Paula Pareto ya es leyenda: portó la bandera olímpica en Tokio

Ocurrió este viernes en la fiesta inaugural de los Juegos 2020 // La historia completa de su designación por el COI.

31
Compartir

Fueron dos semanas de emociones para la doble medallista en judo, que pasó la pandemia de coronavirus, en su rol de médica, desde la primera línea de combate.

Jueves 8 de julio de 2021. Un día más en la recta final de la preparación de Paula Pareto hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. ¿Un día más? Je. Laura Martinel descubre en su teléfono un audio de WhatsApp de Álvaro Rosset, subjefe de misión de la delegación nacional en la capital japonesa. “El Comité Olímpico Internacional quiere que Paula lleve la bandera olímpica en la ceremonia inaugural”, escucha la entrenadora de la campeona en Río de Janeiro 2016. Vuelve a escuchar. Vuelve a escuchar. Y vuelve a escuchar. ¿Quéééééé?

Viernes 23 de julio de 2021. Ya desfilaron Santiago Lange y Cecilia Carranza Saroli con la bandera argentina y una banda que era un sentimiento y no podía parar detrás. Pasó el mejor momento de la ceremonia: la representación en vivo de los pictogramas. Aplausos para la idea y para los ejecutores. Pero se vendría lo mejor.

Los locutores anuncian que hará su ingreso la bandera olímpica, llevada por un atleta de cada continente, que estuvo en la primera línea en la lucha contra la pandemia. Y aparece Paula Pareto. El honor máximo para una vida de esfuerzo, pasión y amor por el judo y por la medicina.

El honor máximo para Paula Pareto. Foto: AP

El honor máximo para Paula Pareto. Foto: AP

¿Cómo fueron esas dos semanas de espera hasta saber si la idea del COI se iba a concretar? ¿Cuántas idas y vueltas hubo (alerta spoiler: muchas)? ¿Cómo lograron coserse la boca para que todo fuera sorpresa?

Esta la historia íntima del reconocimiento glorioso a la síntesis de lo que es ser una atleta olímpica. El primer deportista argentino de cualquier género en portar la bandera de los cinco anillos en la inauguración de unos Juegos.

Pareto, Martinel, la sparring Camila Marcellet y la kinesióloga María José Domínguez habían arribado a Japón el 2 de julio y luego de los trámites sanitarios en el aeropuerto, partieron hacia Sakai, la ciudad que las albergó como centro de aclimatación y entrenamiento. Un grupo de judocas japonesas las esperaba para hacerles el aguante y entrenar en equipo. Duro, como siempre hace Paula.

El llamado

Pareto junto a otros seis atletas porta la bandera olímpica. Foto: EFEPareto junto a otros seis atletas porta la bandera olímpica. Foto: EFE

Todo venía sobre ruedas… hasta que llegó el audio de WhatsApp desde el COA.

-Pau, el COI quiere que lleves la bandera olímpica en la ceremonia inaugural.

-No, si compito al otro día, como siempre.

Reacción lógica de una atleta que siempre resignó ser considerada como abanderada de la delegación, precisamente por ese “pequeño” detalle: sale al tatami al día siguiente. Como sucedió cuando conquistó la medalla dorada en Río, se trepó a Martinel y ésta le dijo lo que era obvio al ser la primera campeona olímpica argentina: “¡Sos leyenda! ¡Sos leyenda!”.

Pero llegó el primer momento de duda. Inevitable.

-¿Qué hago?

Laura lloraba de emoción. Era una estatua. Advertía el carácter único de semejante honor.

-Yo no sé qué hacer, Lau. Decidilo vos.

Cecilia Carranza y Santiago  Lange, al frente de la delegación argentina

Cecilia Carranza y Santiago Lange, al frente de la delegación argentinaBEN STANSALL – AFP

Cecilia Carranza Saroli y Santiago Lange fueron los abanderados de la Argentina. Pareto fue la abanderada olímpica. Foto: AP

Cecilia Carranza Saroli y Santiago Lange fueron los abanderados de la Argentina. Pareto fue la abanderada olímpica. Foto: AP

El equipo de Argentina posa para una foto durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el Estadio Olímpico el 23 de julio de 2021 en Tokio, Japón.

Martinel sabía que el pesaje de Paula iba a comenzar el viernes 23 a las 20. En el exacto momento en que largaría la ceremonia. “Imposible”, pensó. Pero nada es imposible…

“La coach”, como la llama Paula, comprendió el orgullo de la elección de La Peque, no sólo por ser campeona olímpica sino porque los portadores de cada continente serían atletas que por diferentes razones estuvieron en la primera línea o ayudando en la batalla contra el Covid-19.

