Lionel Messi ganó su séptimo Balón de Oro

Agigantó su figura en la historia del fútbol // París rendida a sus pies.

23
Compartir

El crack argentino, que lideró a Argentina a su primera Copa América en 28 años, obtuvo el premio de la revista France Football.

Entre tantas estrellas, hay una que encandila más que ninguna. Una que deja sin brillo a las demás. Una estrella que está por encima de todas y que en la noche de Paris lo volvió a comprobar. Lionel Messi ganó su séptimo Balón de Oro, el galardón de la revista France Football que se entrega anualmente y que es esperado por todo el mundo del deporte más popular de todos. “Son siete, es extraordinario, algo que nunca pensé. Es increíble”, dijo Leo, que hizo un agradecimiento especial al plantel de la Selección.

A sus 34 años, el rosarino se quedó nuevamente con este premio personal al mejor jugador de la temporada, a pesar de algunas voces críticas de exjugadores que se habían levantado en los últimos días. Fue elegido por la votación de 180 periodistas especializados de todo el planeta que debieron dar un ranking de cinco nombres (el primero de la lista tiene seis puntos, el segundo cuatro, el tercero tres, el cuarto dos y el quinto uno).

Lionel recibió más votos que los otros 29 nominados, entre los que se destacaban Robert Lewandowski (Bayern Munich), Jorginho (Chelsea), Karim Benzema (Real Madrid), Mohamed Salah (Liverpool) y, claro, Cristiano Ronaldo (Manchester United), aunque en esta edición el portugués que ya ganó cinco no estaba entre los favoritos.

Los 41 goles y 17 asistencias en 56 partidos que marcó hasta el momento en 2021 entre Barcelona, Paris Saint-Germain y Selección Argentina lo catapultaron hacia un nuevo Balón de Oro, condecoración que ya había obtenido en 2009, 2010, 2011, 2012, 2015 y 2019. La Copa América que significó su primer título con la Mayor tras superar a Brasil en el Maracaná sin dudas impulsaron esta premiación porque entregó su mejor actuación vestido de celeste y blanco en ese certamen.

Su llegada al Teatro del Châtelet fue un presagio de lo que ocurriría un rato más tarde, ya entrada la fría noche parisina. El brillo de su impecable y glamoroso esmoquin auguraba una jornada radiante para él. Fue uno de los últimos en pasar por la alfombra roja, junto a su mujer Antonela Roccuzzo y a sus hijos Thiago, Mateo y Ciro, que estaban vestidos de modo idéntico a su padre.

Todo se desbordó a su paso. La gente lo ovacionó. La prensa se agolpaba para sacarle aunque sea un “hola”. Los fotógrafos se codeaban para tener la mejor foto posible de la familia Messi. Hasta una valla cedió y debió activarse la seguridad inmediatamente.

Fernando Alonso y Esteban Ocon, pilotos de Fórmula 1 de la escudería francesa Alpine, fueron los encargados de llevar al imponente escenario los galardones ante la mirada de nominados e invitados. Messi siguió con atención la ceremonia conducida por Didier Drogba (exfutbolista) y Sandy Heribert (periodista) sentado entre Lewandowski y Mbappé, compañero suyo en el PSG.

Messi lo mira como si fuese el primero. Foto EFE/EPA/YOAN VALAT

Messi lo mira como si fuese el primero. Foto EFE/EPA/YOAN VALAT

Messi, siempre sonriente, se puso serio segundos antes de que se diera el nombre del ganador. El final del conteo lo dejó mano a mano con Lewandowski. Pero los laureles y los flashes fueron todos para el argentino.

“Es increíble volver a estar acá. Hace 2 años dije que eran mis últimos años, que no sabía qué podía llegar a pasar y hoy me toca estar otra vez acá. Después de eso enseguida me empezaron a pregunta cuándo me iba a retirar. Hoy me toca estar en París, estoy muy feliz, feliz de estar acá, ilusionado, y tengo muchas ganas de seguir peleando por nuevos retos, así que no sé cuánto me queda pero espero que sea mucho porque disfruto muchísimo del fútbol, amo esto y espero seguir haciéndolo”, expresó La Pulga.

