Cae el valor de los inmuebles por el efecto dólar.

Por primera vez en 30 meses.

19
Compartir

 La baja es del 0,6% en el precio promedio medido en moneda estadounidenses. Desde el sector dicen que se debe a la fuerte contra-oferta y al fuerte parate que evidencia el mercado de real estate.

La fuerte suba del dólar que en lo que va del año alcanzó un incremento del 140%, cuando la divisa estadounidense superó los $40, parece haber traído buenas noticias para el mercado inmobiliario. Y es que por primera vez en los últimos 30 meses cayó el precio de venta promedio en dólares.

Según un informe que realizó el sitio de búsqueda de propiedades, Properati, durante el mes de septiembre, el precio de venta en dólares mostró una caída del 0,6%, la más significativa en 2 años y medio, si bien se trata de una cifra pequeña, para el sector muestra una clara señal.

“Con la turbulencia económica la compra-venta de propiedades se vio altamente perjudicada. Necesitamos una moneda estable para volver a retomar el camino. Lo cierto es que creemos que de ahora en más las propiedades van a ir acomodándose hacia la baja”, explicó Jorge Toselli de JT Inmobiliaria al referirse a la realidad del sector.

Según el informe realizado por Properati, la variación interanual del precio promedio de las propiedades en la Ciudad de Buenos Aires, cayó al 9,4%, desde máximos de 15,2% mostrados durante el mes de junio, confirmando el significativo cambio de tendencia en el sector. Así, el acumulado en lo que va de 2018 totaliza un alza del 7,6%.

El mercado

Para los especialistas, la incipiente baja de los precios es como consecuencia de la caída de la demanda de propiedades, producto de un combo dado por la volatilidad cambiaria de los últimos meses y el entorno económico en donde el precio en dólares de las propiedades, se ubica cerca de un 10% por encima de los registros de 2017.

Así, de esta manera, “el valor en pesos de las propiedades acumula un alza en torno al 110% en lo que va del año, contrayendo sobremanera la toma de créditos indexados”, sostiene el informe.

La desaceleración en los precios también es consecuencia del fuerte incremento que sufrieron los precios de los inmuebles en 2017 cuando el sector evidenció un momento de mejora gracias a la aprobación de los créditos hipotecarios. “Las propiedades subieron mucho sus precios hasta abril de este año y ahora ante el parate las propiedades comenzaron a bajar levemente sus valores, también se da mayor oportunidad de negociación de precios”, aclaró Toselli.

Sin embargo para Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara de Inmobiliarias Argentinas (CIA) no hay una baja propiamente en los precios sino que se consiguen valores más baratos por la crecida de la contra-oferta “El mercado inmobiliario no está incentivando la baja de precios, pero sí notamos que hace 15 días volvió el comprador con dinero en mano que busca conseguir inmuebles más económicos y se dan rebajas de entre el 5 y 7%”, sostuvo.

Para el especialista, si bien a la hora de pagar un inmueble se está desembolsando menos dinero que hace algunos meses atrás, la situación mejorará en marzo. “Pensamos que volverán los créditos hipotecarios y que el campo dejará resultados positivos con una super-cosecha, lo que hará cambiar el escenario a futuro”, concluyó Bennazar.

El último dato de cantidad de operaciones de compra-venta en la Ciudad de Buenos Aires así lo confirma: el Colegio de Escribanos porteño reportó una caída interanual del 24,5% para el mes de agosto, recorte explicado en gran medida por la baja en las operaciones realizadas con créditos hipotecarios (-60% interanual); mientras que en la comparación contra julio de este año, las operaciones crecieron 3,3% en cantidad y 6,1% en relación al monto involucrado.

Construcción

Claro que la suba del dólar generó que el rubro de la construcción se encuentra en retroceso, tras un excelente inicio de año. El Índice Construya de agosto mostró una caída interanual del 12%, la más alta desde fines de 2016, muy por encima del registro del mes anterior, lo que da cuenta de que la caída del sector se está acelerando.

En cuanto a las señales hacia adelante, lo cierto es que los últimos datos de Permisos de Construcción a nivel nacional (Julio 2018) muestran una profundización de la tendencia negativa, iniciada durante abril, llegando al -8,2% acumulado al séptimo mes del año.

Cabe mencionar que los costos de la construcción (Índice CAC) se han movido algo por encima de la inflación. En concreto, en el acumulado a agosto han crecido un 33,3%, tras una variación mensual del 7,3%, la más alta desde abril 2016. (Por Belén Fernández para Ambito).

ADNbaires