Javier Milei reniega de los controles por considerar que “siempre fracasaron”; en el plano energético, estiman “un sendero de precios” para que los aumentos no sean brutales.

Javier Milei aún no tiene ministro de Economía y mucho menos un eventual “secretario de Comercio” abocado a monitorear los precios y el impacto de la inflación en los bolsillos. Las empresas alimenticias aseguran que todavía no encuentran en La Libertad Avanza un interlocutor para abordar esa cuestión durante la transición, mientras que los supermercados ya advirtieron que el programa Precios Justos caducará el 10 de diciembre. Todo el sector se rige por las señales que dio el líder libertario durante la campaña, cuando dijo que “los controles de precios fracasaron siempre”.

La política que tendrá Milei para el cuidado del bolsillo y la economía doméstica es un misterio incluso puertas adentro de La Libertad Avanza, porque el armado del gabinete económico está muy trabado, a diferencia de otras áreas, donde ya se están completando los casilleros. Además, todos los nombres de economistas que están orbitando en el esquema libertario tienen expertise en finanzas. “Nos está faltando la macro y la micro”, reconocía esta semana un referente libertario que está al tanto de los movimientos en el Hotel Libertador.

LA DESORDENADA METAMORFOSIS DE MILEI Y OTRA SORPRESA EN ECONOMÍA
Fuentes del Ministerio de Economía –hoy a cargo de Sergio Massa– aseguraron que aún no hubo una instancia de diálogo con los libertarios para intercambiar información sobre el área referida a Comercio Interior. Las empresas alimenticias y los supermercados, en tanto, tampoco saben quién será su interlocutor.

El futuro jefe de Gabinete, Nicolás Posse, se retira del Hotel Libertador

El futuro jefe de Gabinete, Nicolás Posse, se retira del Hotel LibertadorSantiago Filipuzzi – LA NACION

En la campaña, Milei fue tajante al referirse a los acuerdos de precios. En mayo, en un video que grabó para su cuenta de TikTok, el libertario llegó a afirmar que existen “4000 años de evidencia empírica” que demuestran que los programas de “precios justos” siempre fracasaron. “Decir que un precio es caro o barato es fatalmente arrogante”, supo sostener también Milei en declaraciones a la prensa, donde rechazaba de forma tajante la intervención del Estado al señalar que “el precio del mercado es el precio correcto siempre”.

Esta semana, en tanto, ya como presidente electo, el líder de La Libertad Avanza advirtió acerca de la existencia de “seis meses duros” por delante, con peligro de terminar en una hiperinflación. “Si no hacemos el ajuste fiscal, nos vamos a 95% de pobres”, enfatizó. Pero enseguida buscó aclarar que no va a implementar nada parecido a un Plan Bonex, el canje compulsivo de depósitos que implementó el ministro menemista Erman González a finales de 1989.

Lo cierto es que, de mínima, el estado de situación que heredará Milei anticipa fuertes remarcaciones para el último mes del año. Altas fuentes del sector alimenticio advirtieron a LA NACION que los aumentos salariales en el sector otorgados en noviembre y diciembre presionarán aún más sobre precios, que vienen siendo contenidos –en parte– por los acuerdos alcanzados con el gobierno saliente. Además, advierten que la situación con la importación de insumos es “acuciante”, que hay serios problemas para pagar a los proveedores y que comienzan a faltar componentes de las fórmulas de producción de los alimentos.

“Entendemos que no van a seguir los controles de precios sino solo la deducción del IVA de los alimentos. Milei siempre se manifestó a favor de la libertad y la transparencia de mercado”, dijo un referente del sector alimenticio.

El secretario de Comercio saliente, Matías Tombolini, esta semana acordó con los supermercados sostener el programa de Precios Justos solo hasta el 10 de diciembre: para los supermercados se fijaron aumentos de entre el 5 y el 12% para noviembre y del 8% para los primeros diez días del último mes del año. “Se buscó garantizar el abastecimiento y adecuar el sendero vigente con el objetivo de evitar aumentos desmedidos”, dijo en un comunicado la Asociación de Supermercados Unidos (ASU). Y enfatizó: “La vigencia de los precios del programa será hasta el 10 de diciembre”.

Fuentes del sector de los supermercados señalaron a LA NACION: “No tenemos idea de lo que va a pasar con Precios Justos después del traspaso de mando. En su momento, Precios Cuidados se mantuvo en la transición entre el kirchnerismo y Mauricio Macri, así que todo puede ser”.

Un referente económico del mundo libertario se mostró escéptico sobre la efectividad y el cumplimiento de Precios Justos por parte de las empresas. “El Gobierno ya no tiene capacidad de controlar nada en materia de precios, cuando lleguemos los precios ya van a estar volando”, soltó.

Por su parte, Mario Grinman, presidente de la Cámara Argentina de Comercio, sostuvo que no existen contactos con La Libertad Avanza y que tampoco solicitaron reunirse. “Estamos esperando que se acomoden”, indicó ante LA NACION. Y añadió, respecto a la posibilidad de que se terminen los programas Precios Justos y Precios Cuidados: “Nosotros siempre estuvimos en desacuerdo con esas políticas de controles de precios que nunca funcionaron en el mundo”.

Tarifas y combustibles
A diferencia del organigrama actual, la política energética ya no estará bajo la órbita del Ministerio de Economía, sino en un nuevo megaministerio, el de Infraestructura, a cargo de Guillermo Ferraro. Dentro de su organigrama, está confirmado como secretario de Energía Eduardo Rodríguez Chirillo, que viene manteniendo diálogos con empresas del sector desde mediados de año.

Respecto a los combustibles, Chirillo dijo en una de sus presentaciones durante la campaña a las PASO que su objetivo es permitir que los precios internos achiquen la brecha con el precio export parity, abriendo una transición hacia los valores internacionales conforme se vaya estabilizando la macroeconomía. Sería el fin del barril criollo. Quienes lo escucharon recientemente apuntan que Chirillo siempre se refiere a “un sendero de precios” para que los aumentos no sean brutales, a la vez que enfatiza que hay que evitar la desinversión de la cadena.

Eduardo Rodríguez Chirillo, asesor en energíaEduardo Rodríguez Chirillo, asesor en energíaRamiro iotti.

En el sector petrolero apuntan que el rubro más postergado en materia de actualización de precios es el de los combustibles y lubricantes, que quedó un 42% por debajo de la inflación acumulada en los últimos diez meses.

Respecto a las tarifas de servicios públicos, Chirillo también se refirió en la campaña a un “sinceramiento” del valor de la tarifa y apuntó que “se tiene que recuperar el principio de que el costo del servicio se vea reflejado en la tarifa”. Según los análisis que hacen en La Libertad Avanza, en promedio, teniendo en cuenta todos los segmentos, los residenciales estarían pagando el 50% de la tarifa.

Rodríguez Chirillo dijo antes del triunfo de Milei que se eliminarán “de manera paulatina los subsidios cruzados, migrando hacia subsidios directos a gente vulnerable y/o al consumo”. En todo momento dio a entender que se encarará un camino de aumentos progresivos en la medida que la macroeconomía se vaya ordenando. (Por Maia Jastreblansky-Pedro Lacour para La Nación // Imagen principal: Los supermercados ya advirtieron que el programa Precios Justos termina el día de la asunción de Mileienrique garcía medina)

ADNbaires