Las cuatro estrellas en el escudo de Uruguay.

662
Compartir

¿Por qué Uruguay usa cuatro estrellas en su escudo?

Aunque se consagró campeón del mundo en dos ocasiones, el seleccionado oriental tiene razones históricas para presumir de ser tetracampeón.

Para los fanáticos del fútbol, el listado de los campeones del mundo está claro. Tiene al tope a Brasil con cinco conquistas, inmediatamente atrás a Italia y Alemania con cuatro y ya más atrás aparecen los bicampeones Argentina y Uruguay. Pero en el caso de la Celeste, los futboleros orientales enarbolan un reclamo que es el que hace que en su escudo aparezcan cuatro estrellas y no dos.

¿Cuál es el motivo para que en Uruguay se atribuyan el tetracampeonato mundial? Fuera de toda discusión están los títulos de 1930 como locales y en 1950 en Brasil, con el gol de Alcides Ghiggia y el famoso Maracanazo.

El reclamo de Uruguay pasa por los Juegos Olímpicos de París 1924 y de Amsterdam 1928, celebrados cuando todavía no se había establecido formalmente la creación de las Copas Mundiales de fútbol.

  Poster del Mundial de 1930.

En el congreso de 1924, la FIFA decidió que tomaría a su cargo la organización de los torneos de fútbol en los Juegos Olímpicos, de lo que se desprende que serían considerados como campeonatos mundiales de fútbol.A favor del reclamo uruguayo, los torneos tuvieron una organización bastante más ordenada que la de los primeros Mundiales. Mientras que en Uruguay 1930 participaron apenas 13 equipos con casi nula presencia europea, y en 1950 jugaron solo 12 y la Celeste se consagró tras entrar casi directamente a la ronda final -por las deserciones de India y Escocia, en su grupo de primera ronda solo estaba Bolivia, a la que venció 8 a 0-, en París disputó cinco partidos y venció en el camino a Yugoslavia, EE.UU., Francia, Holanda y Suiza, a la que goleó en la final por 3-0. Cuatro años más tarde superó en la final a Argentina (que no había asistido a la cita anterior), luego de empatar 1-1 el primer partido e imponerse por 2-1 en el segundo.

Así, mientras la Celeste trata de avanzar en Rusia para ponerle alegría en colores a una historia construida mayormente en blanco y negro, luce en su pecho las cuatro estrellas de las que se enorgullecen los futboleros orientales.

ADNbaires/