River no jugará en el Monumental en el resto del año.

101
Compartir

Sin partidos de fútbol con público en los estadios por un tiempo mientras dure la pandemia del coronavirus, River anunció que cambiará “todo el suelo del campo de juego para convertirlo en un sistema híbrido de última generación que terminará definitivamente con muchos de los problemas que tienen los campos de juego en el país”. La comunicación oficial lanzada en la página del club significa que el equipo millonario no volverá a jugar en el Monumental en lo que resta del año, al menos.

“La combinación de un nuevo césped reforzado y un mecanismo de aireación de canchas de última generación pondrá al campo de juego a la altura de los mejores del mundo, en concordancia con los estándares sugeridos por la FIFA y la CONMEBOL para las competencias internacionales”, aseguran desde River, en una decisión que implica cambios más profundos.

“Gracias a este nuevo sistema -similar al implementado en los estadios de Barcelona, Real Madrid y Manchester United, entre otros- el césped del nuevo campo será sostenible durante todo el año evitando los problemas que generan las transiciones de especies que se hacían hasta el momento y tampoco tendrá los problemas que hoy padece de absorción de agua los días de tormenta. Con estas mejoras, el suelo se volverá más seguro y estable para el desarrollo de los partidos, lo cual se traducirá en mayor comodidad para los jugadores”, explican.

La obra, no obstante, no se limita a esa zona del Monumental, sino que además incluye una modificación de alto impacto: se eliminará la pista que rodea a la cancha, todo un símbolo en la creación y la historia del estadio inaugurado en 1938. Construida junto al proyecto inicial, para los Juegos Panamericanos de 1951 en Buenos Aires, la pista había sufrido un cambio al pasar de los 6 andariveles que tenía a los 8, encuadrándose dentro de los requisitos para albergar los eventos relacionados al atletismo. De todos modos, desde hace décadas es apenas un elemento decorativo: ya no se usa como tal.

Pero, además, el Estadio Alberto Vespucio Liberti también dejará de tener ingresos individuales para cada equipo y se anuncia que se construirá un nuevo túnel único por donde saldrán al campo de juego junto los dos equipos. Además, el campo de juego se bajará de su altura actual, lo que se enmarca como el paso previo a otro proyecto. “Estas transformaciones permitirán en el futuro avanzar con tribunas más cercanas al campo de juego”, anticipan desde la entidad, una idea que su presidente, Rodolfo D’Onofrio, había transmitido, casi como un pensamiento en voz alta, a los hinchas antes de ser reelecto en diciembre de 2017. Pero le faltaba darle forma al proyecto que rondaba en su cabeza y tenía otra opción en la mudanza. Una posibilidad que esta reforma parece enterrar definitivamente.

Sostienen desde River que la obra “se enmarca en el plan anual previsto de refacciones, que se financian con ingresos corrientes del club y será cancelada durante el transcurso de los próximos doce meses” y prevén que estará finalizada a comienzos de 2021. (Imagen: En la cancha de River no se volverá a jugar por el resto de este año Crédito: Shutterstock)

ADNbaires