Advertencia del FMI por los fondos extraordinarios

El uso de los US$4400 millones que le giró a la Argentina deberían ser dirigidos hacia la pandemia y a engordar las reservas, opinaron desde el organismo financiero internacional.

19
Compartir

El Gobierno usaría los fondos para cancelar parte de la deuda que tomó Mauricio Macri, mientras que el organismo recomendó emplearlos para fortalecer la recuperación de la pandemia del coronavirus y las reservas.

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) girará a la Argentina casi 4400 millones de dólares que le darán un poco de oxígeno al Gobierno en medio de la incertidumbre por las elecciones legislativas y los temores por una eventual devaluación en los próximos meses. Pero la directora del Fondo, Kristalina Georgieva, pidió usar los fondos “sabiamente” y con “prudencia”, y el organismo recomendó destinar el dinero para fortalecer la recuperación de la pandemia del coronavirus o las reservas, y no para “mantener políticas insostenibles”.

El Fondo concretó el mayor reparto de fondos de su historia para ayudar a los países a combatir la pandemia: US$650.000 millones a través de una asignación especial de Derechos Especiales de Giro (DEG), la moneda que utiliza el organismo. Casi la mitad de esos recursos, alrededor de 275.000 millones de dólares, irán a países emergentes y en desarrollo, y el Fondo alentó además la “canalización voluntaria” de los países con una posición económica sólida a los países con mayores necesidades.

El organismo advirtió que los países deben evitar utilizar los recursos para dilatar ajustes macroeconómicos, reformas, reestructuraciones de la deuda o prolongar “políticas macroeconómicas insostenibles”, una lista que se acomoda a la coyuntura argentina.

“Esta asignación es una significativa inyección en el brazo para el mundo, y si se utiliza sabiamente, una oportunidad única para combatir esta crisis sin precedentes”, dijo Georgieva en un comunicado difundido por el Fondo.

“Los DEG son un recurso valioso y la decisión sobre cómo utilizarlos de la mejor manera descansa en nuestros países miembros. Para que los DEG se implementen para el máximo beneficio de los países miembros y la economía mundial, esas decisiones deben ser prudentes y estar bien informadas”, pidió.

El Gobierno tiene previsto utilizar los fondos frescos para comprar tiempo. El ministro de Economía, Martín Guzmán, prevé destinarlos al pago de los vencimientos que tiene la Argentina con el Fondo el mes próximo y en diciembre, que suman alrededor de 3900 millones de dólares. Eso le permitiría estirar la negociación actual con el Fondo para refinanciar el préstamo que tomó Mauricio Macri más allá de las elecciones legislativas, un objetivo del Frente de Todos –más allá de que el Gobierno nunca lo admitió por completo– que en Washington tienen en claro desde principios de este año.

El FMI difundió una nota para asistir y asesorar a los países miembros sobre el uso de los fondos. Cada país podrá hacer uso “incondicional” de los recursos que giró el FMI, pero el organismo de todos modos dejó recomendaciones, algunas de las cuales se ajustan con bastante precisión a la Argentina.

El Fondo dijo que el dinero debería ser utilizado, primero y principal, para combatir la pandemia en los países que todavía están muy golpeados por la crisis. A medida que los países salen de la “fase de emergencia”, la recomendación es apoyar “una recuperación resiliente, inclusiva y sostenible”, un destino que de hecho el cristinismo quería darle a los recursos.

Pero el FMI también dijo que si un país tiene una “posición de reservas precaria”, tal como es el caso de la Argentina, “reconstruir los colchones de reservas sería crítico”, indica el documento del organismo. A la vez, el Fondo dijo que cualquier uso de las reservas debe diseñarse “para preservar la sostenibilidad macroeconómica, incluida la sostenibilidad monetaria y externa”.

El organismo además advirtió sobre un riesgo. “Los países receptores podrían retrasar las reformas y los ajustes macroeconómicos necesarios o utilizar los DEG sin considerar plenamente los posibles costos y riesgos”, indica el documento. “Los miembros no deben utilizar DEG para mantener políticas insostenibles. Hacerlo puede generar costos, incluso al socavar la capacidad de los miembros para garantizar un acceso adecuado a la  financiación futura”, agregó. (Por Rafael Mathus Ruiz para La Nación, correspondal en EE.UU. // Imagen: La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. ECONOMIA FMI)

ADNbaires