Sampaoli cada vez más lejos de la Selección.

Ahora no quiere dirigir la Sub 20 en Valencia.

24
Compartir

El presidente de la AFA, Claudio Tapia, le dijo que tenía que viajar sí o sí al torneo de L’Alcudia. El viernes llegan los abogados del técnico para empezar a definir los números de su salida. ¿Serán sus últimas horas en la Selección?

El diálogo fuerte, cargado de tensión, se produjo en la intimidad del predio de Ezeiza. Ahí mismo, Claudio Tapia y Jorge Sampaoli se sacaban chispas. El presidente de la AFA se encontró con la negativa del entrenador de viajar a L’Alcudia, donde se disputará el tradicional torneo juvenil. El Zurdo de Casilda, que había aceptado hacerse cargo del Sub 20, le sugirió a Chiqui que dirijan al equipo Lionel Scaloni, radicado a 35 kilómetros la ciudad valenciana, y Matías Manna, el analista de videos. Tapia no quiere saber nada. Se mostró como un patrón de estancia. Y la cuerda se tensó.

Sampaoli cree que es una mancha para su carrera dirigir un certamen que no es reconocido por la FIFA, que se juega en césped sintético y en el que se pueden hacer ¡11 cambios! Pero entregó la lista de juveniles y le pidió a Tapia que lo eximiera de viajar a L’Alcudia. Chiqui se puso duro. Y el hombrecito se retiró del predio de Ezeiza con la certeza de que está atravesando sus últimas horas en la Selección.

“Esto es como curar una infección con una curita”, le dijo un allegado al entrenador a Clarín. El viernes llegará al país Fernando Baredes, abogado del entrenador, y empezarán a delinear los números de la salida. El operativo desgaste está teniendo éxito. A Sampaoli le rodearon la manzana para que dejara su cargo. Aunque el santafesino siempre dijo que pretende “una revancha”,los dirigentes nunca estuvieron dispuestos a dársela. Tampoco, a hacerse cargo de la millonaria cifra que desembocaría un despido ahora mismo: 8.624.000 dólares.

Sampaoli había dicho que el dinero no sería un problema. AFA quiere pagarle hasta fin de año, liquidar sus haberes y empezar a darle forma al proyecto de refundación. La negativa del técnico de viajar a España le daría argumento a Tapia para echarlo por “incumplimiento del contrato”. Una fuente de la calle Viamonte le dijo a Clarín: “Sampaoli es empleado de la AFA y si el presidente le dice que tiene que viajar a Valencia, va a tener que sentar el orto (sic) en el avión y volar a España”.

Bajo esta coyuntura, está con un pie afuera. ¿O cambiará de parecer y aceptará cruzar el Atlántico y continuar con esta guerra que dejó de ser  fría para entrar en su etapa más caliente? “Es muy inestable. Un día dice una cosa y otro día, otra. Es impredecible”, aseguran en la AFA. Habrá que ver si Sampaoli, como canta Pato Fontanet, su amigo y líder de Callejeros, dice “no escucho y sigo” o toma un nuevo rumbo, a esta altura, lo mejor que le puede pasar al propio técnico y a la Selección.

ADNbaires