Deuda: El Ministerio de Economía ratificó que su oferta es la “definitiva”.

127
Compartir

Tal como había afirmado Alberto Fernández, y pese a la contrapropuesta de los tres comités que negocian con el país, el Ministerio de Economía confirmó hoy que la oferta presentada el 6 de julio pasado a los acreedores privados con títulos bajo legislación extranjera es la “definitiva”.

Tal como contó LA NACION en su edición de hoy, el equipo de negociación que encabeza el ministro de Economía, Martín Guzmán, ratificó a través de un comunicado publicado en el sitio del Palacio de Hacienda que no se moverá de la oferta presenta en la Bolsa de Valores de los EE.UU. (SEC, según las siglas en inglés). Esa oferta está abierta hasta el 4 de agosto.

“Ni un peso más. Y esta es la postura no solo de Economía sino de todo el Frente de Todos”, remarcaron a este medio desde los pasillos del Palacio de Hacienda. “No podemos ofrecer un centavo más. Si dicen otra cosa, es ruido”, contó una importante fuente allí.

“El 20 de julio de 2020, representantes de varios grupos de inversores presentaron una contrapropuesta a la invitación enmendada de la Argentina del 6 de julio de 2020. En esencia, la contrapropuesta pide términos financieros aún más generosos que los incluidos en la oferta actual de Argentina y ajustes adicionales a términos contractuales”, informó hoy Economía en su comunicado. “A su vez, los inversores solicitaron que la Argentina cubra los honorarios y gastos de algunos de sus propios asesores. Los acreedores hicieron esta nueva presentación con la esperanza de que la Argentina ‘tome la propuesta con espíritu constructivo'”, indicó.

“También reconocieron el actuar de buena fe por parte de la Argentina y sus asesores. Un comunicado de prensa publicado el 20 de julio de 2020 se refirió a un ‘acuerdo de cooperación’ existente entre los grupos de acreedores autores de la contrapropuesta”, rememoró el equipo de Economía, pero criticó: “Sin embargo, en lugar de comprometerse a cooperar con la Argentina para superar sus dificultades y crear oportunidades de crecimiento, el comunicado habla de un acuerdo para rechazar la oferta la Argentina entre los acreedores, quienes afirman tener más de un tercio de los bonos de la Argentina”.

“A pesar de este lamentable paso hacia atrás, la Argentina ha examinado estas nuevas solicitudes en forma constructiva y de buena fe. Aquellos aspectos de la contrapropuesta que buscan imponer cargas adicionales a una economía que se está ahogando en plena crisis del Covid-19, en donde se ha hecho un esfuerzo enorme por preservar la vida humana a costa del bienestar inmediato de la población, deben saber que sus reclamos no pueden ser acomodados. No solo sería irresponsable, sino que también sería injusto”, estimaron.

“La Argentina y la comunidad de acreedores tienen un interés común: el crecimiento sostenible a largo plazo. Ese es el único camino verdadero para generar una recuperación de valor para los acreedores en términos equitativos. La Argentina no puede perder ni perderá de vista ese objetivo. Ningún acuerdo vale ese precio”, indicó el equipo de Martín Guzmán.

“Por la misma razón, la Argentina desea contribuir y contribuirá a la elaboración de instrumentos contractuales que mejoren el éxito de las iniciativas de reestructuración de deuda soberana cuando los deudores tengan apoyo significativo de los acreedores”, señalaron sobre las diferencias legales. “Los ajustes a los modelos de contrato elaborados por el International Capital Markets Association (ICMA), que fueron adoptados por la Argentina en 2016, en la medida en que gocen de un apoyo generalizado, también serán apoyados por la Argentina”.

“La Argentina tiene la plena intención de llegar a un acuerdo sostenible que no someta a su pueblo a más sufrimientos y angustias. Sobre la base de esas premisas, el gobierno argentino manifestó que la propuesta del 6 de julio es la oferta definitiva de la República a sus acreedores y representa el máximo y último esfuerzo que el país puede sostener”, ratificaron desde el Ministerio de Economía, y cerraron: “Con esa convicción, nuestro país alienta a la comunidad de acreedores a aceptarla, sabiendo que de no ser así, toda negociación futura será más compleja porque más difícil será la situación que enfrente la Argentina”.

En tanto, en Presidencia hoy remarcaban algunas palabras vertidas en los últimos días en un podcast financiero por el CEO del JP Morgan, Jamie Dimon, con las que el ejecutivo hizo alusión a la reestructuración de la deuda argentina. “Le otorgamos un préstamo complejo a la Argentina, porque hemos estado presentes durante 75 años. Ellos ahora tienen un nuevo gran presidente que sabe lo que está haciendo”, remarcó. Y agregó: “Es cierto que podríamos perder 500 millones de dólares, pero si los perdemos para que ese país se vuelva a poner de pie, no creo que hayamos cometido un error, creo que hicimos lo que había que hacer”. (Por: Francisco Jueguen para La Nación // Imagen: Crédito: Min. de Economía)

ADNbaires