Los argentinos comemos un 40% menos de carne

10
Compartir

En 2020, el consumo interno se ubicó en un equivalente de 50,2 kilos por habitante. Se trata de una de las peores marcas históricas; no obstante, el país sigue por arriba de Uruguay y Estados Unidos, entre otras naciones.

Pese a la fuerte caída que tuvo el consumo de carne vacuna, la Argentina sigue siendo el país donde más se consume este producto en el mundo por habitante. El dato se conoce en un momento de tensión entre el Gobierno y el campo por el cierre de exportaciones aplicado con la excusa de bajar los precios internos.

Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en 2020 en la Argentina se consumió el equivalente a 50 kilos por habitante por año de carne vacuna.

En segundo lugar, de acuerdo al reporte, se ubicó Uruguay con un consumo por habitante de 45 kilos. En el tercer lugar del ranking, en tanto, se posicionó Estados Unidos con un nivel de 38 kilos por habitante por año.

“A pesar de la disminución en el consumo en los últimos años, la Argentina sigue ostentando la primera posición en lo que refiere al consumo mundial de carne por habitante, seguido por Uruguay con 45 kg/habitante/año, y con Estados Unidos en tercera posición con 38 kg/hab/año”, indicó. Aclaró que “si se tomara a Hong Kong como un territorio autónomo, este pasaría a ostentar la primera posición en el consumo de carnes vacunas, incluso por encima de nuestro país; los habitantes de la isla consumieron en 2020 69 kg/habitante/año”.

En 2020, el consumo local se ubicó exactamente en 50,2 kilos por habitante por año, un 2,2% por debajo de 2019. Según la BCR, además ese nivel es “probablemente el más bajo de la historia del país, al menos de los últimos 70 años de los que se tienen registros”.

“Esto es un 25% menos de lo que se consumía a principios del siglo, y un 40% por debajo del consumo medio por habitante hace 50 años”, indicó.

La BCR destaca que el consumo de carne vacuna se ha reducido mientras crecieron las carnes aviar y porcina. En el caso de la carne aviar precisó: “A pesar de que en lo que va de 2021 el consumo se redujo en un 3,8% en términos interanuales, la tendencia es de franca expansión; en los últimos 20 años, el consumo medio por habitante creció en un 66% desde el año 2000 a esta parte, y un 25% tan solo en la última década”.

“Entre 2010 y 2020 la carne de pollo es el producto que presentó el mayor crecimiento relativo en su demanda en el mercado mundial de carnes, y nuestro país no es la excepción”, precisa.

La entidad también analizó el caso de la carne porcina. “A principios de siglo, un argentino promedio consumía apenas 7,8 kg de carne porcina anualmente; desde entonces a esta parte, se duplicó su consumo por habitante, habiendo alcanzado en el año 2020 los 15,6 kg/habitante/año”, precisó.

“La producción de carne porcina también ha venido incrementándose de forma sostenida en los últimos 20 años en nuestro país, primero logrando sustituir las importaciones (principalmente provenientes de Brasil), para luego incluso virar su atención hacia la colocación externa del excedente productivo nacional. Este incremento productivo fue permitiendo responder a una demanda para consumo aún baja, pero cada vez más vigorosa”, remarca la BCR sobre la carne porcina. (Imagen: A pesar de la fuerte caída en el consumo, el país continúa al frente del ranking global por habitanteRonaldo Schemidt – AFP)

ADNbaires