Las Leonas son de oro en los Juegos Panamericanos.

Golearon 5 a 1 a Canadá y se aseguran el pasaje olímpico a Tokio 2020.

22
Compartir

El seleccionado argentino femenino de hóckey sobre césped fue una tromba ante Canadá en la final de los Juegos Panamericanos y logró una ansiada goleada por 5-1, por lo que va camino a Tokio 2020.

Para las Leonas, se trata de una revancha y de la eliminación de un fantasma que, más que de los rivales, se trataba del seleccionado mismo. Desde 2007, en Río de Janeiro, no se conseguía el oro.

En las últimas dos ediciones, pese a ser uno de los mejores equipos del mundo, las argentinas se habían visto sorprendidas por Estados Unidos en ambas ocasiones.

Apenas nueve minutos y pocos segundos habían pasado del comienzo del partido cuando Julieta Jankunas, ingresando al área por la izquierda, sacó un latigazo que parecía tener intención de buscar una compañera, pero terminó metiéndose entre el primer palo y la arquera Kaitlyn Williams, quien se encontró sorprendida por la potencia del remate.

Las Leonas justificaron la ventaja en todo momento. Dominaron la posesión, tuvieron la iniciativa y el dominio territorial y sometieron a una Canadá que, atada, no podía crear juego.

Las acciones se fueron convirtiendo casi en un monólogo, en especial a partir del segundo cuarto, y si las argentinas no aumentaron antes la ventaja fue por la falta de efectividad en los córner cortos.

Pero el segundo grito llegó a través de Silvina D’Elía, para aportar mayor tranquilidad desde el resultado, aunque el rival no mostrara armas como para intimidar. Hasta entonces, claro.

Porque el tercer período mostró una Canadá con una cara diametralmente opuesta, que se adelantó, recuperó la bocha y llegó a su primer gol aprovechando -a diferencia de Argentina- su primer corto, en el que Katherine Wright, la capitana canadiense, hizo que la bola golpeara la madera del arco.

Pero a los 7 minutos las Leonas sí pudieron sacar provecho de la situación de córner y, después de la arrastrada de D’Elía, Carla Rebecchi apareció para desviar y anotar el tercero.

La historia casi quedó liquidada porque Canadá sintió el golpe y su nivel cayó, pareciéndose más al equipo que había comenzado el juego abrumado que al que amenazaba con una recuperación, y permitió el cuarto festejo albiceleste, cortesía otra vez de D’Elía, e incluso el quinto, que volvió a anotar Jankunas. (Por Sabrina Faija para Clarín // Las Leonas, olímpicas de nuevo. Foto: AP)

ADNbaires