Real Madrid campeón de La Liga de España.

Messi, fastidioso y enojado.

311
Compartir

Real Madrid ya es campeón. El equipo dirigido por Zinedine Zidane derrotó este jueves a Villarreal por 2-1 en la penúltima jornada de la Liga de España y conquistó su 34º título en ese torneo. En el estadio Alfredo Di Stéfano, la derrota de Barcelona ante Osasuna por el mismo marcador en el Camp Nou ya le alcanzaba igual para quedarse con el título al conjunto merengue, pero el local mantuvo el andar impecable desde la reanudación del fútbol tras la pandemia y celebró con otro triunfo, el décimo consecutivo. Karim Benzema hizo los dos goles del vencedor, que se quedó con “la liga del coronavirus”, como la denominó el capitán Sergio Ramos al final del partido.

En el comienzo, Real Madrid acorraló al visitante y tuvo trabajo Sergio Asenjo, con múltiples centros, y algunos disparos desde afuera del área, uno de ellos desviado al córner tras un derechazo de unos 30 metros de Luka Modric. A los 29 minutos del primer tiempo -Barcelona perdía 1-0 en su cancha en ese momento ante Osasuna-, el propio Modric habilitó a Karim Benzema y el francés, implacable, anotó el 1-0.

Karim Benzema marcó los dos tantos de Real Madrid y llegó a los 21 goles en la actual Liga de España

 Karim Benzema marcó los dos tantos de Real Madrid y llegó a los 21 goles en la actual Liga de España Fuente: Reuters

En la segunda etapa, el arquero visitante le ahogó el segundo grito al puntero del campeonato mientras pudo. En los primeros minutos, tapando un remate de Daniel Carvajal, que había hecho una jugada individual muy buena, enganchando dentro del área para cambiar de perfil.

A falta de 17 minutos, un penal marcado para Real Madrid se transformó en una novela. Primero, las dudas sobre la infracción. Luego, Sergio Ramos le dio un pase a Banzema en lugar de rematar directamente al arco y el juez invalidó la ejecución por la invasión del francés y dos rivales. Finalmente, el penal se volvió a ejecutar, pero fue Benzema el que tomó la pelota y anotó el 2-0. El centrodelantero del merengue llegó, así, a los 21 festejos y está a dos de Lionel Messi, en la carrera por ser el Pichichi.

Dos minutos después, un zurdazo de Toni Kross desde afuera del área se estrelló en el travesaño, cuando todavía seguían las polémicas en torno al penal. Enseguida, un cabezazo de Vicente Iborra se metió por encima de Thibaut Courtois y puso suspenso al triunfo. Tuvo mucho más trabajo en ese período el arquero, descolgando algunos centros peligrosos y en un puñado de cruces. Incluso, en uno de ellos sufrió un golpe fuerte en la cabeza el arquero del Real Madrid.

Todos abrazan a Karim Benzema, autor de los dos goles de Real Madrid ante Villarreal

Todos abrazan a Karim Benzema, autor de los dos goles de Real Madrid ante Villarreal Fuente: Reuters

Aunque Barcelona no lograba imponerse y eso le daba más opciones para consagrarse, Real Madrid sufrió al final en cuatro casos: con un remate desviado de Sofian Chakla, con dos tapadas más de Courtois y una increíble defectuosa definición a pasos de la línea de Bruno Soriano. Hasta pudo ampliar la diferencia, pero el gol de Vinícius fue anulado, con la intervención del VAR.

Con dos goles de Karim Benzema, Real Madrid se impuso a Villarreal y se consagró campeón.

Con dos goles de Karim Benzema, Real Madrid se impuso a Villarreal y se consagró campeón. Fuente: AFP

Ya para entonces, Osasuna daba el golpe en el Camp Nou y cualquier resultado se festejaba en Madrid. Fue la victoria, para sellar un sprint final óptimo que le permite volver a levantar la copa luego de dos temporadas de festejos de Barcelona. (Imagen principal: Real Madrid levantó la copa en “la liga del coronavirus”, como la retrató Sergio Ramos, el capitán Fuente: Reuters)

MESSI, FASTIDIOSO Y ENOJADO.

Lionel Messi habló tras la derrota y dejó un duro mensajeLionel Messi habló tras la derrota y dejó un duro mensaje Fuente: Reuters

Fastidioso, enojado y muy autocrítico. Así se lo notó a Lionel Messi en declaraciones a la transmisión oficial de TV tras el partido que Barcelona perdió como local ante Osasuna mientras simultáneamente, en la capital española, Real Madrid celebraba el título que acababa de arrebatarle al capitán y sus compañeros: el de campeón de la Liga de España. Casi que parecía una broma: Messi hablaba porque había sido elegido como el mejor jugador de la cancha, a pesar del 2 a 1 en contra. Pero hablaba, sobre todo, porque tenía ganas de que lo esucharan.

El futbolista argentino, autor de un golazo de tiro libre que sirvió para el empate parcial, manifestó que no esperaban terminar la liga de esta manera: “Este partido marca cómo fuimos todo el año: un equipo irregular, débil, al que le ganan por intensidad, por ganas, y al que le genera situaciones y le hacen goles”, disparó. Además, aceptó: “Perdimos puntos cuando no deberíamos haber perdido”. Una frase fuerte que dejó en la entrevista fue el pedido de autocrítica: “La tenemos que hacer entre los jugadores y también debe haber una autocrítica global”.

Messi tenía más, ahora que la liga está sentenciada, a pesar de que falte una fecha. De cara a la revancha frente a Napoli por los octavos de final de la Champions League fue terminante: “Jugando de esta manera va a ser difícil que ganemos la Champions. Si queremos pelearla vamos a tener que cambiar muchísimo, sino con Napoli vamos a perder también”, sentenció. En el Camp Nou, Barcelona jugará el 8 de agosto con la ventaja de haber anotado en la ida en el San Paolo (1-1), una mínima diferencia que intentará hacer valer. El que avance a cuartos de final viajará a Lisboa a jugar allí todas las etapas decisivas de una Champions extraña.

“Necesitamos aire, nos va a venir bien el parate porque desde enero para acá fue muy malo. Tenemos que pensar que es la Champions, que son 4 partidos muy importantes y que si mejoramos podemos ganar el título”, siguió el capitán, en una referencia eliptica hacia Quique Setién, el entrenador, que se hizo cargo del equipo en ese momento, después de que el club echara a Ernesto Valverde.

Messi trajo al recuerdo las dos últimas eliminaciones por Champions League: “La gente seguramente está muy enojada por lo visto en esta temporada, es lógico que estén así, además venimos de la derrota de Roma, Liverpool… La gente se queda sin paciencia y nosotros no le damos nada”, castigó.

Otra declaración con una mirada crítica hacia todo el entorno Barcelona fue: “la sensación es que dejamos mucho que desear en varios partidos; en éste, en la primera parte jugamos mal y en el segundo tiempo reaccionamos. Pareciera que nos tienen que convertir para reaccionar”, siguió.

En referencia a Real Madrid, que se quedó con el título, lo felicitó, sin dejar de mirar para adentro: “Es meritorio, ganó todo y además nosotros lo ayudamos perdiendo puntos que no deberíamos haber perdido”.

ADNbaires