Triunfazo de Diego Schwartzman en el US Open de Nueva York.

El Peque se impuso en cuatro sets al alemán Zverev, número 6 del mundo, e igualó su mejor actuación en Nueva York.

36
Compartir

Diego Schwartzman está viviendo una gran semana en Nueva York y este lunes consiguió un gran triunfo para avanzar a los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos. En un partido vibrante y de muy buen nivel, el porteño, 21° del ranking (aunque ya se garantizó quedar cerca del 15° en el próximo listado), derrotó en cuatro sets a Alexander Zverev, número seis del mundo.

El alemán, sexto favorito, se llevó el primer parcial por 6-3, tras levantar una desventaja de 0-2; pero el argentino reaccionó y, jugando un gran tenis, ganó los tres siguientes por 6-2, 6-4 y 6-3 para meterse entre los ocho mejores del último Grand Slam de la temporada por segunda vez en su carrera.

El Peque salió con todo a la cancha y ya en el primer game del encuentro, que se jugó bajo el techo en el estadio Arthur Ashe mientras diluviaba en Flushing Meadows, y quebró el saque de su rival. Y luego confirmó la ventaja para adelantarse 2-0.

Poco le duró la alegría, porque Zverev -que viene de una temporada irregular y este año llegó por primera vez a la cuarta ronda en Nueva York- reaccionó a tiempo, recuperó el quiebre e igualó 2-2 el parcial.

De ahí en más, se dio un duelo parejo, con puntos lindos que hicieron al público levantarse de sus butacas para aplaudir. Como esa Gran Willy seguida por un gran revés cruzado que tiró el argentino en el noveno juego, cuando el alemán sacaba para el set.

Schwartzman tuvo una chance de quebrar unos puntos más tarde, pero no la puedo aprovechar y Zverev cerró el parcial en la primera chance que tuvo.

De igual manera comenzó el segundo: Schwartzman quebró y se adelantó 2-0. Y Zverev recuperó el break inmediatamente y dejó el marcador 2-2.

El argentino no cedió ningún set en su camino hasta octavos de final. Foto AFP/Matthew Stockman/Getty Images.

El quinto game fue clave, sobre todo para la confianza del argentino. Es que el Peque -que a pesar de haber perdido la ventaja inicial nunca dejó de presionar a su rival- tuvo que levantar cuatro match points en contra antes de cerrar el juego y ponerse 3-2.

Con el envión anímico de esa pequeña victoria, el porteño concretó otro quiere para sacar una diferencia de 4-2, que amplió luego con su servicio. Y cuando Zverev sacaba para alargar el set, Schwartzman volvió a golpear y con un nuevo break, se adueñó del segundo capítulo por 6-2. La historia estaba nivelada.

El tercero fue un set muy intenso, en el que los dos dejaron todo en la cancha y jugaron puntos largos, a gran velocidad, para deleite del público.

A diferencia de los dos anteriores, Zverev se adelantó primero al quebrar en el quinto game para el 3-2. La respuesta de Schwartzman fue inmediata: break en el sexto para dejar el marcador 3-3.

Sin regalar nada y más seguros con su servicio, el partido fue palo y palo. Y no se sacaron más ventajas. Hasta el 10° juego, en el que el Peque aumentó la presión y, con tiros de mucha precisión, logró un nuevo quiebre y cerró el parcial.

Con la confianza en alto y su raqueta afilada, Schwartzman dominó cómodamente en el cuarto set a un Zverev errático, ofuscado y poco efectivo con su saque.

Con dos quiebres se puso 4-0. Y a pesar de que el alemán amagó con recuperarse -sumó un break y achicó la diferencia-, el argentino no tuvo muchos problemas para sellar el triunfo.

El Peque ya igualó su mejor actuación histórica en el torneo: los cuartos de final de 2017, cuando cayó en esa instancia ante el español Pablo Carreño Busta. Ahora irá por más, aunque probablemente no tendrá un partido fácil.

Zverev llegó este año por primera vez a la cuarta ronda el US Open. Foto AFP/Clive Brunskill/Getty Images.

Es que buscará el pase a semifinales ante el ganador del duelo entre el español Rafael Nadal (2°) y el croata Marin Cilic (23°), que abrirán más tarde la jornada nocturna en el Arthur Ashe.

En el torneo quedan apenas tres jugadores del top 10. La última gran baja había sido la del serbio Novak Djokovic, número uno del mundo y campeón defensor en Flushing Meadows, quien debió abandonar su partido por culpa de una lesión en el hombro izquierdo que se agravó cuando perdía con el siempre peligroso suizo Stanislas Wawrinka (24°).

Del otro lado del cuadro, Roger Federer (3°) y Daniil Medvedev (5°) son los otros top 10 que permanecen en el certamen. El suizo aplastó el domingo al belga David Goffin (15°) en sets corridos (6-2 6-2 y 6-0) y este martes jugará con Grigor Dimitrov (78°) por los cuartos de final. El ruso, número cinco del mundo, será quien enfrente a Wawrinka luego de dejar en el camino al alemán Dominic Koepfer (118°)

ADNbaires