CABA: Autorizaron las grabaciones de discos y los shows.

176
Compartir

Por streaming sin público.

El Gobierno porteño y la Asociación Civil de Managers Musicales Argentinos llegaron a un punto de acuerdo, tras un mes de trabajo de los representantes de los músicos junto a especialistas, para definir un protocolo.
 
Luego de 45 días de negociaciones, y atendiéndose como una “actividad nocturna”, el gobierno porteño autorizó el regreso a las grabaciones profesionales de discos y de conciertos por streaming en salas, pero sin público.

Así lo informaron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la Asociación Civil de Managers Musicales Argentinos (Acmma), entidad que llevaba “más de un mes y medio” diseñando las características del protocolo.

En su cuenta de Twitter, Larreta informó que “como sabemos que muchas personas que viven de la cultura están atravesando un momento difícil, vamos a habilitar la transmisión por streaming de actividades culturales como recitales y obras de teatro. Siempre, claro está, sin público”.

Mientras que Acmma indicó: “Con profundo orgullo por la tarea realizada podemos anunciarles que el protocolo presentado en CABA por Acmma ha sido aprobado. Gracias a todos aquellos que sumaron su tiempo y esfuerzo para que toda la industria de la música pueda volver a trabajar”.

Los históricos estudios ION, poblado de músicos; una práctica que tendrá algunos cambios en el retorno a la actividad. (Foto: Prensa/Guido Adler)Los históricos estudios ION, poblado de músicos; una práctica que tendrá algunos cambios en el retorno a la actividad. (Foto: Prensa/Guido Adler)

Acmma llevó adelante la pelea para que el gobierno porteño permitiera que los músicos puedan regresar a la actividad haciendo shows profesionales ,como parte de las “excepciones provinciales habilitadas por la Casa Rosada en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la Covid-19”.

De esta manera lo artistas van a poder pisar lo más parecido a un escenario en salas de ensayo o estudios de grabación. La autorización porteña se inscribe en permisos similares como el de Rosario y otras ciudades que ya habían obtenido facultades parecidas.

El protocolo de 15 páginas ha sido confeccionado con estrictas medidas y propone “implementar medidas para garantizar la salud de las personas y el control de la propagación del virus”.

Además de las conocidas medidas sanitarias -higiene de manos, distancia social obligatoria- habla de desinfectar los equipos de música y que “cada instrumento” sólo sea utilizado individualmente.

Otros puntos del cuidadoso ceremonial destacan “llevar el cabello recogido”, “las uñas deben estar cortas y cuidadas, y además se debe evitar el uso de anillos, pulseras y relojes de muñeca”.

Los ambientes donde se lleven adelante las grabaciones tendrán que estar “debidamente ventilados” y nada de mate para compartir. Cada uno de los beneficiados tendrá que llevar sus propios “utensilios” (tazas, vasos).

Podrán solicitar el permiso de grabación por streaming los músicos profesionales que “tengan un disco editado por una disquera tanto independiente como mayor”, “quienes sean socios de SADAIC/ AGADU /SGAE /etc., o quienes, entre otros requisitos, “sean socios de AADI (intérpretes profesionales)”.

Un dato muy importante es que para no incrementar la circulación de personas durante el día, se ha recomendado un “funcionamiento nocturno” de la actividad.

“Esto nos va a permitir hacer shows y poder grabar discos de forma profesional”, dijo hace unos días Ana Poluyan, vicepresidenta de Acmma. Conocida la noticia, la entidad no tardó en emitir un comunicado manifestando la alegría y el “orgullo” por la tarea realizada. “Hoy, más que nunca ponemos en valor la música argentina”.

​En declaraciones a Página 12, Poluyan señaló: “Es importante que el ideario popular entienda que los músicos pueden ser reconocidos o hasta ‘famosos’, pero eso no necesariamente significa ‘ricos’, y que no pueden estar un año y medio sin trabajar. Así que esto es una bocanada desde lo económico, pero también en lo moral”. (Juntos, pero no tanto; el nuevo protocolo establece la distancia que deberá existir entre los músicos, tanto en los estudios como en los escenarios. (FOTO: JUANO TESONE)

ADNbaires