Diego Maradona permanecerá internado varios días más

Hará un tratamiento por una situación de “abstinencia”.

59
Compartir

Leopoldo Luque contó que Diego tuvo episodios de “confusión” en el posoperatorio y que se tomó la decisión de que inicie un tratamiento.

Cuando los pasos parecían ir solo hacia adelante y el temor inicial había dado lugar al optimismo, una novedad irrumpió en la situación clínica de Diego Maradona, internado desde el lunes pasado. Mientras el Diez continuaba con la evolución tras la operación a la que debió someterse el martes por un hematoma subdural en la cabeza, el nuevo parte médico que dio en la tarde de este jueves el doctor Leopoldo Luque cambió un escenario que parecía encaminarse hacia el alta.

El médico informó que Diego había sufrido durante el posoperatorio “episodios de confusión” y que la conclusión a la que arribaron con los médicos de terapia intensiva fue que esto se debía a una situación de “abstinencia”. A partir de esto, comentó Luque, se decidió que Maradona hiciera un tratamiento en ese sentido.

“Diego está bien pero hay una realidad y presentó un cuadro de abstinencia. Decidimos hacer un tratamiento para esto. Creemos que esto es lo que hay que hacer y que esta es una oportunidad muy grande para que Diego esté mejor. Se quedará unos días más”, comentó Luque ante los periodistas reunidos en la puerta de la Clínica Olivos.

Más temprano, el médico se había mostrado optimista sobre la situación e incluso había contado que los mayores esfuerzos se habían puesto en convencer a Diego, que quería irse de la clínica, de la necesidad de quedarse unos días más.

“Como novedad del día, le hicimos una tomografía de control que fue excelente. Estoy muy contento. Él ya se quiere ir, puede caminar, habla conmigo, se lo nota mucho más claro. Hablamos con los médicos de terapia que también lo ven en condiciones de alta”, dijo Luque en un escueto informe que no dio lugar a preguntas de los periodistas presentes, y en el que hasta había barajado la posibilidad de que este mismo jueves Diego fuera dado de alta.

En ese momento la intención de Luque y su recomendación apoyada en su experiencia apuntaba a que Maradona se quedara al menos hasta el viernes en la clínica. La postura de los terapistas de la entidad era la misma. Pero Diego insistía en que quería irse.

En esa puja, el doctor personal del astro argentino se limitó a dar un parte corto y a diferencia de lo que había ocurrido en sus apariciones públicas anteriores no profundizó sobre los pasos a seguir. Su misión era convencer a Diego. Y lo logró.

En este escenario, tanto Luque como el resto de los especialistas que monitorean la evolución de Maradona podrán seguir teniendo un control más riguroso de su salud, algo que podía escapar de su alcance si Diego volvía más rápido de lo aconsejado a su casa de Brandsen,

Maradona nunca dejó de ser un paciente de riesgo que se sometió a una operación en la cabeza y debía transitar las horas posteriores a la intervención con los cuidados necesarios. “Pasaron poco más de 24 horas, si se va a la casa y se cae, se golpea o le pasa algo…”, alertaban los médicos en las charlas internas de pasillo.

Por la tarde del jueves varias fueron las visitas que recibió el Diez. Dalma y Gianinna, las dos hijas que tuvo fruto de su matrimonio con Claudia Villafañe estuvieron en Olivos. También Ana y Rita (conocida como “Kity”), dos de las hermanas de Diego. Y hasta el doctor Alfredo Cahe, su médico histórico quien fue llamado por su colega Luque para que pasara a charlar con el exfutbolista y también contribuyera para que el posoperatorio fuera el aconsejado por los especialistas. (Imagen: Leopoldo Luque, el médico personal de Maradona que participó de la operación que le realizaron el martes. Foto Maxi Failla)

ADNbaires