La selección argentina empeoró un mal récord.

Cuatro partidos seguidos sin ganar en mundiales.

350
Compartir

Además del pésimo resultado y el oscuro panorama futuro en Rusia 2018, el seleccionado argentino fijó un récord propio negativo en mundiales: una sucesión de cuatro encuentros sin victorias.

Luego del 1-0 sobre Bélgica en los cuartos de final de Brasil 2014, la serie comenzó con el 0-0 frente a Países Bajos en la semifinal (el equipo albiceleste avanzó gracias al 4-2 en la definición por penales, pero en la estadística queda registrado un empate). Continuó con la caída por 1-0 a manos de Alemania en el choque decisivo por la Copa del Mundo y encadenó los dos encuentros de Rusia, el 1-1 con Islandia y la derrota por 3-0 contra Croacia.

Hasta ahora, la Argentina tenía como máximo seguidillas de tres partidos sin éxitos, cosa que se había dado cuatro veces.

La primera ocurrió entre sus tres primeras participaciones: perdió la final de 1930 ante el anfitrión Uruguay, por 4-2; debutó y se despidió con un 3-2 frente a Suecia en Italia 1934 y volvió a la Copa del Mundo en Suecia 1958 con un 3-1 propinado por Alemania en el estreno.

También la segunda serie atravesó más un mundial. Se estableció con el 1-0 del local en un cuarto de final de Inglaterra 1966, el 3-2 inicial de Polonia en Alemania 1974 y el 1-1 vs. Italia en el mismo torneo.

Las otras dos seguidillas se dieron dentro de un mismo certamen. Una, en el propio Alemania 1974, con una goleada de Países Bajos por 4-0, un traspié en el clásico con Brasil por 2-1 y un 1-1 frente a Alemania Democrática, el más débil de ambos conjuntos germanos, que no era el anfitrión. Y la restante serie ocurrió en Italia 1990, cuando el seleccionado resultó subcampeón a pesar de no ganar sus últimos tres compromisos: 0-0 vs. Yugoslavia (3-2 en la resolución por penales) en un cuarto de final, 1-1 vs. Italia (4-3) en una semifinal y 1-0 frente a Alemania en la definición.

ADNbaires/