Y la doctora Pareto, en pleno final de su especialización en Traumatología, no sólo atendió pacientes en pandemia en el Hospital de San Isidro sino que también operó.

“Poner clavos intramedulares ya es una cosa habitual. Lo interesante es que bajo la supervisión de mis jefes puedo realizar intervenciones como unir tendones o nervios cortados en miembros. Ellos supervisan, pero algún día lo voy a tener que hacer sola, je”, le había explicado a Clarín en una entrevista de noviembre de 2020.

“Sentís cómo se te caen las gotas de sudor por la espalda. Pensá que no hay aire acondicionado por el Covid y el equipamiento es total en el quirófano -había relatado-. ¿Alguna vez te pusiste un barbijo N95? No sabés lo que aprieta. Además usamos un barbijo de triple capa, las antiparras, la máscara y un camisolín extra al habitual. La piel no respira por ningún lado. Transpiro más en el quirófano que en un entrenamiento. Olvidate”.

La trama secreta

Alta en el cielo. La bandera olímpica junto a la bandera de Japón, el país anfitrión. Foto: APAlta en el cielo. La bandera olímpica junto a la bandera de Japón, el país anfitrión. Foto: AP

Comenzó el operativo “Hagamos lo posible para que Paula esté en la ceremonia”. El intercambio de correos electrónicos fue largo y tendido.

A través del COA, se le pidió a la Federación Internacional de Judo (IJF) si le podían cambiar el horario de pesaje a Paula “porque iba a tener un rol en la ceremonia de apertura”. Claro, no podían contar absolutamente nada. Nada de nada.

Como la idea original había sido del COI y la IJF entendió la importancia, accedió. ¿Cuál fue la propuesta? Que Paula se pesara tres horas antes de la competencia. Se abría la puerta, pero…. no.

Los atletas necesitan respetar sus rituales. En cada competencia, Pareto se pesa el día anterior. Y todo debía estar en su lugar. Así que lo analizaron en equipo y la respuesta fue contundente: “No es justo que en su última competencia se le trastoque el cronograma. Y como adelantar el pesaje es sacar ventaja deportiva, ya está. Gracias, pero no podrá ser”.

Las dos Pareto. La médica y la leyenda olímpica.Las dos Pareto. La médica y la leyenda olímpica.

Pero la idea no se cayó porque todas las partes entendieron y el COI insistió con su idea original. Entonces les dijeron a Laura y a Paula que le destinaban un transporte especial para que pudiera llegar a tiempo y cumplir con su agenda completa. Listo el pollo. Ahora, silenzio stampa. Que no se entere nadie.

Y así fue que despacito y por las piedras, ya instalada en la Villa Olímpica en pleno reencuentro con esos colegas a los que ve en el CeNARD, Paula se fue este jueves 22 sin avisar al ensayo general de la ceremonia. Se probó la ropa y se afinaron los detalles. Nada podía quedar librado al azar. Su círculo íntimo se enteró recién un día antes. Esta vez sí o sí deberían ver la inauguración, je. Sobraban los motivos.

Este viernes se cumplió todo lo pautado: el pesaje de la categoría 48 kilos, una acompañante destinada por el COI para llevarla al Estadio Olímpico, cambio de ropa y, cuando aún no era la medianoche en Tokio, el ingreso de la bandera de los cinco anillos con Paula Pareto como una de los seis portadores.

Paula Pareto, abanderada olímpica

Paula Pareto, abanderada olímpicaStephen McCarthy – Sportsfile

Paula Pareto, abanderada

Sos leyenda, Paula. Sos leyenda.

23-07-2021 Drones en el cielo de Tokio formando el planeta Tierra POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA JUEGOS OLÍMPIOS TOKIO 2020

23-07-2021 Drones en el cielo de Tokio formando el planeta Tierra POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA JUEGOS OLÍMPIOS TOKIO 2020

Los fuegos artificiales se iluminan sobre el Estadio Nacional durante la ceremonia de apertura de las vistas de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 desde la plataforma de observación Shibuya Sky

Los fuegos artificiales se iluminan sobre el Estadio Nacional durante la ceremonia de apertura de las vistas de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 desde la plataforma de observación Shibuya SkyEugene Hoshiko – AP

(Imagen principal: Inolvidable. Paula Pareto, la segunda de la fila, lleva la bandera olímpica en la fiesta inaugural de los Juegos de Tokio 2020. Foto: AFP // Por Hernán Sartori para Clarín)

ADNbaires