Conciliación obligatoria por despidos en Techint.

Quejas de las pymes.

50
Compartir

Coronavirus: la dictó el Gobierno para evitar que por ahora 1450 cesantías en la multinacional.

Ministerio de Trabajo dictará en las próximas horas la conciliación obligatoria en el conflicto entre el Grupo Techint , la empresa privada más grande del país, y el gremio de la construcción por la cesantía de 1450 obreros temporales afectados a proyectos que se encuentran paralizados por el avance de la pandemia del coronavirus .

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni , prevé un encuentro virtual con autoridades de la empresa y con Gerardo Martínez , el titular de la Unión de Obreros de la Construcción (Uocra). Les comunicará la medida y pedirá explorar una alternativa para evitar las cesantías, según informaron a LA NACION fuentes oficiales y sindicales. De esta manera, el Gobierno dilata el conflicto por al menos dos semanas.

Por la mañana, en diálogo con Radio con Vos, el presidente Alberto Fernández se había referido al tema: “Estoy seguro de que en Techint han tomado cuenta de que se equivocaron, y lo van a resolver. Pero no quiero que haya otros casos. Nosotros desde el Estado estamos haciendo un enorme esfuerzo para estas empresas”.

La Uocra había advertido el viernes pasado sobre el despido de 1450 obreros. Como en la industria de la construcción está vigente por convenio un fondo de cese laboral, para este caso no corre el decreto que estableció la doble indemnización por 180 días. El Fondo de Cese Laboral en la construcción funciona de la siguiente manera: el empleador deposita el 12% del salario mensualmente al fondo durante el primer año de la relación laboral y el 8% a partir del segundo año. Los fondos se depositan en una cuenta bancaria, generan intereses para el trabajador y son inembargables.

“Techint Ingeniería y Construcción se ve obligada a finalizar los contratos de alrededor de 1450 personas que estaban trabajando en proyectos para clientes privados en las provincias de Buenos Aires, Tucumán y Neuquén , en tanto dichos proyectos se han visto forzosamente paralizados”, explicaron fuentes de la empresa.

Los voceros de la compañía añadieron: “El personal de la construcción tiene un régimen de trabajo temporario e interrumpible que se limita a la duración del proyecto, de acuerdo a los convenios colectivos de trabajo y a la práctica normal de esta actividad económica. Cuando estos comienzan, se incorpora personal y cuando finalizan, las personas son desvinculadas. En ese contexto, si las obras se paralizan o cancelan, el convenio de trabajo prevé la finalización de los contratos y el cobro de la totalidad del fondo de desempleo”. Dijo que si las obras se reanudan, la intención es volver a contratar a los empleados cesanteados.

“DISGUSTO” DE PYMES CON EL PRESIDENTE

CORDOBA.- “El 90% de los empresarios del país nos quedamos con un signo de pregunta después de la expresión del Presidente, que dijo que llegó la hora de dejar de ganar plata -dice Iván Grgic, integrante de la Unión Industrial de San Juan -. La pregunta que nos hacemos es ‘¿No sabés quién soy, qué me pasa?’ En las pymes hay una mezcla de tristeza y disgusto”.

Desde las Pymes aseguran que el sistema financiero no está cumpliendo con las líneas prometidas.

El concepto resume la percepción de la mayoría de las entidades que reúnen a las firmas medianas y chicas de todo el país después de que anoche Alberto Fernández planteara: “Acá de lo que se trata para muchos empresarios es de ganar menos, no de perder. Bueno muchachos, llegó la hora” .

LA NACION consultó a referentes de distintos sectores empresarios del país que subrayaron que las pymes no pueden endeudarse para pagar salarios “porque se convertirá en una mochila muy pesada, insoportable”, define Daniel Filigoi, presidente de la Federación Económica Empresaria de Corrientes . “Nos parece legítimo que el Estado garantice un ingreso básico a los más vulnerables, pero en el medio del sándwich quedan monotributistas, pymes y empresas familiares que tienen que seguir pagando impuestos y tomar deuda para cumplir con salarios”, agrega.

