Gimnasia pudo al final y pasó de ronda en la Copa Argentina.

Le ganó 1 a 0 a Spotivo Belgrano con gol de Lucas Licht.

45
Compartir

En el comienzo del tercer ciclo de Troglio, Gimnasia tuvo que transpirar para vencer a Sportivo Belgrano, pero cuando faltaban apenas 10 minutos, Licht rescató al equipo con un zurdazo. El Lobo pasó a los 16 avos de final de la Copa Argentina y ahora deberá enfrentar a Olimpo.

Costó. Gimnasia tuvo que invertir mucho sudor para despachar a Sportivo Belgrano de San Francisco, que milita en el Federal A, y acceder a los 16 avos de final de la Copa Argentina. Cuando faltaban apenas 10 minutos, el rival comenzaba a animarse y los penales parecían ser un desenlace inexorable, Lucas Licht rescató al Lobo con un zurdazo esquinado. Ahora, el conjunto de La Plata deberá enfrentarse a Olimpo.

A pesar de la diferencia de categoría entre ambos equipos, el partido no fue ningún trámite para Gimnasia. Pedro Troglio sufrió en el comienzo de su tercer ciclo en el club ya que su equipo manejó la pelota, pero durante varios pasajes careció de profundidad.

En el primer tiempo, Federico Cosentino le  contuvo un penal a Santiago Silva. El Lobo no se desmoronó y siguió manteniendo la iniciativa, pero no tuvo claridad. En definitiva, sintió la ausencia de Brahian Alemán, el volante creativo que partió para jugar en el Al Ettifaq de Arabia. El Lobo generó poco en función de sus altos márgenes de posesión.

El equipo de San Francisco procuró cerrar espacios, pero prácticamente no pudo sacar ningún contragolpe. Cuando Licht abrió el partido, Gimnasia empezó a encontrar huecos y Bonifacio tuvo una clara: estrelló un remate en el travesaño.

Troglio comenzó su ciclo con un triunfo. Ya tendrá tiempo para corregir los errores y perfeccionar el funcionamiento colectivo. El Lobo ganó mucho más que un partido: consiguió una victoria que le insuflará la imprescindible dosis de confianza para seguir construyendo un equipo que le pueda dar pelea a cualquiera.

El partido

El único tanto del partido llegó en el segundo tiempo. Cuando parecía que todo se definía en los penales, apareció Lucas Licht con un disparo esquinado que se metió contra el palo izquierdo del arco que defendía Cosentini

Con este certero zapatazo, Licht puso en ventaja a Gimnasia que a los 36 del segundo tiempo ganaba por 1 a 0 ante Sportivo Belgrano.

En el primer tiempo el Lobo fue mejor que su rival pero le faltó serenidad a la hora de elegir bien en el último pase.

El equipo fue vértigo puro, imprimió mucha velocidad en la transición de defensa a ataque pero no fue eficaz en los últimos metros, notándose la ausencia de un conductor definido que auspiciara de Brahian Alemán para poner a uno de los delanteros cara a cara con el arquero rival.

Por momentos, el rol buscó cumplirlo Rinaudo, asumiendo el riesgo de desproteger su espalda en el circulo medio.

Estuvo muy activo Oreja con varias escaladas por el lateral y mostraron cosas interesantes Monito Gomez y Germán Guiffrey.

El primero animándose al intento de romper líneas y el segundo firme en defensa sobre todo en el juego aéreo. El penal contra Melluso estuvo bien sancionado

A los 28 minutos del primer tiempo el Lobo tuvo la chance de ponerse en ventaja con un penal

Pero el tiro de los doce pasos fue desperdiciado por el “Tanque” Silva que con un remate de derecha intento romper el arco.

Pero el arquero Cosentino adivinó la dirección del remate y la pelota quedó en sus manos.

En el segundo tiempo el Lobo se mostró mas participativo con el refuerzo Victor Ayala que, utilizando su buena pegada, metió centros venenosos y se comprometió mas en el manejo de los hilos.

Troglio movió el banco con el ingreso de Eric Ramírez que tuvo algunas buenas intervenciones metiendo gambeta por el sector izquierdo y dando un poco mas de peso en ofensiva.

También mandó al campo a Lucas Licht buscando ese pase filtrado que no lograba tener el equipo para habilitar a un Santiago Silva que no tuvo su mejor performance más allá de no haber quedado nunca mano a mano salvo en el penal malogrado.

Hasta que a los 36 minutos, Licht dio algo más que el pase filtrado: el gol. El Bochi, con un disparo bajo desde afuera, la clavó contra el palo izquierdo y puso el 1-0 que gritó con alma y vida revoleando su camiseta

En una de las últimas del juego, el otro ingresado, Ezequiel Bonifacio, estrelló un remate combado en el travesaño

Finalmente el Lobo cantó victoria en el estreno de Pedro Troglio en el banco y pasó a la siguiente ronda de la Copa Argentina donde espera Olimpo. Gimnasia fue un claro dominador y ganador del partido aunque dejó algunas cuestiones a mejorar como la falta de claridad en ataque , en gran parte producto de la ansiedad. (Fotos gentileza Diario Hoy)

ADNbaires