Para Wall Street, YA ESTAMOS EN DEFAULT.

Respaldo del FMI a la Argentina.

149
Compartir

Se activan seguros por US$1500 millones.

Es una reunión que comenzó la semana pasada y que llevó más de cuatro días. Un comité de la Asociación Internacional de Derivados y Swaps (ISDA, por sus siglas en inglés) definió que se pagarán al menos US$1500 millones en seguros contra default o credit default swaps. Para eso, los 14 miembros estuvieron de acuerdo en que hubo un evento de cesación de pagos el viernes pasado, cuando venció el período de gracia para pagar los bonos Globales.

Ese día, el país no pagó los US$503 millones correspondientes al vencimiento semestral de los bonos globales 2021, 2026 y 2046. Si bien la fecha inicial era el 22 de abril, estos bonos incluyen un período de gracia de 30 días para realizar (o no) el pago acordado. Si bien los títulos están comprendidos en el canje que el Gobierno propuso, y cuyas negociaciones fueron extendidas, en Wall Street coincidieron con las calificadoras y determinaron que el país está en situación de default por ese incumplimiento.

El comité de 14 miembros está conformado por representantes de bancos como Bank of America y Citibank y por fondos institucionales como Elliott Management, de Paul Singer, también conocido en la Argentina por ser quien encabezó las demandas de los “fondos buitre” que demandaron al país luego del default en 2001 y quien embargó la fragata Libertad en 2012.

Completan la lista Barclays Bank, BNP Paribas, Credit Suisse International, Goldman Sachs International, JP Morgan Chase Bank, Deutsche Bank, Mizuho Securities, Citadel Americas, Pacific Investment Management Co (Pimco, un acreedor de la Argentina), AllianceBernstein y Cyrus Capital Partners. Fue un voto unánime: todos creen que la Argentina entró en default.

El martes de la semana pasada hubo un pedido de análisis por parte de alguno de los miembros del comité. “Siempre que hay un evento de default o un posible evento de default, alguno de los miembros del comité lanza una consulta. No sabemos quién fue”, detalló a LA NACION Sebastián Maril, director de Research for Traders.

El comité es “el ente encargado de calificar o no la existencia del evento crediticio o de un incumplimiento por parte del emisor del bono”, detalló Mariano Marcó del Pont, socio de Silver Cloud Advisors. “En caso de que se ejecute el evento de crédito, los compradores del CDS pueden cobrar su demanda”, siguió. Como la respuesta fue positiva, se pagarán montos que llegan a los US$1500 millones en su totalidad, según la agencia Bloomberg.

Cabe destacar que los CDS son negociaciones entre privados que en nada afectan a las arcas del Estado argentino. Son transacciones over the counter, es decir, directamente entre dos partes en un mercado de contratos a medida.

Los CDS son instrumentos financieros del tipo derivados, es decir que su valor se basa en el precio de otro activo subyacente. También son derivados los contratos de futuros de petróleo, por ejemplo. Generalmente, son instrumentos utilizados por inversionistas grandes, ya que sus operaciones mínimas rondan los US$10 millones, indicó Marcó del Pont.

“Son contratos que no cotizan por pantalla -explicó el economista y estratega de GMA Capital, Nery Persichini-. Son los bancos de inversión los que ponen el precio”. Ese precio osciló entre los US$1000 antes de las PASO de 2019 y comenzó a escalar en marzo de este año: llegó a pasar los US$25.000 a inicios de mayo y actualmente se estabilizaron en torno a los US$8000. Su precio aumentaba a medida que se acercaban la fechas límite para las negociaciones. En otras palabras, es un negocio que “florece” cuando a la Argentina le va mal. (Se trata de los credit default swaps o seguros contra default, una transacción entre privados y un negocio multimillonario que podría cobrarse en los próximos días Crédito: Shutterstock)

RESPALDO DEL FMI

Fondo Monetario Internacional (FMI) difundió este lunes una nota técnica, a pedido del gobierno argentino, en la que respalda la nueva propuesta presentada a los acreedores privados para reestructurar la deuda​ y que fue difundida el jueves pasado, que lleva la oferta a unos 47 dólares.

Así surge de un comunicado divulgado desde Washington, en el que se detalla que bajo los supuestos macroeconómicos y de financiamiento que hizo el equipo de Martín Guzmán​habría algún espacio para mejorar la oferta y aún así cumplir con los supuestos de sostenibilidad.

No obstante, de acuerdo a esos supuestos macro y de financiamiento el cálculo que surge es que la oferta no debería superar un valor presente neto (VPN) de 50 dólares (asumiendo una tasa de descuento del 10%) para que sea consistente con los umbrales de servicio de deuda y volverla “sostenible con alta probabilidad”, según surge de una fuente con conocimiento directo de la posición del FMI.

El comunicado del Fondo señala que “el personal considera que la propuesta revisada de reestructuración de la deuda de las autoridades del 26 de mayo sería consistente con el restablecimiento de la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad bajo los supuestos macroeconómico de la nota técnica de marzo y los supuestos de financiamiento de las autoridades contenidos en su propuesta revisada”.

Y agrega que “sin embargo, el análisis también sugiere que existe solo un margen limitado para incrementar los pagos a los acreedores privados y al mismo tiempo cumplir con los umbrales de deuda y servicio de la deuda y otras condiciones establecidas en la nota técnica de marzo”.

El FMI hizo la salvedad de explicar que las condiciones macro son compartidas con las del gobierno argentino, de una caída del PBI de 6,5% para este año y un déficit fiscal primario (antes del pago de intereses de la deuda) de 3,1% del PBI.

No obstante, marcó una diferencia en los supuestos financieros. “Las autoridades asumen que la brecha financiera que surge del servicio oficial de la deuda que vence durante 2021-24 se refinanciaría a una tasa de interés promedio ponderada de 3,5% y a un plazo promedio ponderado de 8,8 años. Bajo el escenario financiero más generoso en la nota técnica (Escenario 3), se supuso que esta brecha se refinanciaría a una tasa de interés promedio del 5% y a un plazo promedio de 7 años”, delimitó. (Por María Iglesia para Clarín)

ADNbaires