Rafael Nadal ganó el US Open de Nueva York.

Llegó a los 19 títulos de Grand Slam y agita la discusión sobre quién es el mejor de la historia.

46
Compartir

A los 33 años, el español quedó a un torneo grande del legendario Roger Federer, que ya tiene 38 agostos. Atrás, con 15, asoma Novak Djokovic, el número uno del mundo.

¿Quién es el más grande tenista de todos los tiempos? Algunos dicen que es imposible responder a esa pregunta por lo mucho que evolucionó y cambió este deporte desde sus inicios. Pero hay quienes se atreven a contestarla. Entonces, la discusión se centra casi siempre en dos nombres: Roger Federer y Rafael Nadal. Y si bien el suizo le había sacado ventaja a su clásico rival, el español le puso picante a la “lucha” por el trofeo del mejor con su consagración en el Abierto de Estados Unidos, que le dio su 19° Grand Slam.

El triunfo por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4 ante el ruso Daniil Medvedev, cinco del mundo, en un partidazo de casi cinco horas que definió el título en Nueva York, dejó a Rafa a sólo un título de Federer en la lista de jugadores con más coronas “grandes”, que representa la estadística más significativa para zanjar esa vieja discusión.

El español, de 33 años, está al acecho y, si se mantiene la tendencia de los últimos diez años, no debería sorprender que llegue a superarlo en algún momento. Tal vez la próxima temporada.

El suizo tiene en su haber 20 trofeos en la categoría más importante de la ATP y es desde hace más de una década el máximo ganador de la historia, record que consiguió al coronarse en Wimbledon 2009, llegar a 15 y superar a Pete Sampras (14).

En ese momento, Rafa sumaba “apenas” seis grandes. Muchísimo más lejos, con un título, figuraba Novak Djokovic, el único que consiguió hacerles sombra en el último tiempo y quien de tanto en tanto, a fuerza de talento y victorias, aparece como un protagonista secundario en esa batalla.

Federer parecía inalcanzable en ese momento. Pero con el correr de los años, las distancias se fueron achicando. Desde principios de 2010, el suizo sumó cinco coronas más, Australia 2010, 2017 y 2018 y Wimbledon 2012 y 2017.

Nadal, campeón este año también en Roland Garros, sumó 13 Grand Slams en los últimos diez años y achicó la diferencia con Federer. Foto Robert Deutsch-USA TODAY Sports.

Nadal, apoyado en su impresionante hegemonía sobre el polvo de ladrillo de París, cosechó trece más. Fue ocho veces campeón en Roland Garros entre 2010 y 2014 y entre 2017 y 2019; una vez en el Abierto Británico 2010 y ganó además cuatro veces en Flushing Meadows, en 2010, 2013, 2017 y 2019.

Djokovic también se acercó. En su pico físico y tenístico, y aprovechando algunos altibajos de los otros dos miembros del Big 3, festejó seis títulos en Melbourne (2011-2013, 2015, 2016 y 2019), sumó su primer Roland Garros en 2016, conquistó en cinco oportunidades Wimbledon (2011, 2014, 2015, 2018 y 2019) y en tres Nueva York (2011, 2015 y 2018), para alcanzar los 16 trofeos.

Sin embargo, el serbio sigue estando para muchos un escalón por debajo de sus compañeros del Big 3. Y la discusión sobre quién es el mejor de la historia sigue centrándose en Nadal y Federer. En especial después de lo que ocurrió en las últimas dos semanas en Flushing Meadows.

Federer, que a los 38 años se acerca inevitablemente cada vez más al retiro, se despidió sorpresivamente en cuartos de final al caer ante Grigor Dimitrov con algunas molestias en el cuello y la espalda. Así, cerró una temporada sin festejos en Grand Slam por sexta vez desde que ganó su primer título en la categoría en 2003.

Nadal, que en mayo había llegado a la docena de consagraciones en Roland Garros, aprovechó el guiño de la suerte en el sorteo del cuadro -el suizo y Djokovic cayeron del otro lado- y las eliminaciones prematuras de sus mayores amenazas para meterse sin grandes problemas en la final.

En el partido por el título, Medvedev lo incomodó, lo obligó a trabajar y a sacar a relucir todas las variantes de su juego. Sin embargo, pleno físicamente, con su tenis en un nivel superlativo y esa mentalidad que solo tienen los grandes campeones, el mallorquín pudo superar a una de las grandes estrellas de la nueva generación para levantar su 84° trofeo.

Nadal sufrió por momentos ante Medvedev en un partido maratónico de altísimo nivel, pero terminó festejando. Foto AP/Charles Krupa.

Antes del duelo con el ruso, a Nadal le preguntaron si lo motivaba la posibilidad de alcanzar a Federer como el más ganador de trofeos grandes.

“Claro que sí, pero no podés pasar todo el día frustrado o pensando si tu vecino tiene más cosas que vos. Si terminás siendo el que consigue más, fantástico. De no ser así, yo entregué lo mejor de mí durante mi carrera. Nada más”, reconoció el mallorquín.

Pocas horas después, festejó en un Arthur Ashe que se rindió a su pies, achicó a solo uno la diferencia con Federer y le puso emoción a la batalla por el premio de “El mejor de la historia” de cara a una temporada 2020 que podría ser histórica.

¿Podrá Rafa igualar y superar el próximo año esa marca de Federer que hasta no hace tanto parecía inalcanzable? Si lo que mostró en Nueva York sirve de indicio, habrá muchas chances de ver al mallorquín transformarse en el nuevo hombre record de los Grand Slam. (Foto principal: El mallorquín sumó su cuarto título en Nueva York. Foto Johannes Eisele/AFP)

ADNbaires