Los precios de los alimentos vuelven a empujar la inflación

11
Compartir

Varias consultoras estimaron que se registraron remarcaciones en el rubro más sensible del IPC en septiembre; estimaron que la suba de precios habría frenado su desaceleración el mes pasado.

Luego de un agosto previo a las PASO con alzas contenidas en el rubro más sensible del IPC, los precios de los alimentos volvieron a recalentarse en septiembre. Con ese fenómeno desatado, al que se sumaron otras subas mensuales, la inflación habría encontrado el último mes un freno al proceso de desaceleración a niveles altos que venía registrando.

Varias consultoras privadas que realizan un relevamiento propio de productos o que calculan el incremento mensual en base a distintos escenarios macroeconómicos estimaron, consultadas por LA NACION, que la suba de precios del mes pasado rondó entre 2,6% y 2,8%, pese a que algunos llegaron a apostar que el IPC pudo volver a subirse al 3% del que tardó casi un año en descender. En agosto, antes de las primarias, el IPC marcó 2,5%, con un alza del capítulo de Alimentos y bebidas que fue de 1,5%. En lo que va del año, la inflación acumulada es de 32,2%, según el último dato del Indec.

Sin embargo, ese escenario preelectoral se modificó y el próximo IPC que difundirá el Indec este mes (el de septiembre) ya no ayudaría a consolidar la expectativa -puesta en duda por el mercado hace meses por la marea de emisión monetaria para afrontar el gasto electoral y el bache fiscal- que el equipo económico buscó capitalizar antes de las PASO.

La consultora LCG observó, contra su propia medición, una aceleración de ocho décimas en el rubro alimentos el mes último (de 3,1% a 3,9%). Las semanas que mostraron las mayores subas coincidieron con las posteriores a la votación. La carne habría aumentado, en promedio, 0,7% en el mes, al mismo ritmo que frutas y verduras. Los lácteos saltaron en la tercera semana de septiembre (3,8%), contaron en la consultora que dirige el economista Guido Lorenzo. Otro de los rubros con un salto mensual fuerte fue el de “comida para llevar”, pese a que no tiene un gran peso en el IPC.

“Nosotros dejamos flotando una pregunta en la consultora”, contó Fausto Spotorno, director de Orlando Ferreres y Asociados. “¿Agosto dio bajo (en alimentos) porque muchos aumentos se postergaron en agosto o porque en septiembre se aceleró la inflación?”, contó. Para el economista, la inflación del mes último estuvo por arriba del 3%, pese a que aún no hicieron el cierre del dato final, que se difundirá en los próximos días. Para Spotorno, muchas empresas contienen sus necesidades de mejora de rentabilidad en la previa electoral para no comprarse problemas y abren después el grifo.

“El relevamiento de precios de C&T para GBA presentó un alza de 2,8% mensual en septiembre igual a la de septiembre de 2020 y algo superior al 2,6% de agosto. Así la variación interanual fue de 51,8%, similar a la de los últimos tres meses”, señaló Camilo Tiscornia. El director de esa consultora estimó que se registró otra fuerte suba de la indumentaria, esta vez por razones estacionales, debido al cambio de temporada que se da habitualmente durante septiembre. Hubo además otra alza autorizada de prepagas y otra ronda de aumento en los medicamentos, según registraron sus números. A eso se suman, el incremento a los trabajadores de casas particulares y una suba de 7% en los cigarrillos. “Los alimentos y bebidas se aceleraron de la mano de las frutas y verduras, que crecieron al mayor ritmo desde junio”, indicaron.

En su primera estimación, Equilibra informó la semana pasada que su modelo de inflación arroja un alza mensual del IPC nacional para septiembre de 2021 de 2,7%, una inflación acumulada de 35,7% y una suba interanual de 51,1%. “Esperamos una inflación núcleo en leve descenso con respecto al mes previo, pero un componente estacional y de precios regulados en aumento”, informaron. El Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central (BCRA) espera para septiembre un alza de 2,7%. GRA Consultora, de Gabriel Rubinstein, pronostica una alza de entre 2,5% y 2,8%. FIEL prevé un alza de 2,6%, levemente inferior a la fuerte alza que estimaron en agosto, según contaron a este medio.

El Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca Argentina (Creebba) también espera que el próximo IPC marque un 2,7%. La inflación acumularía en el año 36,3%. El alza interanual seguiría en torno al 50% (49,5%). Alimentos y bebidas superaría el nivel general por dos décimas (2,9%). Pero las mayores alzas, según Creebba, se dieron en Bienes y servicios varios (6,6%), Educación (5,2%), Esparcimiento (3,7%) y Salud (3,3%).

La visión oficial
“No hay razón para que haya aumentos de precios en los alimentos”, dijo el fin de semana Paula Español, secretaria de Comercio Interior. “Tanto las reuniones con las empresas alimenticias y de consumo masivo como con los supermercados tienen el fin de que establezcamos reglas claras para trabajar en los próximos meses porque queremos mantener la previsibilidad y evitar suba de precios especulativas”, agregó según consignó la agencia Télam.

En la presentación del proyecto de presupuesto para el año que viene, el ministro de Economía, Martín Guzmán, reconoció que la meta de 29% para 2021 no cuenta más y que ahora el Gobierno espera una inflación de 45,1% este año. (Imagen: Ley de etiquetado frontal de alimentos – Shutterstock // Por Francisco Jueguen para La Nación)

ADNbaires