Deuda: A. Fernández le pidó “ayuda” a los bonistas.

Les solicitó colaboración para que la Argentina "salga de su postración".

150
Compartir

El Presidente les advirtió a los acreedores externos que el país “no puede pagar más”. En el Council of the Americas también habló sobre el futuro de la economía y aclaró que no cree en planes económicos sino en objetivos.

El presidente Alberto Fernández aseguró este martes que la Argentina “necesita inversión, producción, trabajo y desarrollo” y advirtió directamente a los acreedores que el Gobierno no mejorará su última oferta para reestructurar la deuda: “No podemos más que esto. No es un capricho, es sensatez”, esgrimió ante una audiencia de inversionistas y empresarios de Estados Unidos con intereses en nuestro país. “Ayuden a la Argentina a salir de esta postración”, clamó.

El jefe de Estado expuso desde Buenos Aires ante el auditorio virtual del Council of the Americas, un influyente think tank de Nueva York que tiene entre sus miembros a banqueros, empresarios, inversionistas y expertos en la región, aunque también tuvo una transmisión abierta que fue seguida en vivo por cerca de 10.000 personas. La conversación fue conducida por la presidenta del Council, Susan Segal, mientras que el ministro Martín Guzmán permaneció con barbijo al lado del Presidente.

El momento de la aparición de Fernández en este ámbito es importante ya que sucede en el último tramo de la durísima negociación por la deuda y luego que los tres principales grupos de bonistas externos aunaron fuerzas y anunciaron el domingo una propuesta conjunta que según ellos representa “importantes concesiones” de su parte.

El Jefe de Estado aprovechó la oportunidad para resaltar su posición directamente ante los acreedores, que reclaman que el Gobierno ceda aún más en su oferta para reestructurar cerca de 65.000 millones de dólares “Necesitamos comprensión de todos”, dijo Fernández ante la audiencia del Council. “Pueden acusarnos de muchas cosas, pero no de no haber sostenido el diálogo y de no haber hecho un esfuerzo enorme para encontrar una solución. Y no tengan ninguna duda de que haremos todo el esfuerzo que podamos, pero créanme también que esto es lo que podemos, no podemos más que esto, no es un capricho, es sensatez”, agregó.

El Presidente fue más allá: “Yo confío mucho que los acreedores entiendan que estamos haciendo un enorme esfuerzo haciendo la oferta que hicimos y que es lo último que podemos hacer. Y les pido que, por favor, ayuden a la Argentina a salir de esta postración y empecemos a mirar en el futuro”, remarcó. “La Argentina no se va a terminar en un debate sobre el valor de los bonos. Tiene mucho por delante. Ayúdennos a alcanzar ese futuro, que seguramente va a ser lo mejor también para los acreedores”.

En su exposición, reiteró que “es central el sentido de sostenibilidad” porque, indicó, “eso quiere decir que tenemos que lograr que la Argentina se desarrolle y que la deuda que debemos pagar sea coherente con el nivel de desarrollo que tenemos”. Luego aclaró que “no está para pelear con nadie”, sino que su voluntad es “resolver el problema en términos sensatos”.

El mandatario, como ha hecho también el ministro Guzmán en otras presentaciones ante la audiencia de Estados Unidos, puso énfasis en describir la herencia económica que recibió el Gobierno cuando llegó al poder. “La Argentina enfrentaba un 36% de pobreza, había un nivel de endeudamiento que casi representaba el 100% del PBI, en una Argentina absolutamente estancada, con una inflación que en el 2019 superó los 50 puntos”, advirtió.

Y graficó: “Cuando llegamos al gobierno, la Argentina estaba en terapia intensiva y con un respirador automático. Y la pandemia desenchufó el respirador automático”.

En un mensaje destinado a alentar las oportunidades en nuestro país, el jefe de Estado señaló que hoy “lo que más necesita la Argentina es inversión, producción, trabajo y desarrollo”. Fernández dijo que ahora el objetivo de su Gobierno es “sacar al país del default”, aunque advirtió que “es imposible pedirle a un país que tiene el 40 por ciento de pobreza que haga un esfuerzo más”.

Uno de los temas que usualmente cuestionan los acreedores y los inversionistas en Wall Street es la falta de un plan económico del Gobierno porque, señalan, esto no les permite trazar una estrategia previsible de inversión. De hecho, causó aquí muchas dudas la frase que el domingo el presidente dijo al Financial Times sobre que no creía en los planes económicos.

Fernández se refirió otra vez este martes al tema: “Muchas veces me preguntan cuál es el plan y yo digo que los planes que la Argentina ha tenido en los últimos años han sido todos un fracaso. Dos planes presentó el Gobierno de Macri y terminaron naufragando”, señaló.

Luego, dijo que su estrategia consiste en fijarse objetivos y que todo lo que se haga permita cumplir esos objetivos. “La Argentina tiene un problema de deuda, lo que tenemos que hacer es desendeudarnos”, evaluó.

“Y para poder desendeudarnos y poder pagar, lo que tenemos que hacer es acumular reservas. Y para acumular reservas, lo que tenemos que hacer es exportar porque no hay otra forma de que ingresen dólares”, desarrolló. Agregó que “para poder hacer eso tenemos que tener una divisa competitiva, un precio del dólar competitivo que nos permita vender y entrar al mundo”.

Dijo que el último objetivo es lograr el equilibrio fiscal, aunque reconoció que en este momento de pandemia es difícil. Sin embargo, prometió: “El objetivo no es vivir con déficit, es superarlo y habrá que trabajar para eso, pero no es este el momento”.

Según supo Clarín, el presidente mantuvo un encuentro privado con empresarios miembros del Council que fue liderado por Segal. Allí participaron ejecutivos de Chevron, General Motors, Google, HSBC, JP Morgan, Amazon, entre otros. (Por Paula Lugones para Clarín // Imagen: Alberto Fernández Council of the Americas )

ADNbaires