Operaron con éxito a Maradona

Fue intervenido por un hematoma subdural en una clínica privada de Olivos.

74
Compartir

Diego Armando Maradona fue sometido en la noche del martes a una intervención quirúrgica para resolver un hematoma subdural crónico alojado en la calota craneana. El procedimiento, según confirmaron desde la Clínica Olivos, en la que se realizó la intervención, fue exitoso y ahora el astro descansará en una habitación individual para luego comenzar el posoperatorio.

El centro asistencial dispuso un protocolo estricto para el ingreso de allegados y amigos del Diez: sólo pudieron estar cerca suyo familiares directos.

El entrenador de Gimnasia (La Plata) ingresó al quirófano a las 21.05, y se sometió a un procedimiento calificado “de rutina” por médicos especialistas en temas neurológicos. Podía llegar a durar entre una y dos horas. Al final, cerca de la medianoche se conoció que todo había salido bien y que Diego descansaba junto a su familia y sus allegados más cercanos.

El posoperatorio será tan importante como el procedimiento en sí, ya que el paciente tiene que respetar las indicaciones clínicas, sobre todo en los primeros días. Maradona, con su historial de problemas de salud, no es un “paciente cualquiera”, por lo que los médicos que lo atienden monitorearán bien de cerca su evolución.

A las 19.09, la ambulancia de alta complejidad que trasladaba al Diez ingresó al portón de acceso de la Clínica Olivos, ubicada sobre la Avenida Maipú. El paciente más famoso había abandonado apenas una hora y diez minutos antes otra clínica, la Ipensa de La Plata. Allí, en horas del mediodía, su médico Leopoldo Luque le había contado que una tomografía computada realizada por la mañana mostró un hematoma subdural en su cabeza. Y que era necesario operarlo. Maradona estuvo de acuerdo con la intervención.

Las banderas con el rostro de Diego Armando Maradona, en la puerta de la clínica Olivos, donde el excapitán y exentrenador del seleccionado argentino fue operado de un hematoma subdural.

Las banderas con el rostro de Diego Armando Maradona, en la puerta de la clínica Olivos, donde el excapitán y exentrenador del seleccionado argentino fue operado de un hematoma subdural. Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo

El excapitán del seleccionado había mostrado síntomas de mejoría durante el día. Desayunó (su falta de apetito había sido uno de los síntomas de preocupación para su entorno), caminó con su médico por el segundo piso del sanatorio, bromeó, recibió la visita de Donato Villani, quien acudió a la ciudad de las diagonales en representación de Claudio Tapia, presidente de la AFA. Estaba mucho mejor de ánimo que el lunes. E incluso que el mismo viernes, cuando se lo vio desmejorado en ocasión de su cumpleaños número 60, celebrado en la antesala del partido entre Gimnasia y Patronato, en La Plata.

En horas de la tarde, Diego Maradona abandonó la clínica platense en la que estaba internado y fue trasladado a la clínica Olivos, donde pasadas las 21 ingresó al quirófano para ser operado de un hematoma subdural. Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Hafford

Antes de emprender el viaje hacia Olivos, Maradona recibió a una de sus ex parejas, Verónica Ojeda, en la clínica platense. Y hasta allí también fue Gianinna, una de sus hijas. Su hermana Dalma se unió al acompañamiento ya en Olivos, donde también estaba su medio hermana Jana, quien vive con Diego. Al Diez no le faltó afecto en las últimas horas, complicadas por un diagnóstico que lo obligó a pasar por la sala de operaciones. De la que ya salió. Y se repone.

LA INTERVENCIÓN

Leopoldo Luque, médico personal de Maradona desde 2016 y casualmente neurocirujano, fue el encargado de coordinar una operación que suele ser de rutina para los especialistas. Pablo Rubino, Santiago Erize y Fidel Sosa completaron el equipo que primero ratificó el diagnóstico y mas tarde trabajó en grupo en el quirófano.

Antes de que comenzara la intervención, que arrancó cerca de las 21 y se extendió por cerca de una hora y media, Maradona fue sometido a una serie de estudios -incluido un hisopado- y se le repitió la tomografía computada para constatar lesión. Según pudo averiguar Clarín, la familia había hecho algunos cuestionamientos a la decisión tomada horas antes por el médico. Incluso pidió demorar la cirugía, posición que tomó como propia Maradona, quien finalmente cedió ante las evidencias clínicas.

“La operación salió bien y Maradona se despertó bien y ya está en su habitación de terapia, con todos los parámetros correctos. Tiene un pequeño drenaje que se le retirará mañana (por este miércoles)”, sostuvo Luque a las 23,20 en la puerta de la clínica y con decenas de fanáticos del Diez que habían ido a hacer una vigilia por su ídolo.  