Al momento de los agradecimiento, no se olvidó de nadie y remarcó lo hecho junto al conjunto de Lionel Scaloni: “Quiero agradecer a mis compañeros del Barcelona y del París, y especialmente al cuerpo técnico y compañeros de la Selección Argentina. Varias veces gané este premio y sentía que tenía una espinita guardada. Este año fue todo lo contrario, conseguí lo que tanto deseaba después de tantos tropezones. Llegó y creo que este premio es en gran parte por lo que hicimos en la Copa América. Por eso lo comparto con ellos y les agradezco”.

Lionel mencionó a toda su familia que lo acompañó en su gran noche y tuvo palabras para Lewandowski: “Es un honor pelear con Robert, el año pasado todo el mundo sabe que debiste ser el ganador (NdR: no hubo premiación por la pandemia) y espero que France Football te lo dé porque fuiste un justo ganador y no se pudo hacer por la pandemia: vos tenés que tenerlo en tu casa también”.

Visiblemente emocionado mientras veía un video con declaraciones de sus amigos Luis Suárez (le entregó el premio) y Sergio Agüero y de sus tres hijos, Messi tragó saliva y volvió a remarcar lo conseguido con la camiseta de su país. La Torre Eiffel comenzó a brillar más que su saco y su imagen se proyectó en un edificio para completar una noche mágica.

Con su séptimo Balón de Oro entre sus manos, Leo posó para las fotos y avisó que quiere ir por más objetivos.

(Imagen principal: Lionel Messi, ganador del Balón de Oro 2021. Foto FRANCK FIFE / AFP // Fuente Clarín)

PARIS RENDIDA A SUS PIES

El sorprendente homenaje a Lionel Messi en la Torre Eiffel

La Pulga, ausente en la práctica de ayer por un cuadro de gastroenteritis, sueña con que el pueblo argentino pueda ver de cerca el Balón de Oro. Tras conseguir por séptima vez el premio, el argentino recibió una particular veneración ante el monumento de la capital de Francia.

La ciudad de las luces vivió una emocionante noche con la séptima coronación de Lionel Messi como el mejor futbolista de la temporada. Sus últimos partidos con el FC Barcelona, la participación con Argentina de la Copa América y el inicio de ciclo en el PSG fueron las razones por las cuales periodistas de todo el planeta lo seleccionaron como el ganador del Balón de Oro 2021.

Las repercusiones no se hicieron esperar y París despertó con un llamativo detalle a los pies de su histórico monumento. La Torre Eiffel amaneció con siete esculturas de cabras doradas pisando una pelota de fútbol cada una en referencia al hito que logró la Pulga. Dicho animal, que en inglés se le dice goat, se utiliza como un juego de palabras para llamar a alguien “el mejor de todos los tiempos” (greatest of all time).

La pregunta del millón es: ¿qué ocurrirá con el séptimo balón? Lo concreto es que seis de los Balones de Oro están exhibidos en el Camp Nou. Este último tiene un gran porcentaje gracias a su actuación con la Albiceleste en el torneo continental y por eso el rosarino fue consultado si existía la posibilidad de que sea presentado en algún edificio de la AFA.

“Yo encantado de que esto se muestre o se guarde en Ezeiza también. Como dije y no me canso de decirlo, gran parte de esto es gracias a la Copa América. Esto es de todo el grupo, más allá de que es un premio individual, es algo que se consiguió colectivamente, porque si no hubiéramos ganado la Copa América, no sé si este hubiera sido el resultado”.

La Pulga se ausentó en la práctica

El capitán argentino, luego de la emoción que significó obtener un nuevo premio al mejor jugador del año, se ausentó del entrenamiento del PSG por culpa de un cuadro de gastroenteritis. Así lo informó el parte médico emitido por el club en el que incluye a Leandro Paredes con el mismo problema estomacal. Habrá que ver si Messi se recupera para jugar esta tarde, cuando el elenco de Mauricio Pochettino reciba al Niza desde las 17.

Cabe recordar que el PSG es cómodo líder de la Ligue 1, con 40 puntos en 15 fechas y le lleva 12 a su inmediato perseguidor, el Rennes. (Fuente Diario HOY)

ADNbaires