Goleó Banfield, ganó la zona y definirá con Boca

Superó en la tabla de posiciones a Talleres y a Gimnasia.

11
Compartir

Primero causó una grata impresión y a medida que se convirtió en la revelación de la Copa Diego Maradona, Banfield también dejó en claro que sabe jugar bajo presión. Consiguió el triunfo que necesitaba para ser finalista sin depender de nadie. El domingo próximo definirá el torneo frente a Boca, en San Juan. Un crecimiento exponencial experimentó Banfield, luego de haber finalizado 17° en la anterior Superliga.

Javier Sanguinetti tomó el lugar de Julio Falcioni e hizo una elección de jugadores más dinámicos. El esquema potenció individualidades. Necesitado Banfield de transferir como todos los clubes argentinos, y el promisorio lateral izquierdo Claudio Bravo ya fue vendido a Portland Timbers en 1.500.000 dólares por el 50 por ciento del pase.

El contraste de Banfield es el panorama en San Lorenzo. No cumplió las expectativas y el rendimiento inestable dejó a Mariano Soso en la cuerda floja, con apenas 12 partidos en el cargo. El técnico, que admitió que el equipo no avanza de la fase de construcción, es más sostenido por la secretaría técnica que integran Tocalli, Romagnoli y el Beto Acosta que por el presidente Tinelli. Queda por ver qué corriente impone su criterio.

Una de las virtudes de Banfield en esta copa es la de saber desarrollar una idea de juego. Desde que sorprendió a River en la primera fecha, fue un equipo reconocible por su estilo directo, con pelotas cruzadas, desbordes y futbolistas que llegan desde una segunda línea, detrás del centro-delantero Fontana. Así construyó el primer gol, en un momento en el que la victoria de Talleres lo dejaba fuera de la final. A partir de un cambio de frente de Sosa -sustituto del suspendido Lollo- a Cuero, imparable en el comienzo del torneo, hasta que un desgarro le dificultó una reaparición en su mejor nivel. El colombiano le tiró la pelota por un lado al lateral Nicolás Fernández y la fue a buscar por el otro para despachar el centro que cabeceó Bordagaray al gol. Fue una conexión entre los dos extremos del 4-1-4-1 del Taladro.

El 1-0 estaba justificado en ese primer tiempo. Banfield es uno de los equipos con el menor promedio de posesión en el torneo, no va más allá del 40 por ciento, pero no dejar de ser ofensivo por las rápidas transiciones de los interiores Galoppo y Payero, más la aceleración por los costados de Cuero y Bordagaray.

Los golazos de Fontana y Payero respondieron al estilo de Banfield. San Lorenzo se acordó tarde de atacar, pudo descontar, pero no empatar porque Arboleda demostró que es un arquero para atajadas decisivas. Álvarez redondeó una noche de festejo, con el 4-1 que desató la alegría interminable de este nuevo Banfield. (Por: Claudio Mauri para La Nación // Imagen: La celebración de Banfield Crédito: Mauro Alfieri/Pool Argra)

ADNbaires