Paolo Guerrero, el delantero que quieren todos.

El interminable goleador peruano suena fuerte en Boca.

65
Compartir

Tanto Juan Román Riquelme como el oficialismo dicen haber iniciado las charlas para que el peruano sea el refuerzo estrella en este mercado de pases.

Por un lado, está la fórmula oficialista de Boca, compuesta Christian Gribaudo y Juan Carlos Crespi, que buscará continuar el legado que dejará Daniel Angelici​. Por el otro, el “Frente para recuperar la Identidad Xeneize”, con Jorge Amor Ameal, Mario Pergolini y la incorporación de lujo de Juan Román Riquelme. En la recta final de la pelea por la presidencia del club de La Ribera, ambas listas evidenciaron sus diferencias. Las promesas, los objetivos y las estrategias para conseguir adeptos son diferentes en cada frente. Sin embargo, coinciden en una cosa. Todo indica que, gane quien gane las elecciones, el Xeneize intentará incorporar el mismo refuerzo de lujo: Paolo Guerrero​.

Es que tanto desde las listas opositoras, como también en el oficialismo, comenzaron con los acercamientos para incorporar al delantero de la selección de Perú​.

El propio Riquelme, candidato a vicepresidente segundo, reconoció que charló con el goleador de 35 años: “Hablé con él hace quince días y también la semana pasada. Le agradecí mucho porque me llamó personalmente para invitarme a un partido en Cuzco (Perú) para ayudar a los nenes. Con su selección sigue demostrando que es un gran jugador de fútbol”. Además, el ídolo boquense agregó: “Todos los equipos quisieran a un jugador como Paolo. El que juega bien a la pelota lo puede hacer a cualquier edad. El sigue demostrando que es un grandísimo jugador de fútbol”.

A su vez, y en medio de las promesas de campaña, se sabe que el oficialismo también tiene la intención de romper el mercado de pases y lograr que Paolo se ponga la azul y amarilla. Pero… ¿cómo llegaría el crack peruano?

Guerrero lleva siete años jugando en Brasil, con actualidad en Inter de Porto Alegre, donde comparte plantel con los argentinos Andrés D’Alessandro, ex River; Víctor Cuesta, ex Independiente; y Martín Sarrafiore, ex Huracán​. Fue titular en ocho de los últimos nueve partidos -en el restante ingresó en el segundo tiempo- y marcó 4 goles.

El esquema que Gustavo Alfaro​ usó en el último entre Boca y Unión fue similar al que habitualmente utiliza Inter, por lo que la adaptación de Paolo sería sencilla. Paolo suele jugar con tres volantes ofensivos a su espalda, al igual que Wanchope Ábila hizo el domingo pasado, con Eduardo Salvio, Alexis Mac Allister y Emanuel Reynoso.

¿Cómo se haría factible su llegada? Está claro que el diálogo que pueda tener con Riquelme acrecentará las chances, aunque Paolo tiene contrato con Inter hasta abril de 2022. No obstante, la cláusula de rescisión es de 4,5 millones de dólares, un número totalmente accesible para el club de la Superliga con mejor balance.

A pesar de sus 35 años, el Depredador demuestra que aún tiene cuerda para rato: es el máximo artillero de su equipo en la temporada actual, con 17 goles en 37 encuentros. Es decir, un promedio de promedio de 0,45 gritos por partido.

Además de su potencia e instinto goleador, Guerrero tiene mucho para aportar desde su experiencia. Arrancó a jugar al fútbol a los siete años en las inferiores de Alianza Lima. Hay muchos casos de futbolistas que, a través de su crecimiento, cambian de posición en la cancha y se readaptan a las exigencias del entrenador de turno. No fue el caso de Paolo. Siempre fue centrodelantero. Siempre goleador.

A pesar de su rendimiento, nunca llegó a debutar en Alianza. Durante unos partidos amistosos en Alemania, dirigentes del Bayern Munich observaron las cualidades y lo pusieron a prueba. Como de costumbre, el peruano no defraudó: llenó la valija con esperanza, goles y confianza y viajó al país europeo.

Fue en Alemania donde adoptó el apodo de Depredador. Completó siete años en Bayern Munich (los cuatro primeros fueron en el segundo equipo) y seis en el Hamburgo​: 295 partidos y 114 tantos.

En la temporada 2012, pasó a Corinthians. No tardó en ganarse el cariño de la gente: ese mismo año, convirtió el único gol de la final del Mundial de Clubes, donde el Timao se impuso ante Chelsea​. Aquella fue la última vez en la que un equipo sudamericano venció al poderío europeo en dicho certamen.

También fue protagonista de los mejores momentos de la selección de Perú. Gracias a su gol de tiro libre (con complicidad del arquero David Ospina), el conjunto dirigido por el argentino Ricardo Gareca se metió en el repechaje para clasificar al Mundial de Rusia 2018​, tras 36 años de ausencias.

Sin embargo, días antes del partido definitorio ante Nueva Zelanda, la FIFA comunicó que Paolo Guerrero había dado positivo un control antidoping después del partido con Argentina. El plantel peruano viajó a Oceanía sin su estrella e igualó 0-0. En la revancha, en Lima, Jefferson Farfán convirtió el primer gol y festejó mostrando a las cámaras una camiseta: es la número nueve, la de su amigo Guerrero, con quien hizo las inferiores en Alianza Lima.

Luego, Christian Ramos estableció el 2-0 definitivo y el seleccionado rojiblanco obtuvo el pasaje a la Copa del Mundo.

Finalmente, la FIFA le levantó la sanción al goleador, que pudo integrar el plantel que viajó a Rusia para representar a Perú. No obstante, su recorrido terminó en fase de grupos y el delantero fue tajante: “Recibí un castigo injusto. Para mí no jugué la Copa, porque días antes estaba entrenando solo en un parque. Los jugadores que militan en Europa llegaron con 70 partidos, yo llegué con tres”.

El fútbol, como la vida, siempre da revancha. Y Guerrero la tuvo en la Copa América de Brasil 2019: aportó tres goles y una asistencia para que Perú consiguiera un histórico segundo puesto.

El talento y la experiencias del goleador peruano es un combinación explosiva que podría favorecer al funcionamiento de Boca. Sin dudas, el Xeneize irá a buscarlo. La decisión es del delantero: ¿Se quedará con el Chacho Coudet en Inter o pegará el portazo y vendrá a la Argentina para jugar en el conjunto de la Ribera? Los hinchas ya sueñan con verlo jugar en La Bombonera​.

ADNbaires