Lucas Moura llevó al Tottenham a la final de la Champions.

El equipo del argentino Pochettino le dio vuelta la serie al Ajax en Amsterdam tras estar abajo tres a cero // El brasileño hizo los tres goles: 3 a 2 // Enfrentará al Liverpool, que eliminó a Barcelona.

36
Compartir

El Tottenham será el rival del Liverpool en la final de la Champions que se disputará en el Wanda Metropolitano de Madrid el próximo 1 de junio. Tras caer 0-1 en la ida en Londres e irse perdiendo al descanso 2-0 en el partido de vuelta (marcaron De Ligt en el minuto 5 y Ziyech en el 35), todo apuntaba a una fiesta tras la reanudación en Ámsterdam, cuya afición ya veía a un paso la séptima final de su historia. 

Sin embargo, dos goles en cuatro minutos de Lucas Moura (55 y 59) empataron el encuentro y colocaron a los ingleses a un tanto de una remontada increíble. El Ajax, que había dominado con autoridad en los dos cruces contra el Madrid y la Juve, se enfrentó al precipicio, un territorio desconocido hasta entonces para los holandeses. Dispuso de alguna ocasión para sentenciar el choque, pero en el último instante Lucas Moura obró el milagro con un disparo cruzado con la izquierda dentro del área. Era el minuto 95.01 cuando el equipo de Mauricio Pochettino lograba el pase para su primera final de la Champions. La épica ha acompañado a los londinenses en su camino a la final, con dos cruces taquicárdicos ante el Manchester City en cuartos y este de semifinales. Y todo ello sin Harry Kane, que se lesionó en la ida de cuartos contra el conjunto de Guardiola.

PARTIDO PARA EL INFARTO

Ajax, que partía como favorito para sellar este miércoles su pase a la final de la Liga de Campeones frente al Tottenham de Mauricio Pochettino, arrancó como dominador en la revancha. Y de entrada aprovechó esa ventaja para concretar en el arco de enfrente, poner el 1-0 y dar otro paso para sentirse en la final, donde espera el Liverpool.

Luego de una llegada a fondo de la mano de Tadic, con un remate que el arquero Hugo Lloris despejó de manera espectacular al corner, el local pisó fuerte en una pelota parada y dio el primer impacto grande del partido. Apenas 6 minutos iban cuando De Ligt ganó de cabeza en un corner y dejó sin recursos al francés Lloris para marcar el primer gol del partido. Ajax daba otro paso hacia la final, y el Tottenham ya necesitaba dos tantos para dar vuelta la serie.

Le costó al Tottenham reaccionar después del nuevo golpe. A la pendiente que había que remontar en el marcador se le sumaba el permanente toqueteo del Ajax, que desplegaba por toda la cancha su talento. Recién a los 22 apareció la primera chance de empate, con un pase a fondo para Son que el coreano no pudo rematar con precisión y desvió Onana. El arquero camerunés volvió a lucirse un minuto después con un remate de Eriksen.

Más allá de situaciones esporádicas, todo el tiempo dio la impresión de que el Ajax era el verdadero dueño del partido. Y a los 35 lo terminó de confirmar en el resultado: armó una gran jugada colectiva que el volante Hakim Ziyech terminó con un bombazo al ángulo en el que nada pudo hacer Lloris. Salvo un milagro, a 50 minutos del final, los holandeses ya sentían que el pasaje a la final no se les podía escapar.

El primer tiempo se cerró con la misma tónica: el Ajax dominante y el Tottenham con la apariencia de ser un equipo sedado y sin la menor posibilidad de reacción. Pero algo cambió.

El complemento mostró a los dos con libretos totalmente diferentes. Tottenham se plantó en campo contrario y logró incomodar al equipo holandés, poco acostumbrado a defenderse.

Y entonces empezó a sobrevolar el Johan Cruyff Arena la posibilidad de un nuevo milagro en las semifinales de Champions. El abanderado del sueño fue el brasileño Lucas Moura, que a los 10 minutos les mostró el camino a sus compañeros con una entrada que superó en velocidad a los centrales del Ajax para definir contra el palo izquierdo de Onana.

Todavía no se había terminado de acomodar el Ajax cuando llegó otro tanto, que puso al Tottenham a tiro de la hazaña. Onana le tapó primero el tanto a Llorente, pero la defensa no logró reaccionar y la pelota le quedó otra vez a Moura, que sacó un tiro violento contra un palo para poner el empate. El equipo de Pochettino, que hasta el primer tiempo parecía totalmente perdido, se había vuelto una tromba.

Ajax consiguió moderar el empuje del Tottenham, aunque la angustia estaba definitivamente instalada en Amsterdam. Pudo haber liquidado el Ajax con Ziyech, pero después el que estuvo cerca fue el Tottenham, cuando Vertonghen cabeceó dentro del área chica directo al travesaño, y en el rebote la defensa salvó al Ajax.

El árbitro dio cinco minutos de tiempo adicionado y el Tottenham fue a quemar las naves. Mandó a Lloris al área en un corner y puso todo lo que tenía en el ataque, pero parecía que el cierre iba a ser con festejo holandés. Pero en su último ataque apareció la hazaña: Lucas Moura, en su noche soñada, venció con un tiro bajo a Onana para poner el 3-2 y desatar la locura de Pochettino y los suyos.

La Champions, al cabo, tendrá final inglesa entre el Liverpool, habituado a las noches de gloria en Europa, y un Tottenham que buscará su primera consagración. Los dos llegan precedidos de remontadas de leyenda y prometen una final impresionante.

ADNbaires