, el City marcha segundo en la tabla, aunque a 22 puntos del Liverpool. Su clasificación deportiva para la próxima Champions es más que factible, pero se quedará fuera si no prospera el recurso ante el TAS. “Confío totalmente en lo que ha hecho el club”, comentó Guardiola en marzo de 2019. Ferran Soriano, exdirectivo del Barcelona, es director ejecutivo del City desde 2012. Entonces llegó también Txiki Begiristain como secretario técnico.

CASI 2.000 MILLONES GASTADOS DESDE 2008
1.845,03 millones. El gasto en fichajes desde 2008, cuando el jeque Mansour bin Zayed compra el City, se acerca a los 2.000 millones de euros.

Récord en 2017. El club citizen invirtió 317,5 millones de euros en incorporaciones en la temporada 2017-2018.

702,45 millones entre 2012 y 2016. El equipo inglés desembolsó esa cifra en los años investigados por la UEFA. Entonces, vendió jugadores por 188,92 millones.

De Bruyne, el más caro. El jugador belga, fichado en 2015 al Wolfsburgo, costó 76 millones de euros.

La UEFA creó en 2011 el Fair Play financiero para “mejorar la salud económica de los clubes europeos”. Según recoge la última modificación del organismo para la aplicación del juego limpio económico publicada en junio de 2015, los clubes solo podrán gastar hasta cinco millones más de lo que ingresen por un periodo de evaluación de tres años. Desde la entrada en vigor de esta medida, varios equipos han sido sancionados sin competir en Europa. El Málaga, por ejemplo, fue excluido de la Liga Europa en el curso 2013-2014 pese a haber logrado la clasificación. El último y más sonado caso afectó a uno de los históricos del fútbol, el Milan, que se quedó fuera de la Liga Europa este año. El club italiano aceptó voluntariamente la sanción por incumplir la norma en dos trienios.

Javier Tebas, presidente de LaLiga, fue uno de los impulsores de las denuncias contra el PSG y el Manchester City. “Castigar el dopaje financiero es esencial para el fútbol. Hace tiempo que pedimos una acción severa contra City y PSG. Más vale tarde que nunca. Ambos son equipos-Estado. Cuando quieren fichar a un jugador abren el grifo del petróleo o del gas”, advirtió Tebas.

EL PSG TAMBIÉN ESTUVO EN EL OJO DEL HURACÁN
Otro de los gigantes europeos que anda siempre a vueltas con el fair play financiero es el PSG. El club francés, propiedad del catarí Al Thani, encendió todas las alarmas en el verano de 2017, cuando fichó por más de 400 millones a Neymar y Mbappé. Aunque la operación del segundo fue camuflada en forma de cesión con compra el curso siguiente, la UEFA investigó los movimientos. Para cuadrar sus cuentas, la entidad parisina recibió varias inyecciones millonarias procedentes de organismos de Qatar y de Qatar Sports Investment, un holding controlado por Nasser Al-Khelafi, presidente del PSG. Esos movimientos permitieron a la entidad cuadrar su balance y sortear, de momento, el castigo de la UEFA.

En marzo de 2019, el club parisino suspiró aliviado cuando el TAS cerró de forma definitiva el expediente al considerar que el organismo europeo había denunciado fuera de plazo. Pese a ese balón de oxígeno de los tribunales, el club francés está obligado a hacer cuentas cada verano para cumplir con los límites de cada trienio vendiendo algunos de sus jugadores. Yuri, Matuidi, Lucas Moura o Aurier salieron los dos últimos año

(Por LADISLAO J. MOÑINO para El País // Foto: Pep Guardiola, durante un partido del City este curso. SHAUN BOTTERILL GETTY)

ADNbaires