Preocupa el impacto de un posible default bonaerense.

90
Compartir

Podría complicar y mucho la renegociación de la deuda nacional, advierten desde EE.UU.

En un evento organizado por la Asociación de Traders de Mercados Emergentes (EMTA), los inversores afirmaron que el Gobierno no debería tener una postura de confrontación para resolver el problema de la deuda provincia.

El mercado financiero cree que un default de la provincia de Buenos Aires complicará la renegociación de toda la deuda argentina. Por lo tanto, entiende que tarde o temprano el gobernador Axel Kicillof les ofrecerá a sus acreedores un acuerdo razonable para que acepten postergar sus pagos.

Esa fue la principal conclusión de la reunión de la Asociación de Traders de Mercados Emergentes (EMTA, según su sigla en inglés) que se desarrolló ayer en el hotel Intercontinental de Miami.
Ante cientos de brokers, hablaron los analistas Daniel Canel (Adcap), Shelly Shetty (Fitch Ratings), Alberto Bernal (XP Investments), AJ Mediratta (Greylock Capital Management) y Jeff Norton (Mizuho Securities USA LLC).

Desde Estados Unidos, una fuente señaló con tono crítico que el gobierno de la provincia de Buenos Aires todavía no tenga un asesor financiero.

“El consenso del panel fue que el ministro Martín Guzmán seguramente entiende el problema que se generará si hay default fuerte de la provincia de Buenos Aires. Y que, por lo tanto, lo más probable es que algo se logre para evitar ese evento”, indicó un participante del encuentro.

A la vez, existía bastante malhumor por la lentitud con la que el equipo del gobernador Axel Kicillof encaró la negociación con sus acreedores. “Todavía no tienen un asesor financiero y eso hace todo mucho más lento; hay mucha improvisación y están muy rezagados”, explicó la fuente desde Estados Unidos.

De todos modos, el ejecutivo indicó que la postergación de la fecha límite hasta el 31 de enero para llegar a un acuerdo en la provincia de Buenos Aires es “una buena noticia” ya que permite pensar que, antes o después, habrá un acuerdo con los bonistas.
Esto no implica, aclaró, que la Nación asista a la principal provincia del país, porque “llevaría a que el resto de las provincias le pidan lo mismo”.

La clave para avanzar es que la Provincia les diga a los bonistas qué les ofrecerá a cambio de que acepten postergar el pago del 26 de enero al 1° de mayo.

“Si les ofrecen un cupón, aceptan, porque saben que igualmente en mayo volverán a postergarles el pago, pero por lo menos pueden seguir cobrando los intereses”, indicó otra fuente.
Lo que no pueden hacer los acreedores es aceptar una oferta contra una futura promesa de renegociar.

Otro trader, desde Nueva York, puso un matiz en este diagnóstico: “Los bonistas no van a aflojar ahora, porque si aceptan la propuesta de la Provincia a cambio de nada, saben que luego será más difícil negociar en términos razonables con el gobierno nacional. Prefieren gritar primero que gritar últimos”.
En tanto, un economista que conoce muy de cerca al equipo de Kicillof indicó que “ahora que ganaron tiempo hasta el 31 de enero tienen más chances de llegar al consenso del 75% de los bonistas para llegar a un acuerdo. Deberían contratar ya a un asesor financiero, pero no creo que lo hagan. Y, si no hay acuerdo, al final deberían pagar”.

Sin embargo, consideró que “este panorama se parece más a una estrategia del Gobierno para que la provincia asuma una estrategia agresiva antes de la renegociación de la deuda nacional. Y ese es un error, porque si se complica una, se complicará la otra”.

A la vez, el analista dijo que es difícil pensar en un salvataje por parte de la Nación, porque “si lo hace con Buenos Aires atrás van a venir Jujuy, Chubut y Santa Fe a pedir lo mismo”.

Más allá de las diferencias, todas las fuentes consultadas coincidieron en cuestionar las palabras del premio Nobel Joseph Stiglitz, el mentor del ministro Guzmán, quien ayer declaró que habrá una quita significativa en los bonos argentinos, lo cual contribuyó a aumentar el riesgo país.

“No entiende de números y no sabe diferenciar una quita en términos de valor nominal y de valor presente neto. Si está hablando en nombre del ministro o del Gobierno, no les está haciendo ningún favor”, señaló el trader desde el invierno de Manhattan. (Por Martín Kanenguiser para Infobae // Foto: 
Quienes negocian bonos soberanos en Wall Street creen que la provincia de Buenos Aires no puede caer en default)

ADNbaires