Tigre, Belgrano y San Martín (SJ) se fueron a la B.

Los tres acompañarán a San Martín (T), que ya habia perdido la categoría. Patronato ganó y sigue en Primera.

333
Compartir
foto jose almeida superliga argentina patronato - argentinos jrs. parana 07-04-2019

Los de Paraná se impusieron 2-1 como locales a Argentinos y consiguieron la permanencia. Sus competidores en la pelea también se llevaron los tres puntos, pero no les alcanzó.

Los vaivenes del fútbol argentino siempre sorprenden. Por primera vez desde la implementación de los descensos, en 1907, tres clubes pierden la categoría en el mismo día y la última fecha: Tigre, San Martín de San Juan y Belgrano. Patronato sigue siendo de Primera. La tecnología y la capacidad del espacio en la redacción permitieron palpitar, privilegio de siempre de la radio, el minuto a minuto en cuatro pantallas diferentes. También las redes sociales vivieron al instante lo sucedido en Paraná, en San Juan capital, en Córdoba capital y en el Monumental de Núñez.

Las imágenes mostraron cómo los árbitros estaban coordinados, consultaban, esperaban el ok de los productores de televisión. El primer pitazo lo dio Fernando Rappalini en Paraná. Veintisiete segundos después de Patronato-Argentinos arrancó en Barrio Alberdi el choque entre Belgrano y Godoy Cruz; seis segundos más tarde, en San Juan, San Martín-Talleres; el último, 39 segundos después del de Entre Ríos, River-Tigre.

La primera emoción se vivió en el Monumental con un remate de Walter Montillo apenas desviado. Pero el primer festejo se produjo en San Juan: Marcos Gelabert, el más veterano jugador de campo del santo sanjuanino, apenas dos días más joven que el arquero Luis Ardente, se desvivió en el área chica para llegar primero y darle esperanzas a su equipo. Hasta ese momento, había desempate entre Patronato y San Martín.

Enseguida a Belgrano le anularon un gol por una mano, Ardente evitó el empate de Talleres ante Junior Arias y Villarruel se perdió el segundo sanjuanino. En la cancha de River el que no falló de cabeza fue el paraguayo Robert Rojas. Así no le alcanzaba a Tigre. En Paraná, Patronato sabía que su suerte dependía de un triunfo propio. Y a los 19 minutos, Matías Carabajal, de cabeza, desató el primer festejo de la tarde en el estadio Presbítero Grella, con una definición digna del 10 que lleva en la espalda.

En una pantalla, festejo de Janson, delantero de Tigre; en otra, un nuevo grito de Carabajal. Sucedió a los 29 minutos de ambos partidos. Toda la emoción de la última fecha y la pelea por permanecer en Primera se resolvía en media hora. Sin embargo, antes de la finalización de los primeros tiempos en las cuatro canchas, Gabriel Hauche descontó para Argentinos, renovando esperanzas en los otros estadios.

Tras los descansos, los árbitros ya no fueron tan prolijos como para empezar los cuatro partidos con una mínima diferencia de segundos. Otra vez, la primera señal ocurrió en Paraná. Y en San Juan, recién empezó con dos minutos y 38 segundos de diferencia. Pasaron 30 minutos sin grandes novedades. Apenas un dato histórico en el Monumental: debutó Hernán López Muñoz en River. Una parte del ADN de Diego Maradona está jugando en Núñez con el sobrino nieto, que luego estampará el 2-2. En San Juan, a los 23 minutos, el Pampa Gelabert anotó el segundo de San Martín y, con 37 años, por primera vez en su carrera convirtió dos goles en un partido.

En los últimos 15 minutos, los protagonistas demostraron que el fútbol sigue siendo un deporte emocionante, dinámico y en el que nada está definido hasta el último instante.

A los 31 minutos, Sebastián Bértoli, 41 años, hizo la atajada de su vida en el último partido oficial de su vida. Sacó al córner, estirando su mano derecha hasta el cielo, un remate a quemarropa de Jonathan Sandoval.

Un instante después, en Córdoba, el colombiano Mauricio Cuero estiró la agonía pirata. Y Diego Cachete Morales colocó a Tigre otra vez en carrera. Faltando 10 minutos, sanjuaninos y matadores necesitaban un gol de Argentinos para forzar un triangular desempate. Tigre se desvaneció con el empate del sobrino-nieto de Maradona en su debut y revivió con el 3-2 de Cavallaro a cinco del final.

El tablero electrónico marcó en Paraná que se jugarían cuatro minutos más. Los esfuerzos de Patronato por alejar a los hombres de Argentinos lo más lejos de su área se duplicaron. En el descuento, Bértoli atrapó otro balón y lo acunó como a un bebé recién nacido por un largo rato.

Primero terminó en Córdoba, desolando corazones cordobeses. Después, la locura y la emoción se desató en Paraná, condenando los segundos finales de Tigre y San Martín.

En la última fecha, todos tenían que ganar. Ganaron los cuatro. Pero Patronato fue el mejor ganador. (Por Oscar Barnade para Clarín // Foto: Berterame lucha con Quintana y Galván. (Foto: José Almeida)

ADNbaires