Gerardo Werthein cambió el deporte olímpico argentino.

117
Compartir

La actuación histórica de la delegación nacional en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 confirma los aciertos de la gestión del presidente del Comité Olímpico Argentino (COA).

Cuando aún resta una jornada de competencia, Argentina ya ha firmado una actuación histórica en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Las 32 medallas de oro conquistadas hasta el momento significan la mayor cantidad conseguida por una delegación nacional en una competencia de este tipo fuera del país.

Este registro impresionante de preseas doradas es parte de los 97 podios (33 Plata y 32 Bronce) a los que se han subido los atletas “Albicelestes”.

Nada de esto hubiera sido posible sin el aporte fundamental de Gerardo Werthein.El presidente del Comité Olímpico Argentino (COA) ha sido la figura clave en el ascenso del deporte nacional y su conducción ha marcado un antes y un después para la jerarquía de las distintas disciplinas a nivel internacional.

Lima 2019 es solo una muestra más de esta exitosa gestión, que se inició en el 2009 y que se ha sostenido más allá de los cambios de signo político en el Gobierno Nacional, dando cuenta de la seriedad del trabajo y del compromiso a largo plazo en las políticas de fomento del deporte.

Pero, ¿quién es este hombre que ha cambiado el deporte olímpico argentino y le ha dado una trascendencia inédita en la historia nacional? Werthein tiene 63 años, se recibió de veterinario y es un importante y exitoso empresario (es parte de una familia que administra negocios vinculados al sector de las finanzas, las comunicaciones, los seguros y la agricultura, entre otros).

Su vínculo con la dirigencia deportiva comenzó en el ámbito de la equitación. Luego asumió como titular del COA y hoy también se desempeña como presidente del Enard y miembro del Comité Olímpico Internacional (COI). Allí mantiene una estrecha y cordial relación con el alemán Thomas Bach, máximo directivo de la entidad.

Son varios los pilares que caracterizan a la gestión de Werthein al frente del COA (organismo en el que tiene mandato vigente hasta el 2021). El valor del financiamiento al deporte amateur es uno de ellos y por ese fin el dirigente ha peleado fuertemente. En su momento, consiguió la implementación del impuesto del 1% a los usuarios de la telefonía celular que implicó una importante transferencia de dinero hacia el Enard (luego, la medida fue dada de baja durante el gobierno de Mauricio Macri). Ese respaldo económico fue ampliamente reconocido por los atletas argentinos.

Durante la reciente organización de los Juegos Olímpicos de la Juventud en la Ciudad de Buenos Aires (desarrollados en octubre de 2018) se hicieron evidentes varios de los aspectos que fundamentan la visión de política deportiva que tiene Werthein. No buscó construir “elefantes blancos” -que luego quedarían abandonados o sin destino fijo- para albergar a las distintas disciplinas, sino que apostó a estructuras más pequeñas y funcionales. También promovió que la inauguración se hiciera en las calles y la gratuidad de los tickets para los eventos para “democratizar” el acceso de la población en general al deporte.

El éxito de este evento -en el cual Werthein presidió el Comité Organizador- posicionó a la Argentina de otra manera hacia los ojos del mundo y le abrió las puertas a ser sede de competencias de importante magnitud. Incluso, se deposita una gran esperanza en que Buenos Aires y Ushuaia puedan competir en conjunto para albergar los Juegos Olímpicos de Invierno 2026.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud también significaron un crecimiento en la atención del público en general y de los medios de comunicación hacia los deportes amateur, algo que se refleja (y se comprueba) en la centralidad que han adquirido los Panamericanos que hoy bajarán el telón.

Desde Lima, el presidente del COA ha seguido paso a paso el desempeño de los representantes argentinos en cada una de las disciplinas en los Juegos Panamericanos. Los ha alentado y ha celebrado sus éxitos con mensajes en sus redes sociales. Se sacó fotos con algunos de los atletas y los visitó en la Villa Olímpica, como una muestra de cercanía de la dirigencia hacia los protagonistas del juego. Un gesto más de su continuo respaldo a un deporte nacional que no para de crecer.

ADNbaires