El Gobierno analiza más controles para frenar el dólar.

Eso, cualquiera sea el resultado del domingo.

69
Compartir

La divisa hoy cerró a $65 en el Banco Nación y el BCRA vendió USD 220 millones. Qué evalúa Economía de cara a lo que suceda en los comicios.

A dos días de las elecciones, la incertidumbre política y económica recalentó aún más el mercado cambiario y, nuevamente, el Banco Central tuvo que sacrificar reservas para intentar contener al dólar. De todas maneras, la divisa cerró en $65 a nivel minorista en el Banco Nación, $2,5 más que ayer. El dólar libre, a su vez, saltó 8% y se ubicó en $75,75. Las colas en los bancos para comprar dólares y retirarlos fueron mayores que lo habitual, en un contexto de crecientes rumores de que el Gobierno ya definió que el lunes, luego de los comicios, podría anunciar un cepo más restrictivo.

El equipo económico estuvo desde el mediodía en la quinta de Olivos en permanentes reuniones, luego del clásico encuentro de gabinete de todos los viernes. El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, recibió a su equipo allí y trabajaron en las distintas alternativas que se barajan para la semana próxima, en función de lo que suceda con el resultado electoral. El oficialismo se envalentona con un escenario de balotaje, pero si se repiten los números de las PASO, el objetivo del gobierno de Mauricio Macri será acordar una transición ordenada y tomar las medidas en conjunto.

El directorio del BCRA analizó ayer distintas alternativas y la que trascendió como más viable es la de aumentar la restricción, que hoy es de USD 10.000 mensuales, a USD 2.000 mensuales. Varias fuentes confirmaron esta posibilidad, aunque en las últimas horas comenzó a correr fuerte el rumor de que podría, incluso, haber cepo total para ahorro. Algunos analistas, de todas formas, lo descartan.

Desde las PASO, las reservas brutas cayeron más USD 22.000, de los cuales parte fue salida de depósitos (USD 8.100 millones), parte intervención directa en el mercado para frenar la escalada del dólar (6.500 millones) y el resto pago de deuda. Hoy el organismo vendió USD 220 millones, pero igualmente el dólar cerró en alza. Y en la semana, las ventas alcanzaron los USD 1.750 millones.

El oficialismo se envalentona con un escenario de balotaje, pero si se repiten los números de las PASO, el objetivo del gobierno de Mauricio Macri será acordar una transición ordenada y tomar las medidas en conjunto.

“Más que viable, veo urgente la necesidad de un cepo. Quedan pocas reservas. Lo que hicieron hasta ahora fue un cepo electoralista”, aseguró el economista de la consultora ACM, Javier Alvaredo, en diálogo con Infobae. Según él, las posibilidades son o más restricciones que las actuales o eliminar la posibilidades de que las personas puedan comprar dólares para atesorar.

“Pareciera no quedar otra, si es que son responsables”, añadió el analista. Hoy las reservas brutas ascienden a USD 44.500 millones, de los cuales netas líquidas hay USD 7.100 millones.

“Con este nivel de fuga de capitales es inevitable que se vuelva a restringir, calibrando a mi juicio, el cupo de compra de dólares mensuales. Hay que entender que hasta que no hayan señales políticas claras respecto del rumbo del nuevo gobierno y de cómo se va a articular la política económica es muy difícil moderar la incertidumbre”, consideró Rodrigo Alvarez, de Analytica.

A su vez, un informe de hoy de Quantum Finanzas, la consultora del ex secretario de Finanzas, Daniel Marx, afirma que “mayores controles cambiarios dificultan por un período la conversión de moneda local a extranjera, pero terminan afectando el nivel de reservas del BCRA en el mediano plazo al reducir la oferta y aumentar la demanda a un tipo de cambio oficial visto como relativamente apreciado”. “Un desdoblamiento cambiario combinará los efectos sobre reservas mencionado con precios de una devaluación e incentivos de arbitraje entre cotizaciones diferenciales para la misma moneda”, agrega el informe.

Desde la cartera económica evitaron hacer comentarios sobre eventuales medidas a tomar el lunes, ya que dependerá de cuál sea el escenario político. Si existiera una situación de balotaje, el Gobierno definirá las acciones de forma unilateral, confiando, por otra parte, con que el mercado lo acompañe. Si ganara Alberto Fernández en primera vuelta, el contexto será otro y la necesidad de acordar la transición y las medidas será necesaria. Pero dependerá de los gestos que Macri reciba por parte del candidato opositor y cuán permeables estén para ello. De todas formas, la lógica indicaría que debería haber voluntad de acuerdo para que Fernández asuma en las mejores condiciones posibles. Pero desde el albertismo hay algún temor de que el gobierno les quiera complicar la asunción.

También forma parte del análisis de Cambiemos y las posibles medidas lo que suceda a nivel electoral en la ciudad de Buenos Aires, ya que aún en el caso de que pierda Macri a nivel nacional, el objetivo será no complicar la reelección de Horacio Rodríguez Larreta como jefe de Gobierno porteño. (Por Natalia Donato para Infobae)

ADNbaires