Maradona dirigió la primera práctica ante miles de hinchas del Lobo.

Un estadio repleto vivió una fiesta histórica en la cancha de Gimnasia, en el Bosque de La Plata // El Diez aclaró: "No soy ningún mago, vine a trabajar".

115
Compartir

Un emocionado Diego Maradona pisó la cancha de Gimnasia y el Bosque explotó. El Diez entró al campo de juego a las 13.54 y se abrazó con el presidente Pellegrino. Es su vuelta al fútbol argentino.
 
Y en La Plata llegó el día. Diego Maradona fue presentado este domingo como entrenador de Gimnasia y la ciudad se vistió de fiesta para recibirlo. Por lo pronto, el Diez pisó el campo de juego a las 13.54 tras salir de la manga especialmente diseñada y se abrazó con el presidente del club platense, Gabriel Pellegrino. El Bosque ardió en júbilo al grito de “Olé, olé, olé, Diegooo, Diegooo”.

Tras ser trasladado en un carrito eléctrico, Maradona -con todo su cuerpo técnico y el plantel alrededor- comenzó a hablarle a la gente que copó las tribunas. Con una pelota en la mano izquierda y desde el círculo central, el Diez primero dio pequeños saltos cuando los hinchas cantaron: “Y ya lo ve, y ya lo ve, el que no salta es un inglés”.

“No soy un mago, hay que trabajar. A mí me gusta trabajar. Hay que ser inteligentes para ganar los partidos, y los vamos a ganar”, arrancó el Diego.

“Les prometo que este grupo va a ser un ejemplo.
Ustedes, los hinchas, nos van a dar el plus para ganar los partidos… y los vamos a ganar”, siguió el Diez.

Y cerró: “A los de enfrente no les digo nada. Soy respetuoso. No como ellos que no lo son”.

Enseguida y visiblemente emocionado, Maradona se abrazó a Sebastián Méndez, el Gallego, quien será su mano derecha en esta nueva aventura en el fútbol argentino al frente de un club que necesita de su impronta para salir de la zona roja de los promedios. Y paso a paso recorrió la cancha para saludar de cerca a las tribunas en medio de una ebullición de fuegos artificiales.

A las 14.15, al compás de la canción que popularizó Rodrigo en honor al líder del campeón del mundo en México 86, Maradona reunió a sus jugadores en un costado del campo de juego, frente a la platea Néstor Basile, y comenzó a hablarles.

A las 14.22, al ritmo del ruego de los hinchas de “el domingo, cueste lo que cueste”, Diego volvió a saludar a su cuerpo técnico y al mejor estilo Marcelo Bielsa, se sentó en una heladera portátil para comenzar a supervisar el entrenamiento.

Diez minutos más tarde, Maradona dejó la comodidad de la conservadora, se incorporó y se acercó a un grupo de jugadores que realizaba tareas físicas sobre el césped.

La práctica entregó después algunas de las imágenes que los hinchas de fútbol -y no solo de Gimnasia- esperaban. Como Diego siendo parte de un ejercicio en el que les devolvía la pared a sus dirigidos. O la charla con el paraguayo Víctor Hugo Ayala, encargado de la pelota parada en el Lobo. Hasta que a las 15.25 se dieron por terminados los trabajos. El Diez empezaba a abandonar la práctica en un día que el pueblo tripero jamás olvidará.

Cerca del mediodía, se abrieron las puertas del estadio y los hinchas comenzaron a poblar lentamente las tribunas, a falta de dos horas para que comenzara la práctica abierta. La fiesta empezaba a tomar forma, con Maradona todavía en camino a la ciudad.

Diego lloró en el Bosque.

El entrenamiento abierto duró cerca de una hora y media. Fue una bienvenida, un primer saludo y el encuentro del Diez con su nueva familia, jugadores e hinchas.

Los sponsor pagaron 50 mil pesos por cada 10 segundos de imagen publicitaria durante la conferencia de prensa que dará Diego después de la práctica.

“Estuvo siguiendo todo por televisión. Está conmovido, hace rato que no se lo ve así”, comentan desde el entorno del Diez, que ya eligió la camiseta azul como su favorita.

FRASES DEL DIEZ

–No soy un mago, hay que trabajar. A mí, me gusta trabajar”
Hay que ser inteligentes para ganar los partidos, y los vamos a ganar”.

–Les prometo que este grupo va a ser un ejemplo”.

–​Ustedes, los hinchas, nos van a dar el plus para ganar los partidos… Y los vamos a ganar”.

