Fútbol argentino: una luz al final del túnel.

52
Compartir

Inminente reunión de Tapia con el ministro de Salud, tras la cual se daría luz verde para el reinicio de la actividad.

La reunión virtual que el martes de la semana pasada iban a encabezar el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio (”Chiqui”) Tapia, y el ministro de Salud, Ginés González García, para tratar el regreso del fútbol, y se suspendió por el crecimiento de víctimas del coronavirus, tendrá lugar en los próximos días, y podría ser presencial, adelantó ayer el propio funcionario desde la provincia de Santiago del Estero, a la que viajó para inaugurar un hospital.

Sobre la posibilidad de que vuelva el fútbol, Ginés dijo que esta semana, “jueves o viernes, nos juntamos con las autoridades de la AFA”, con quienes “estamos conversando y posiblemente empecemos a pensar en los entrenamientos”, explicó mientras fuentes que se mueven en el edificio afista de la calle Viamonte 1366 adelantaron que la idea es que los equipos que deberán reiniciar la Copa Libertadores en septiembre retomen los entrenamientos el lunes 10 de agosto y el resto el 17.

De repetirse los términos de la que fue postergada la semana anterior, también van a participar el titular de la Liga Profesional (LPF), Marcelo Tinelli, los presidentes de todos los clubes de Primera División y la Primera Nacional, el médico de AFA, Donato Villani y el director científico de la Fundación Huésped y asesor sanitario del Gobierno nacional, Pedro Cahn.

Según lo previsto por la AFA, en la reunión “se trabajará sobre aspectos vinculados al regreso gradual de los entrenamientos futbolísticos bajo un estricto plan integral que abarcará a todas las categorías del Fútbol Argentino”. Asimismo, el protocolo inicial elaborado por el responsable médico de AFA, Donato Villani, tendría dos modificaciones por recomendación de Pedro Cahn.

Se sumarían también testeos por olfato y se prohibiría que los futbolistas utilicen las duchas de sus clubes, por lo que deberán bañarse directamente en sus domicilios.

A pesar del retraso en la reunión, la AFA insistirá con la idea de reanudar los entrenamientos, que los equipos no llevan a cabo de manera presencial desde mediados de marzo, el lunes 10 de agosto River, Boca, Racing, Defensa y Tigre, comprometidos en la presente Copa Libertadores, y una semana después el resto.

La urgencia de las autoridades del fútbol argentino referida a los clubes participantes del torneo continental es que ya tienen fechas y horarios para la continuidad de la fase de grupos, pues según confirmó la Conmebol, ellos volverán a jugar el jueves 17 de septiembre.

En estos términos, es probable que los representantes de la mayoría de los clubes, esos que no tienen compromisos con la Copa Libertadores, pregunten las razones por las cuales sus equipos no puedan retomar las prácticas en la primera de las dos fechas consideradas, y los representantes de la AFA busquen información respecto de cómo ampliar el reinicio de la actividad a las demás categorías.

De todos modos, para que lo referido puedan ser realidad, los integrantes de cada uno de los planteles tendrá que someterse a testeos para determinar su condición respecto del coronavirus, y 72 horas más tarde, en caso de resultado negativo, podrá volver a pisar una cancha en las condiciones de seguridad a las que deberá someterse cada jugador.

Con la distancia de una semana que podría separar a los clubes de Copa Libertadores, el resto de Primera y de la Primera Nacional, continúa siendo intención de la dirigencia de la categoría superior de la AFA avanzar sobre un campeonato argentino a partir del domingo 27 de septiembre con el esquema que en los últimos días se dejó trascender a modo de borrador.

Este certamen con el que el fútbol argentino completaría una temporada que la AFA suspendió con motivo de la pandemia por el coronavirus se diagramaría, según un boceto que fue reconocido por varios directivos, con el esquema de seis Grupos que tendrían como cabezas de serie a Boca, Independiente, Racing, River, San Lorenzo y Vélez, mientras que el resto se dividiría por regiones geográficas: La Plata-Santa Fe, Interior y AMBA.

Los 24 equipos de Primera se dividirían en seis grupos de cuatro, que se enfrentarían ida y vuelta, con una fecha de clásicos. Los dos primeros avanzarían a la Copa Principal, mientras que el resto sería parte de una denominada Copa Secundaria. (Imagen: tapia y Tinelli).

ADNbaires