La Provincia decidió remodelar el Estadio Ciudad de La Plata.

Claro perjuicio para Estudiantes, que aún no terminó su estadio.

1437
Compartir

Miles de hinchas se expresaron por las redes sociales por los enormes gastos que van a tener que realizar para ver al equipo fuera de la ciudad. Se calcula que desde la Secretaría de Deportes se van a gastar entre 600 y 800 mil dólares para hacer una cancha que “ya quedó vieja” según los especialistas en campos de juego

Tal como ocurrió en la década del ‘90, cuando se utilizó el terreno del Estadio Provincial para destinar fondos innecesarios en la construcción de una cancha cuyas obras muchas veces estuvieron sobreevaluadas, otra vez el Estadio Unico vuelve a captar el mote de monumento a corrupción.

De forma llamativa, a través de la Secretaría de Deportes y la Administración que conduce Matías Sejem, hace dos semanas el Estadio le comunicó a Estudiantes de La Plata que cerrará sus puertas para albergar espectáculos deportivos, ya que el gobierno de María Eugenia Vidal decidió llevar a cabo la obra de construcción de una nueva cancha. Parece mentira que en tiempos donde en la Provincia de Buenos Aires los techos de los hospitales se vienen abajo, donde en la zona rural las innundaciones asechan sin piedad y en el conurbano se registra más del 50 por ciento de pobreza según cálculos oficiales, la gobernadora y sus funcionarios decidan destinar fondos para hacer una cancha de fútbol en un reducto que en el futuro ni Estudiantes ni Gimnasia van a jugar, ya que se estima que tendrán los dos sus propias canchas habilitadas en 2019.

La noticia cayó “como un baldazo de agua fría”, según expresaron los directivos de Estudiantes que fueron consultados por este diario, ya que en la actualidad el único representante que tiene la ciudad de La Plata en la Copa Libertadores está terminando su cancha en 1 y 57 y deberá defender el honor deportivo de la capital de la Provincia alquilando el  estadio de Quilmes, que le demandará una inversión de 300 mil pesos por partido cada vez que tenga que jugar “de local”, a 35 kilómetros de La Plata.

“Esto lo podrían haber hecho el año que viene cuando nosotros terminemos nuestra cancha”, se escuchó a modo de queja por parte de dos dirigentes que fueron indagados por este diario y que reclamaron preservar su identidad por temor a represalias dentro de la Fundación Estadio Ciudad de La Plata.

Estudiantes, además, calcula que para la temporada 2018/2019, no se venderán ni siqueira el 50 por ciento de los abonos a plateas permanentes que el club tenía asegurado como ingreso en el Estadio Ciudad de La Plata, considerando un perjuicio económico para las arcas de un club.

Literalmente, en el contexto que atraviesa la construcción del estadio de 1, Estudiantes fue literalmente expulsado de La Plata con la decisión de llevar a cabo una obra en 25 y 532 en este momento.

Ahora bien, ¿Por qué no se esperó a que el Pincha pueda terminar su propia cancha?

Según reveló un empleado de alto rango en el Estadio Unico, el señor Fernando Díaz (un hombre de La Plata vinculado al rugby), las dos canchas que en la actualidad tiene el reducto de 25 y 532 “no aguantan más” y deben ser reemplazadas por otra que tendrá la particularidad de contar con el sistema de césped híbrido (ver aparte).

“Ya cumplieron un ciclo. Hay que cambiarlas”, reveló Díaz.

ADNbaires