Quieren una “Champions paralela”, pero la FIFA lo rechaza

Un diario británico desveló cómo es el plan de los 15 clubes más poderosos de Europa para crearla..

22
Compartir

El diario británico The Times mostró un borrador de 18 páginas que contiene información sobre los clubes, grupos y el reparto de dinero. La FIFA rechaza la creación del torneo y amenaza con sanciones.

El diario británico The Times reveló en un borrador de 18 páginas los datos sobre lo que será la Superliga Europea. Entre ellos, se destacan quiénes serán los clubes participantes, el formato de la competición y la división de dinero, una suma que alejaría a estos clubes del resto de los equipos del continente ya que por entrar en la competición, cada club fundador recibirá 350 millones de euros.

La idea de la Superliga Europea fue creación de los dirigentes de varios clubes poderosos. La intención, para el 2022, era crear un torneo separado de la Champions League que tuviera más partidos y que existiera un reparto más equitativo del dinero.

Seis instituciones inglesas estarían entre los 15 socios fundadores y permanentes mientras que los equipos que más se están involucrando en la competición serían el Real Madrid, Manchester United, AC Milan y Liverpool, que se asegurarían una plaza fija.

“El plan, basado en el interés del mercado televisivo global, sería para seis de Inglaterra, presumiblemente el Big Six (Liverpool, Manchester United, Manchester City, Arsenal, Chelsea y Tottenham), más tres de España, tres de Italia, dos de Alemania y uno de Francia”, aseguraron en The Times.

En cuanto a lo económico afirma: “Los 15 clubes fundadores comparten una ‘subvención de infraestructura’ que pueden gastarse en estadios, instalaciones de entrenamiento o para reemplazar los ingresos perdidos relacionados con el estadio debido a Covid-19”.

Aunque no finalizan los beneficios para los fundadores ya que explica: “Los ingresos de la televisión y el patrocinio favorecerían a los clubes fundadores: el 32,5% del bote se repartiría equitativamente entre los 15 clubes y otro 32,5% entre todos los 20 clubes de la Superliga, incluidos los cinco clasificados (que no serían clubes fundadores ni tendrían plaza permanente). El 20 por ciento del bote sería distribuido de la misma manera que el sistema basado en el mérito de la Premier League según el lugar en el que los clubes terminen en la competición o el grupo si no llegan a la fase eliminatoria. El 15 por ciento restante sería una participación comercial”.

Acerca del sistema de competición, expresa: “Dos grupos de diez clubes que juegan en casa y fuera, y los cuatro primeros de cada grupo pasarán a cuartos de final a dos partidos, semifinales a dos partidos y una final a un partido. Los partidos serían entre semana y los clubes seguirían jugando en ligas nacionales. Los clubes tendrían derecho a mostrar cuatro partidos por temporada por su cuenta en las plataformas digitales de todo el mundo”.

Incluso cuenta con una especie de fair-play financiero que indica que hay “un límite del 55 por ciento de los ingresos que se permite gastar en salarios y transferencias (neto). El “Grupo de sostenibilidad financiera” supervisaría el gasto de los clubes”.

La reunión entre Florentino Perez, presidente del Real Madrid, y Andrea Agnelli, presidente de la Juventus y de la European Club Association (ECA) fueron los detonantes del duro comunicado que emitió la FIFA con respecto a la creación de la Superliga y las consecuencias para quiénes participen.

“En vista de la reciente especulación mediática sobre la creación de una ‘Superliga’ europea cerrada por parte de algunos clubes europeos, la FIFA y las seis confederaciones (AFC, CAF, CONCACAF, CONMEBOL, OFC y UEFA) desean reiterar una vez más y recalcar con firmeza que tal competición no sería reconocida ni por la FIFA ni por la confederación correspondiente. A todo club o jugador implicado en una competición así, como consecuencia, no se le permitiría participar en ninguna competición organizada por la FIFA ni por su confederación correspondiente”, comunicaron desde la entidad.

Aunque el presidente del Merengue se mostró entusiasmado con el proyecto: “Hay que innovar, buscar fórmulas para que el fútbol siga siendo atractivo. El Real Madrid estuvo en la fundación de la FIFA, en el de la Copa de Europa… La reforma del fútbol no debe esperar. Hay que cambiar. Los grandes de Europa tienen millones de aficionados y no hay que darles la espalda”. (Imagen: En la Supercopa Europea participarían los equipos más importantes del continente. (David Ramos/Pool via AP)

ADNbaires