Histórica derrota del Real Madrid en la Champions League

50
Compartir

Frente a un rival diezmado por el Covid y con solo 13 profesionales

Shakthar Donetsk logró una epopeya en Madrid. Llegó a España viviendo una “pesadilla”, según palabras de su entrenador Luis Castro, y se volverá a Ucrania soñando despierto.

Con ocho titulares ausentes por contagios de coronavirus, solo 13 profesionales entre la nómina de 20 jugadores, 14 (siete titulares y siete suplentes) jugadores con menos 21 años y un inexperto equipo con un promedio de edad de 23 años, dio el gran golpe. En el Estadio Alfredo Di Stéfano en Valdebebas, venció por primera vez en su historia a Real Madrid por 3-2, inició su camino en el Grupo B de la Champions League con un sorprendente triunfo y le propinó un duro cachetazo a un inexpresivo equipo de Zinedine Zidane.

En tan solo 12 minutos, entre los 29 y los 41 del primer tiempo, el equipo ucraniano despedazó al español. Mateus Tetê, Raphael Varane (en contra) y Manor Soloman anotaron los goles para terminar el primer tiempo con un 3-0 histórico: fue la peor caída en el descanso como local del Real Madrid en toda la historia de las competiciones europeas. Todas las diferencias que se veían en la previa se desvanecieron en el campo de juego. No hubo comparación posible: los ucranianos hicieron todo para ganar y los españoles, todo para perder.

Real Madrid, que no pudo contar con Sergio Ramos, Eden Hazard, Dani Carvajal, Álvaro Odriozola, Martin Odegaard y Mariano Díaz por diferentes lesiones, fue un equipo tan débil como apático, impreciso y endeble. Sin claridad ni reacción, tuvo una primera parte para el olvido con demasiadas distracciones y errores defensivos, poco amor propio y escasa imaginación en ataque. Enfrente, un atrevido Shakthar que mostró una fuerte solidez defensiva, fue prolijo para jugar la pelota, esperó ordenado y fue muy punzante en ataque a pura velocidad con contragolpes letales y con mucha gente en campo rival al recuperar rápido el balón.

En la segunda parte, el equipo de Zidane logró una rápida reacción con Luka Modric y Vinícius Júnior, autores de dos goles a los 8 y 13 minutos. A partir de allí, comenzó a arrinconar a su rival en la última media hora de juego, pero no pudo torcer la historia, aunque en el final estuvo muy cerca. En el tiempo adicionado, había llegado el 3-3 con un remate Federico Valverde que se desvió en Eder Militão, pero finalmente fue anulado a través del VAR por un claro offside de Vinicius al tapar la visión del arquero Anatolii Trubin.

El envión no le alcanzó al Merengue para rescatar al menos un punto de local frente al supuesto rival más débil de la zona y ahora tendrá que afrontar condicionado las cinco fechas restantes del Grupo B, que también lo integran Inter de Milan y Borussia Monchengladbach. Y la caída también rompió una extensa racha favorable: los 12 inicios anteriores de la Champions League como local se habían iniciado con un triunfo. Ahora, el Merengue deberá correr de atrás en los siguientes cinco partidos que definirán su suerte en el torneo y deberá superar una histórica barrera en su deseo de volver a conquistar Europa, ya que nunca hubo un campeón que perdiera en el debut.

Shakhtar había perdido 4-0 y 4-3 frente a Real Madrid en la fase de grupos de la Champions League 2015/2016.

De la “pesadilla” a un triunfo para el recuerdo
Shakhtar Donestk sorprendió en Madrid

 Shakhtar Donestk sorprendió en Madrid Fuente: AFP

Shakthar llegó al duelo frente a Real Madrid con 10 de los 25 jugadores de su plantilla y nueve miembros del personal técnico y auxiliar infectados por coronavirus. Y aunque los nombres de los contagiados no se hicieron públicos y la mayoría ya ha superado la enfermedad, fueron ocho apellidos de peso que no estuvieron en Madrid por decisión del cuerpo técnico: los defensores Mykola Matviyenko y Serhiy Kryvtsov; los mediocampistas Taras Stepanenko, Alan Patrick y Viktor Kovalenko; los extremos Taison y Yevhen Konoplyanka; el delantero Junior Moraes. Además, el arquero Andriy Pyatov.

“Esto es una pesadilla. Es una pesadilla para toda la humanidad; y en la medida en que los equipos somos un segmento de la sociedad también nos va a afectar. Nunca pensé que nos pudiera ocurrir algo así. Quedarnos sin tantos futbolistas para un partido. Es increíble. Pero es el mundo que tenemos hoy”, explicó el entrenador portugués Luis Castro. “La UEFA dice que si tienes al menos 13 jugadores sanos estás obligado a jugar. Y lo entiendo porque el modelo del negocio del fútbol es jugar, comprar, vender, jugar, jugar y jugar. Así es que competiremos. Sin dramatizar. No podemos sentirlo una tragedia. Hoy los jóvenes alimentan nuestro futuro: sienten que cada partido es una oportunidad de sacar adelante su vida, y así sale adelante la vida del club también”.

Así, debido a las diferentes bajas, el equipo ucraniano viajó con una nómina de 20 futbolistas integrada únicamente por 13 profesionales: los arqueros Oleksiy Shevchenko y Andriy Pyatov (habitual titular que fue suplente); los defensores Dodô, Davit Khotcholava, Viktor Korniienko, Vitão y Valeriy Bondar; los volantes Marcos Antonio, Marlos, Mateus Tetê y Maycon como centrocampistas; y los atacantes Dentinho y Manor Soloman.

En tanto, los siete jugadores restantes que estuvieron en el banco son de la cantera y tienen entre 17 y 21 años: Anatolii Trubin (19 años) fue el arquero titular, mientras que el defensor Mark Mampasi, los mediocampistas Marquinhos Cipriano (21), Heorhii Sudakov (18) y Denys Shostak (17) y los delanteros Bogdan Vyunnik (18) y Danylo Goncharuk (18) fueron opciones desde el banco en un partido para el recuerdo. (Imagen principal: Shakhtar Donestk le ganó por primera vez a Real Madrid en su tercer partido entre sí Fuente: AFP)

ADNbaires