–Les aseguro que vamos a dejar la vida. Cuando el equipo salga a la cancha se va a matar por toda esta gente”.

–Les doy mi compromiso que voy a venir a todos los entrenamientos, no como dice algún gil periodista”.

–A los jugadores: el que no se entrena o no corre, ¡no juega!”

–A los de enfrente no les digo nada. Soy respetuoso. No como ellos, que no lo son”.

ANTES CON EL PLANTEL

El inflador anímico de Diego Maradona comenzó a trabajar en Gimnasia antes de que su imagen irrumpiera en el césped del Bosque, para que los más de 20.000 hinchas vibraran con sus palabras y su llanto genuino, contagioso. Antes de que las cámaras reprodujeran su discurso-presentación, se reunió primero con Lucas Licht, el capitán (que lo acompañó en el discurso ante el público) y luego le dio una charla en el plantel en el vestuario. Pastillas de un Maradona auténtico que ya comenzó a tocar la fibra íntima de sus pupilos.

Rodeado por otros jugadores, como el paraguayo Víctor Ayala, Maradona primero encaró al Bochi (38 años), gran referente del plantel que necesita de su impronta para salir del sótano de la tabla de los promedios. Y la primera frase que le dedicó resultó un anticipo de la profunda emoción que viviría el pueblo tripero en la presentación.

Maradona canta al son del ritmo que baja de las tribunas del Bosque (Foto: Paula Avila)

“Yo los quiero ayudar. Ustedes me ayudaron a mí y yo los quiero ayudar”, le dijo y rompió en llanto, situación que se coronó en un abrazo. Maradona está muy agradecido con el Lobo por haberle permitido regresar al fútbol argentino, algo que no sucedía desde su paso por el banco de la Selección en 2010. Por eso, el concepto se repite, como en loop. Cuando Diego se alejó de la escena, Licht quedó visiblemente conmocionado. “Lloro”, le dijo el lateral izquierdo a uno de sus acompañantes. Un momento de clímax dentro de todo lo que generó el Diez.

En el trayecto y en camarines, recibió un par de llamados telefónicos que lo movilizaron. Uno, de Claudio Paul Caniggia, su ex socio en la Selección. Vale recordarlo: en el Lobo tiene a su Claudio Paul… Spinelli, el atacante. También se contactó Enzo Francescoli, para desearle buena suerte.

“Saludó a cada uno de los jugadores, de los utileros, de los masajistas. Y esto lo hace todos los días”, contó el presidente Gabriel Pellegrino de ese primer acercamiento al plantel. “Dijo que viene a ayudar y que va a trabajar todos los días”, agregó.

La arenga íntima fue más profunda. “El que conmigo se mata, juega”, bramó, elevando la voz, lo que generó aplausos y gritos del grupo. Hasta a su cuerpo técnico se lo notó extasiado. Al Gallego Méndez, su ayudante de campo principal, no se le podía borrar la sonrisa. Lo mismo a Mariano Messera, coach de la Reserva, con quien ya había hablado por teléfono el jueves. Diego se estrechó en un abrazo que duró varios segundos. Y, ante las cámaras de TV, lo señaló varias veces, dibujando el N° 10 con sus manos; un homenaje tremendo. El inflador anímico del astro ya funciona en plenitud. Y los ejemplos, en el estadio Juan Carmelo Zerillo, sobraron…(Fuente Infobae)

El mensaje de Guillermo Barros Schelotto desde Los Angeles: “Gracias, Diego. El que ama no olvida. Yo te idolatré, hoy te idolatran mis hijos. Recuerdo tu apoyo cuando llegué a Boca y en mi último partido. Amor con amor se paga, la gente (la 22) te va amar siempre, pase lo que pase”.

LOS NUMEROS DE MARADONA

3.000 Nuevos socios (y siguen asociándose)

1.800 Solicitudes vía web para asociarse

23.000 Personas en el Bosque en su primera práctica

500 Camisetas vendidas en un día

700 Periodistas de todo el mundo en la conferencia de prensa

90 Los minutos que estuvo en la cancha durante su presentación

22 Los años que pasaron para que Maradona vuelva a pisar el césped del Bosque (1997, partido a beneficio de la Cruz Roja)

24 Los años que pasaron para que vuelva a dirigir en Argentina

50 Años que alguien no revolucionaba a Gimnasia con su llegada (Hugo Gatti en 1969)

UN caño tiró hasta el momento en Gimnasia (al vicepresidente Alejandro Ferrer el domingo)

 Rocío Oliva podría llegar a coordinar el fútbol femenino de Gimnasia.

ADNbaires