Desde la Unión Industrial de Formosa , Jorge Antueno apunta que el jueves pasado -cuando se rehabilitó el clearing bancario- “lo primero que ingresaron fueron los débitos de la AFIP cuando estamos tratando de cubrir cheques para proveedores”. En esa provincia la foresto- industria está parada y cortadas las cadenas de producción, de comercialización y de pago. “Nos tienen con las manos atadas y nos ofrecen un plato de comida -describe Antueno-. Es urgente que el Banco Central tome decisiones urgentes que morigeren los problemas en el sistema financiero; estábamos saliendo de una situación muy difícil y teníamos buenas perspectivas y esto nos explotó en las manos”.

Gerardo Seidel, titular de la Unión Industrial de Córdoba, plantea que la frase de Fernández es “desafortunada” y no avanza en más comentarios. “Los problemas para la mayoría de las empresas son muchos -añade-. Por ejemplo, apenas el 3% de las firmas socias trabaja con cheque electrónico y expandirlo ya no es simple; después están las que reciben pagos en efectivo y no hay forma de hacer esos depósitos por cajero. Sobre los créditos, hay muchos ‘peros’ y pedidos de garantía y otros los otorgan sólo para la nómina de empleados que cobran con esa entidad. No se avanza”.

“La expresión del Presidente fue desafortunada, pero hay que entenderla en el contexto de un discurso -señala Elías Soso, presidente de Came Rosario -. Está muy bien lo que hacen para la salud, pero tienen que acelerar la solución financiera, debe ser automática. Nuestra empresa textil tiene casi 100 años y por primera vez nos van a rebotar cheques y no tenemos cómo pagar salarios. Tienen que apurar a los bancos para que podamos dormir tranquilos y pensar en el futuro”.

El titular de la Confederación Económica de Misiones , Alejandro Haene, coincide con sus colegas que el Presidente seguramente “quiso referirse a algunos grupos en particular y no a todos”, porque las pymes “aguantan en una situación de desigualdad frente a las grandes”.

Menciona que los créditos al 24% “no aparecen y que en los bancos nadie atiende”. Y añade: “Cuando se rehabilitó el crédito muchos bajaron la calificación; otros no tienen terminales de autoservicio y no se pueden depositar cheques. El círculo es muy complicado”.

Los empresarios insisten en que la mayoría está sin trabajar y que, la que puede hacerlo, tiene sus operaciones muy reducidas (mencionan como excepción el sector alimentario), por lo que dudan de que se pueda garantizar el pago de este mes de salarios y menos todavía el de abril. En general, las entidades de todo el país están pidiendo prórrogas impositivas, suspensión del impuesto al cheque, del provincial de Sellos y de las cargas tributarias atadas a consumos de energía, poder compensar las licencias con feriados futuros y tasa cero en bancos para uso de descubierto y cesión de cheques mientras dure la crisis

Desde La Rioja , Jorge Feryale, integrante de la Cámara de la Construcción de La Rioja, indica: “Hace bastante tiempo que dejamos de ganar; ahora hemos paralizado la obra pública pese a estar exceptuados para prevenir. El pago de esta quincena en muchos casos se hará, pero la próxima ya está complicada. La provincia lanzó una línea de hasta $500.000 a tasa cero con el compromiso de no despedir”, explica.

La CGE, a través de un comunicado, asegura que la “iliquidez, el corte de la cadena de pagos, la paralización productiva” de aquellos sectores que no son estratégicos y “la falta de una visión realista, estratégica y solidaria por parte del sector bancario asfixian a todas las Pymes sin excepción”. La entidad enfatiza que ese segmento “no puede esperar más” y reclama medidas “audaces” para “seguir existiendo cuando la emergencia finalice y el país las necesite”.

En esa línea solicita que se inicie “de inmediato” un diálogo “breve pero ejecutivo que le permita al Gobierno nacional arbitrar las políticas activas necesarias para evitar la catástrofe económica que significa la total desaparición” de las Pymes.

La Cámara de Proveedores Mineros de Santa Cruz alerta -a través de un comunicado- del recorte de contratos a pymes locales; explica que las contratistas aducen “causas de fuerza mayor” y alerta que las decisiones generarán “enormes costos sociales, dejando a cientos de trabajadores, emprendedores y empleados indirectos sin cobertura ni sostén ante la crisis”. La entidad apoya las medidas nacionales y provinciales frente a la pandemia y reclaman “compromiso social” a las mineras. (Por: Gabriela Origlia para LA NACION)

ADNbaires