¿Quién tiene el récord que quiere batir Armani?

437
Compartir
River vs Argentinos Jrs Foto Juano Tesone

Marcos Croce estuvo 1.077 minutos sin recibir goles entre 1920 y 1921. Un registro olvidado, pero superior al del arquero de Ferro, Barisio, en 1981.

¿Cómo era nuestro país en 1884? Julio Argentino Roca atravesaba su cuarto año en la presidencia de la Nación y el Congreso sancionaba la Ley 1.420 de educación común, base de la enseñanza laica, gratuita y obligatoria. Se había inaugurado la red ferroviaria Saladillo-Lobos, todo un avance para la época. El General Benjamín Victorica iniciaba la expedición al Chaco para terminar con el fin de los cacicazgos. Y el martes 6 de mayo nacía Marcos Francisco Croce, quien sería uno de los mejores arqueros de la historia de Racing y el dueño de ese récord que persigue Franco Armani, el imbatible número uno de River.

Croce llegó a Avellaneda desde Alumni, donde debutó con apenas 16 años. Sus habilidades bajo los tres palos llevaron al gurrumín a Estudiantes de Caseros y en 1917, al gran desafío celeste y blanco. Entonces, Racing ya empezaba a ganarse el rótulo de la Academia y ya era tricampeón del fútbol nacional.

“Bigotito”, apodo que recibió en el vestuario por el bozo que asomaba encima de su labio superior, era un arquero intuitivo, con reflejos supremos y manos firmes. Ganó diez títulos con la Academia. Fue puntal en los campeonatos de 1917, 1918 y 1919, los que condujeron a aquel notable equipo a transformarse en el heptacampeón del fútbol argentino. También fue clave en los torneos de 1921 y 1925. Atajó en los dos primeros logros internacionales del club, la Copa Aldao de 1917 y 1918. También, fue campeón de la Copa Ibarguren de 1917 y de 1918; la Copa de Honor Municipalidad de Buenos Aires de 1917.

Y hay una marca que 97 años después nadie pudo superar: tiene el récord de imbatibilidad del fútbol argentino. Croce estuvo 1077 minutos sin recibir goles en torneos de Primera División. En seis meses no hubo delantero que pudiera con él. Su registro comenzó el 12 de diciembre de 1920 ante Sportivo Buenos Aires (2 a 1) y terminó el 15 de mayo de 1921 frente a Almagro (1 a 1). Ceferino Adet, histórico delantero tricolor, terminó con el invicto del arquero de la Academia. Fueron 11 partidos y 67 minutos. Era el mejor de la época. Y fue convocado a la Selección Argentina entre 1916 y 1924.

En 1981, Carlos Barisio estuvo a 120 segundos de superar a Croce. Fue el arquero de un legendario Ferro, subcampeón de River y Boca aquel año, y dueño del torneo siguiente en 1982. Héctor Scotta le marcó un gol con la camiseta de San Lorenzo y luego estuvo 10 partidos sin ir a buscar la pelota al fondo de su arco. Fueron 1075 minutos invicto. La del número uno nacido en San Fernando es la mejor marca en la era profesional.

Armani quedó a un paso del podio. Llegó a los 890 minutos sin lamentar goles. Ante Argentinos Juniors batió dos marcas: la de Carlos Fernando Navarro Montoya, invicto 825 minutos en el arco de Boca en 1992, y la de Jorge Traverso, invicto 842 minutos en la valla de Chicago entre 1982 y 1983. Mucho tiene que agradecerle a Javier Pinola, que salvó una pelota en la línea. Y si no le convierten un gol en los primeros 60 segundos del partido con San Lorenzo, el sábado en el Nuevo Gasómetro, superará a otro arquero de Racing: Sylla Arduino, quien entre 1915 y 1916 estuvo 891 minutos invicto.

Cabe aclarar que el registro no incluye copas nacionales ni internacionales. Es sólo exclusivo en torneos de Primera División. En la Copa Argentina, Armani recibió goles. El último se lo marcó Villa Dálmine.

Campeón. Croce ganó 10 títulos con Racing. Aquí, en el campeonato de 1925.

Croce se retiró en 1931, cuando cambió la vinculación de los clubes y los jugadores. Entonces, nació la era profesional, que no fue otra cosa que un ordenamiento administrativo. Quienes cuentan la historia sesgada, sólo valoran la marca de Barisio. Pero el arquero de Racing supera a todos. Terminó su carrera en el Club Atlético Palermo. En 1933, presidió la Sub Comisión de Fútbol. En 1939, fue vocal de la Comisión Directiva.

“Ostento en mi carrera de jugador, el honor de no haber mercantilizado mis esfuerzos y de haber practicado en todas las ocasiones el deporte por el deporte mismo. He sido amateur en el más amplio sentido de la palabra”, dijo Croce cuando colgó los botines. Murió el 10 de julio de 1978. Su récord sigue vivo. Armani, vigente bajo los tres palos de River, intentará dejarlo atrás.

Los imbatibles del Ascenso
Aunque Croce, Barisio, Sylla Arduino y Armani son los cuatro arqueros con las mejores marcas individuales en torneos de Primera División, el récord en el fútbol de la AFA es propiedad del Ascenso. Alejandro Otamendi, número uno de Tristán Suárez, estuvo 1.115 minutos sin recibir goles en 1994. Fueron 12 partidos y 35 minutos del campeonato de la Primera C hasta que Lucio Bernald, de Berazategui, le metió un cabezazo demoledor.

Otamendi había logrado superar a Daniel Tremonti, de Barracas Central, que en 1988 había alcanzado 1.113 minutos invicto. (Por Daniel Avellaneda para Clarín)

ADNbaires