Bancos de EEUU opinaron sobre las primeras medidas de Massa

15
Compartir

Bank of America, BTG Pactual y Barclays ponderaron las iniciativas para generar ahorro fiscal a través de una reducción de los subsidios; la visión del JP Morgan y Goldman Sachs sobre los desafíos pendientes.

Los analistas de grandes bancos de Wall Street evaluaron las primeras medidas enfocadas en el frente fiscal y cambiario explicadas anoche por el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa. El funcionario anunció un primer paquete de medidas para combatir la inflación, centrándose en la consolidación fiscal y la acumulación de reservas de divisas.

Desde Bank of America expresaron que “en general, vemos que los anuncios son pasos en la dirección correcta y netamente positivos”, indicaron desde la institución norteamericana, a la vez que manifestaron que en cuanto a las medidas fiscales, “el recorte de los subsidios a la energía es la sorpresa”.

También ponderaron el sostenimiento de los objetivos comprometidos en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). “El Gobierno mantendrá el déficit primario del 2,5% del PIB objetivo este año, tomando todas las medidas correctivas necesarias”.

Desde el punto de vista del ahorro fiscal, Bank of America subrayó que para “los nueve millones (de usuarios) que solicitaron los subsidios, el Gobierno eliminará el subsidio para el consumo de energía eléctrica por encima de 400 kilowatts por hogar -llegando al 80% de los hogares, 50% del consumo-”, mientras que “se implementará un mecanismo para el consumo de gas natural -tomando en en cuenta el clima, los costos y la estacionalidad diferentes entre las regiones- y el agua”.

“Creemos que Massa no defraudó la reacción positiva del mercado tras su nombramiento. Puso énfasis en los asuntos importantes y urgentes, incluida la consolidación fiscal, el estímulo a los exportadores y la necesidad de acumular reservas, reconociendo la gravedad de la situación. Claramente, el gran anuncio fue de recortes de subsidios energéticos más decisivos dependiendo de consumo -que puede ahorrar subsidios e importaciones de energía-, sumando a la segmentación previamente anunciado. En nuestra opinión, esto es positivo para la relación con el FMI”, enfatizaron desde Bank of America.

Los analistas de BTG Pactual ponderaron que Massa efectuó “muchas promesas razonables”, aunque advirtió sobre la necesidad de respaldo para concretar las reformas.

“El nuevo ministro anunció un conjunto de medidas económicas para acumular reservas internacionales y reducir el déficit fiscal, comprometidas con el programa del FMI. Massa pareció darse cuenta de la fragilidad del contexto, pero sus anuncios no tuvieron sustancia: la meta de déficit de 2,5% no tenía medidas para respaldarla, y el congelamiento del financiamiento del BCRA no tiene fuentes alternativas de financiamiento”, reconocieron desde BTG Pactual.

“El plan es probablemente agotar la participación de los bancos en las licitaciones del Tesoro y, por lo tanto, expandirse a través de Repo/Leliq en lugar de transferencias directas, con una resultado idéntico. Por el lado de las reservas, las medidas para incentivar las exportaciones fueron menores, solo anticipando las exportaciones, sin ajuste cambiario. Massa también mencionó la posibilidad de acuerdos de cuatro Repo (del inglés: Repurchase Agreement) con instituciones internacionales, que probablemente tendrán costos prohibitivos, exigir garantías por al menos diez veces el efectivo obtenido”, advirtieron.

“Por el lado fiscal, se reforzará la reducción de subvenciones en curso a través de un límite de subsidio al consumo de 400 kilowatts, pero los nuevos bonos y las pensiones más altas descarrilarán la mayor parte del esfuerzo. Finalmente, el intento de ofrecer un canje ‘voluntario’ de Letras a corto plazo por bonos a más largo plazo parece inútil y debe interpretarse como una advertencia de una futura reestructuración, a pesar de sus palabras en sentido contrario”, consideraron desde BTG Pactual.

Los expertos de Barclays señalaron que “si Massa es capaz de estabilizar los mercados nacionales y cumple sus promesas”, los activos bursátiles de la Argentina “deberían recuperar las pérdidas al menos hasta los niveles de marzo”.

“Pensamos que los objetivos fiscales establecidos con el FMI podrían ser cumplidos y que lo más probable es que Argentina saldría del paso hasta 2023. Es posible obtener más ganancias si Massa tiene éxito y profundiza la formulación de políticas positivas y su poder político se fortalece, o, alternativamente, aunque con una importante dosis de volatilidad, si su fracaso o un empeoramiento de la crisis aumenta las posibilidades de un cambio de régimen económico. En consecuencia, recomendamos comprar bonos Globales 2030, ya que la curva debería beneficiarse de los anuncios de política de Massa y mejoras ejecución de la política”.

“En términos de anuncios de política, puso el ancla fiscal en el centro. Además, pensamos que sus políticas financieras son favorables al mercado”, aunque “no proporcionó una solución permanente al sector externo, sino una gestión comercial con políticas de corto plazo que apuntan a detener la hemorragia en el lado comercial”, definieron desde Barclays.

Los desafíos pendientes según JP Morgan y Goldman Sachs

En tanto, JP Morgan dio a conocer un informe con un tono más crítico en el que indicó que “las medidas anunciadas no se ajustan a un plan de estabilización, que consideramos primordial para dirigir la nave macro financiera en un momento en que el país se enfrenta a desequilibrios crecientes. El hecho de que la brecha cambiaria entre el tipo de cambio paralelo y el oficial se mantenga muy por encima del 100% y que el stock de reservas netas haya reservas netas haya disminuido a sólo 500 millones de dólares (estimación de JP Morgan al 3 de agosto) en medio de las continuas ventas de dólares del BCRA en el mercado al contado (más de 600 millones de dólares en los últimos 5 días) ilustra la grave situación macroeconómica y la necesidad de una respuesta política audaz”.

“Hasta ahora, la coalición política del gobierno se ha caracterizado por decisiones tardías y un estilo de ensayo y error”, señalaron los expertos del Morgan.

Por su parte, Goldman Sachs afirmó que “Argentina necesita una combinación de políticas más convencional y disciplinada para reequilibrar la economía, lo que implica, en primer lugar, establecer un camino creíble hacia la consolidación fiscal estructural y un tipo de cambio que refleje la situación macroeconómica, de consolidación fiscal estructural y un tipo de cambio que refleje los fundamentos, lo que requeriría una audaz reducción de los controles financieros. Las medidas anunciadas el 3 de agosto están muy lejos de la combinación de políticas deseada y necesaria”.

ADNbaires