Las esquirlas de la “bomba” que hizo explotar Messi en Brasil.

La guerra entre la AFA y la Conmebol obliga a los clubes argentinos que juegan copas a poner la guardia alta.

42
Compartir

La munición pesada que se disparó durante la Copa América encendió la alarma en los clubes argentinos, que temen ser perjudicados.

La bomba la detonó Lionel Messi en el Arena Corinthians de San Pablo pero todavía no se sabe el alcance de las esquirlas. Porque AFA entró en una guerra directa contra la Conmebol después de la Copa América pero no será la Selección Argentina, Claudio Tapia ni el capitán albiceleste quienes saldrán a la cancha en breve -las Eliminatorias rumbo a Qatar arrancarán en marzo- para jugar bajo la órbita de la Confederación.

Serán Boca, River, San Lorenzo, Godoy Cruz (todos en la Libertadores) más Independiente, Colón y Argentinos (en la Sudamericana) los que tendrán que jugar ahora en campo minado. Y hay inquietud por lo que se vendrá. Intereses políticos, fuego cruzado y un Chiqui Tapia que avisó: “Defenderemos a la Selección Argentina”. ¿Y los clubes?

Como en la Libertadores del año pasado, en los octavos de final se jugará con VAR. Pero todo lo que pasa afuera de la cancha también resulta gravitante. En Boca, por ejemplo, recuerdan que al brasileño Dedé, expulsado en la Bombonera por fracturarle la mandíbula a Esteban Andrada, le sacaron la roja y pudo jugar el partido de vuelta para Cruzeiro. Algo más: en su momento Daniel Angelici había sido el promotor de crear una Liga Sudamericana de Clubes para desde ahí negociar y discutir con la Conmebol los torneos a disputar. Fue después del FIFAGate y aquel episodio quedó agendado en las oficinas de Asunción.

Todo el caos de la final de la Copa que terminó en Madrid (todavía sigue el reclamo económico en el TAS) también agrietó las relaciones con Alejandro Domínguez, titular de la Conmebol que no fue capaz de informar como correspondía sobre las fechas de suspensión que pesaban sobre los planteles. Por lo bajo, en Boca dicen estar alertas porque saben que Conmebol los tiene apuntados. “La declaración de Messi generó un terremoto muy fuerte y las réplicas pueden ser contra los equipos argentinos”, aseveraron a Clarín desde el club.

Boca tendrá que visitar territorio brasileño justo después de la Copa América. El 24/7 jugará en Curitiba ante Athletico Paranaense. Un rival con el que hubo polémica en el juego en Brasil porque el segundo gol de aquel 3 a 0 en contra fue en offside. En el partido en la Bombonera, tras un penal no cobrado para la visita, Tiago Nunesdisparó: “Sin VAR aquí es imposible ganar”. Quizá después del Brasil-Argentina de la Copa América cambió de parecer sobre favoritismos.

“¿Para qué está el VAR si no se aplica como debe? ¿Tengo que pensar mal y que fue una manera de disciplinarlo a Messi por lo que declaró después del partido de Brasil? Ojalá que no, porque ya estaríamos entrando en un terreno peligroso”, fue el mensaje de Gustavo Alfaro sobre la situación que vivió la Argentina pero anticipándose a lo que se puede venir.

River tendrá que enfrentarse con Cruzeiro, otro poderoso de Brasil. Sin embargo, al estar afuera de la estructura de AFA, este conflicto lo tuvo como espectador. De hecho, Marcelo Gallardo se distanció de la crítica de Messi a Conmebol y casi que advirtió que hablar de más puede ser perjudicial. “Creo que no va a influir en nosotros. Nosotros vamos a jugar como siempre; el VAR  a veces te favorece y en otras no”, fue por su parte el mensaje conciliador de Bruno Zuculini.

La relación entre Rodolfo D’Onofrio y el titular de Conmebol, como contaron las partes más de una vez, sigue siendo buena pese a que el Monumental se quedó sin la segunda final de la Libertadores y fue sancionado. En ese momento, en la votación para llevar el Superclásico a Madrid, la AFA, a través de su titular, Claudio Tapia, se abstuvo, cuando se esperaba un voto en contra de su parte. Y el VAR lo tuvo con suerte dispar. Ante Lanús, en 2017 River se sintió perjudicado; pero luego la tecnología lo premió con jugadas muy claras a favor en 2018 contra Independiente o Gremio.

A San Lorenzo le tocará enfrentarse contra Cerro Porteño. El estadio del equipo paraguayo, siempre vinculado al poderío de Conmebol, acaba de ser confirmado como la sede para la final de la Copa Sudamericana de este año. Un premio que recibió la Nueva Olla después de que le sacaran el sitio a Lima. En el club de Boedo fueron cautos ante la consulta de este diario: “AFA entró en guerra contra Conmebol y ahora los clubes tenemos que jugar con la lupa sobre nosotros; ojalá que no influya en lo que se viene”. San Lorenzo no juega contra equipos de Brasil, por eso puede tocarle un juez de ese país.

A Godoy Cruz le espera una visita a San Pablo para medirse contra Palmeiras, uno de los poderosos del continente y el club con el que se vincula sentimentalmente Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, quien demostró no tener barreras para tener un altísimo perfil en la Copa América. En Mendoza, además de lo futbolístico, saben que será una llave complicada.

En Independiente no tienen un buen recuerdo con el VAR. Aquel penal de Javier Pinola a Martín Benítez hubiese cambiado la serie de cuartos de final el año pasado. Tampoco tuvo suerte en ese área Sebastián Beccacece, quien lo padeció con Defensa y Justicia ante Junior de Barranquilla en 2018.

“Me tocó que el VAR me juegue en contra. Cuando son claras y no se sancionan, y otras que son dudosas sí se cobran te genera dudas. A mí en los momentos que me tocó me generó mucha bronca. Es delicado lo del VAR. Cuando estas cosas nuevas se ponen en práctica es lógico que haya errores o dudas, pero a los que nos tocó esta etapa es complicado”, reflexionó hace días Juan Sánchez Miño en TNT Sports. Contra Universidad Católica de Ecuador no parece una llave complicada. ¿Y después qué?

Argentinos Juniors y Colón también están en competencias de Conmebol pero chocarán entre ellos en esta instancia de Copa Sudamericana. Su suerte, lógico, estará ligada a lo que pase en la cancha. Luego la llave de uno u otro marcará el destino. (Por Matías Bustos Milla para Clarín)

ADNbaires