Diego pasará unos días de posoperatorio que aún no fueron especificados. Depende de su evolución que puede ser un poco más compleja que la de otro paciente (no más de 72 horas) por el cuadro clínico en el que entró a la clínica de La Plata el lunes por la tarde. Una vez que reciba el alta volvería a la quinta de Brandsen donde vive desde hace un par de meses. Habrá que ver qué decisión tienen sus hijos que decidieron involucrarse de lleno en las últimas horas y manejar ellos los próximos pasos de su padre. (Fuente Clarin)

LO QUE PASABA ANTES DE LA OPERACIÓN

En términos médicos, Maradona padece un hematoma subdural: se trata de la acumulación de sangre entre el cerebro y su cubierta más externa. Eso se advirtió a raíz de una tomografía que se le realizó después del mediodía, cuyos resultados indicaron la necesidad de cambiar los planes: en principio, la idea era que permaneciera uno o dos días más en la clínica antes de volver a su casa.

El hematoma se aloja en el lado izquierdo de su cabeza, debido a un golpe que habría sufrido en su casa, producto de una caída, que inicialmente no revistió mayor importancia. “A veces, se trata de golpes casi imperceptibles”, comentó el médico. Ahora, a raíz de ese edema, se tomó esta determinación, aunque no hubo ninguna comunicación oficial de parte de la clínica Ipensa, donde permanece alojado.

En principio, la internación resuelta ayer fue decidida de común acuerdo entre Maradona y su neurocirujano de cabecera, Leopoldo Luque, por una situación emocional que afectó al ahora entrenador durante la pandemia. Se le tomó una reserva en la clínica Ipensa y en la tarde del lunes se le realizaron diversos estudios de evaluación. Quedó alojado en la habitación 214. (Imagen: Una imagen de la clínica platense donde está internado Diego Maradona. De allí fue trasladado a la Clínica Olivos para ser operado por su médico personal. Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Hafford)

LA OPERACION

Leopoldo Luque dijo que Diego "está lúcido y de acuerdo" con la intervenciónLeopoldo Luque dijo que Diego “está lúcido y de acuerdo” con la intervención Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Hafford

El resultado de la tomografía que se le practicó esta mañana cambió el rostro de todos. Diego Armando Maradona tiene una hematoma subdural y será operado esta noche, en una clínica de Olivos..

“Lo voy a operar. Es una operación de rutina”, dijo con tranquilidad su médico personal, el neurocirujano Leopoldo Luque, en una breve rueda de prensa brindada este martes a la tarde en la puerta del sanatorio donde está hospitalizado el ídolo, que acaba de cumplir 60 años.

Si bien no se conocen detalles de la intervención sería alrededor de las 20. Trascendió que al campeón del mundo en México 86 y actual DT de Gimnasia y Esgrima La Plata se le formó un edema en el lado izquierdo de su cabeza debido a un posible golpe que habría sufrido en su casa, producto de una hipotética caída, a la que inicialmente le restaron importancia.

¿Qué es un hematoma subdural?

Un hematoma subdural es la acumulación de sangre y de productos de descomposición de la sangre entre la corteza cerebral y la duramadre, que es la meninge exterior

Un hematoma subdural es la acumulación de sangre y de productos de descomposición de la sangre entre la corteza cerebral y la duramadre, que es la meninge exterior Crédito: Shutterstock

Un hematoma subdural es la acumulación de sangre y de productos de descomposición de la sangre entre la corteza cerebral y la duramadre, que es la meninge exterior, una membrana que se encuentra adherida a la parte interior del cráneo.

Esta afección se desarrolla cuando las diminutas venas que corren entre la duramadre y la superficie del cerebro (venas emisarias) se rompen y dejan escapar sangre, generalmente como resultado de un traumatismo craneal. Luego se forma una acumulación de sangre sobre la superficie del cerebro generando una acumulación subdural crónica. En cada caso, se debe decidir si se trata de una afección que requiere intervención quirúrgica o no.

“En general, los hematomas subdurales de más de un centímetro de diámetro uno los supervisa más de cerca o los opera, depende de si dan síntomas o no. Hay que evaluarlos sobre el paciente. Suele recomendarse reposo de actividad física intensa. Si hubiera que operarlo, tal vez tendría que estar unas tres o cuatro semanas ‘fuera de combate'”, señaló hace unos meses Cristian Fuster, el neurocirujano que operó a Cristina Kirchner de la misma afección en octubre de 2013, luego de que fuera intervenido por este mismo cuadro el ministro de Salud, Ginés Gonzalez García, en mayo de este año.

ADNbaires